Terminan los contratos de los desempleados llegados al Ayuntamiento a través del Ecyl

Los contratos finalizan este mes. /E. C.
Los contratos finalizan este mes. / E. C.

Abierta una nueva convocatoria será en el mes de enero cuando le llegue la oportunidad a otro grupo de mirandeses

MARÍA ÁNGELES CRESPO

La colaboración entre la Junta de Castilla y León y el Ayuntamiento permite en ocasiones la realización de programas de la índole más diversa. En el plano laboral el que está en vigor posibilita la cobertura temporal, concretamente durante seis meses, de diferentes puestos en el Consistorio.

La última convocatoria permitió que fueran un total de 28 personas desempleadas, por un lado menores de 35 años, y por otro mayores de 45 los que pudieran beneficiarse de esta experiencia laboral. Todos ellos desempleados e inscritos en el Ecyl accedieron a sus respectivos puestos en el mes de mayo y es ahora cuando 2018 está apunto de concluir cuando también finaliza para todos ellos su relación contractual.

Se cierra por lo tanto para ellos una página, pero se abrirá otra para nuevos desempleados ya que está abierta una nueva convocatoria y los puestos que queden vacantes en el Ayuntamiento se cubrirán, previsiblemente en el mes de diciembre.

En la que ahora termina los veintiocho contratados han podido desempeñar sus conocimientos en tareas propias de funcionarios como de trabajadores laborales. El departamento municipal en el que ha habido más incorporaciones en el segundo semestre de 2018 ha sido el de Obras y Servicios. Se han cubierto 8 puestos de albañil oficial de 1ª, 3 de pintor oficial de 1ª, 2 de jardinero oficial de 1ª, además de cinco de mantenedores de las instalaciones deportivas.

También ha habido una incorporación en los puestos de repartidor de correspondencia, conserje y auxiliar de clínica, además de tres de auxiliares de administración general y cuatro monitores sociocuilturales.

En algunos de los casos los trabajadores temporales han ido variando de departamento lo que les ha servido «para adquirir experiencias diferentes». Ha sido el caso de Juan Torres que la cataloga «como una opción muy buena para adentrarte en el mundo laboral. He tenido suerte al acabar en la asesoría jurídica y, como yo he estudiado Derecho, me ha venido muy bien».

También los de más edad

En el Departamento de Intervención quien ha estado los seis meses ha sido Covadonga Seco que ya había trabajado en el Ayuntamiento a través de distintas bolsas de trabajo. Su ultima etapa fue en el año 2012 y ahora «a través del Ecyl y esta convocatoria he podido estar estos seis meses», en un trabajo que para ella, como es lógico dada su experiencia, no le ha resultado extraño.

Apunta eso sí que la fórmula le parece muy positiva. «Ha sido un apoyo muy grande porque ya cuando se llega a cierta edad no es fácil trabajar en la empresa privada pese a que te estés reciclando permanentemente. Cuando eres mayor puedes ser una persona muy capaz y cualificada, pero si no surgen iniciativas como ésta no es fácil salir del desempleo».

El programa forma parte de una cofinanciación entre Junta y Ayuntamiento. La subvención del ejecutivo autonómico la complementa el Consistorio para que los contratados «estén durante esos seis meses a jornada completa y con el sueldo estipulado en el convenio municipal», recuerda la concejala de Hacienda y Personal, Laura Torres que ve positivas las contrataciones pero que encuentra en los requisitos que se piden a quienes aspiran a ocupar algunos de esos puestos de trabajo aspectos mejorables.

«Independientemente de que el resultado es muy valioso y estamos encantados con el personal que entra a través de esa subvención yo estoy en contra de su esencia porque discrimina, disgrega a través de la edad y deja fuera una horquilla de población que también necesitaría encontrar empleo». Entiende que es la Junta quien pone el dinero y las reglas de juego pero apunta que «son mejorables; yo las veo un tanto injustas porque siempre dejan fuera al colectivo de quienes tienen entre 35 y 45 años que es un colectivo demandante de empleo», argumenta.

«Hay que trabajar por la inclusión de las personas con discapacidad»

También es ahora cuando finaliza ahora el período de prácticas que ha realizado Javier Luengo. Terminó ayer y la alcaldesa apuntó que «ha hecho un trabajo fantástico, siempre se ha mostrado dispuesto a hacer lo que le pedíamos y a aprender, y lo ha hecho bien. Con esto se demuestra que hay que trabajar por la inclusión plena de las personas con discapacidad».

Javier espera que «quien ha sido mi tutora, Maite, me apruebe para acabar así mis estudios de administrativo que hago en Haro». A la hora de pedir sus prácticas pidió expresamente «trabajar con la alcaldesa. Me lo concedieron y he estado muy contento, con ella y con todos los compañeros».

Ha realizado 240 horas de prácticas y en este tiempo se ha encargado, entre otras cosas, de hacer fotocopias, transcribir textos, trasladar documentos entre departamentos o elaborar una base de datos de los libros que hay en la Alcaldía. Ahora su aspiración es la de «ser administrativo de un abogado», comentó.

 

Fotos

Vídeos