Cuando la suerte se vuelve ilusión

Los mirandeses buscan la suerte. /Avelino Gómez
Los mirandeses buscan la suerte. / Avelino Gómez

Las tres administraciones loteras de Miranda afrontan su última semana de ventas a la espera de un arreón final de los últimos compradores

TONI CABALLERO

Si hay alguna actividad que genere una cantidad de ilusión y esperanza, en los adultos, equiparable a la derivada de la magia y los regalos inherentes a esta epoca del año en los más pequeños, esa no es otra que el soteo de la Lotería de Navidad.

A pesar de contar con cuatro décadas de tradición, el 'Gordo' sigue despertando una pasión inusitada en gran parte de la población y el sábado 22 es un día marcado en fosforito en el calendario de muchos mirandeses deseosos de atrapar un pellizco que despeje la incognita económica de sus vidas.

Durante la mañana del próximo sábado, muchos jugadores se reunirán frente al televisor, décimo en mano, deseando con todas sus fuerzas que las dulces voces de los niños y niñas de San Ildefonso cambien sus vidas para siempre con un simple recitado de digitos. El majestuoso bombo dorado comenzará a girar a las 9.00 horas dentro de solamente 6 días.

«Este año, la cantidad final consignada desde Madrid es de 4.780 billetes de lotería, 956.000 euros. Es un 17 por ciento de venta más que el año pasado», anuncia Carlos Roa, responsable de la Administración número 1, ubicada en Ronda del Ferrocarril.

Aún así, Roa se muestra prudente ya que «hasta el día 21 no sabemos la venta final porque bares, asociaciones y reservas, entre otros; todavía tienen lotería e intentamos que liquiden para el día 19».

La administraciones viven su momento de gloria y afrontan una última semana, «que no es tan buena como antaño, pero sí es importante porque las empresas vienen a liquidar todo», apunta Yolanda Herrero desde la número 3.

Con el impulso de este último tramo, «y si no se devuelven muchos décimos», la venta de la administración de Concepción Arenal «habrá subido un 5 por ciento» según su estimación.

Por su parte, Loli Plaza, representante de la Administración de Lotería de la Calle Dos de Mayo, la número 4, espera que la gente se anime a lo largo de estos últimos días porque «la venta ha ido flojilla respecto a otros años atrás».

Este 2018, el sorteo cuenta con varias novedades. La primera, que tendrá lugar en sábado, por lo que Carlos Roa prevé «problemas de efectivo» debido a la coordinación entre bancos, furgones blindados y días festivos. A su vez, Yolanda Herrero asevera que, en 2018, su clientela ha comenzado a comprar billetes antes que en cursos precedentes, «en julio ya se estaba vendiendo la lotería 'viajera' que traigo desde otros puntos del país y otros años hasta octubre no se vende nada».

También en referencia a los compradores, desde la número 4 confirman que varios turistas que han adquirido boletos en su administración. «Como es zona peatonal, aprovechan el paseo o la visita para comprar lotería, en el pasado puente se notó», señala Loli Plaza.

Los números más deseados

Las terminaciones más buscadas por los compradores han vuelto a coincidir en varios casos. La Administración número tres ha vendido muchos décimos acabados en 6, en 3 y en 7; y también en 15, «la niña bonita, al que estoy abonada y siempre se vende muy bien», alude Yolanda Herrero. Además, la clientela de Concepción Arenal se ha decantado, este 2018, «por números raros, capicuas y algo diferentes». Sin embargo, el 13 ha vuelto a ser de los más vendidos un año más.

En su homónima de la calle Dos de Mayo, Loli Plaza confiesa que «el 13, el 17 y el 24; clásicos habituales, han vuelto a ser los que más he vendido». Muchos compradores se han acercado hasta los diferentes puntos de venta en busca de boletos finalizados en 18, por aquello de 2018, pero «sólo lo vendía un bar en Miranda y se acabaron rapidísimo».

Por último, la Administración número 1 también ha agotado el 13. «Es el más vendido siempre y cada año se agota más rápido», razona Roa. Asimismo, el 24418 y el 71344 también han funcionado muy bien. Cabe destacar que, en el sorteo del 22, Hacienda ya no gravará los premios de 2.500 euros en adelante y lo hará con los de 10.000 euros y superiores. También que cada mirandés o mirandesa que cuente con un décimo tendrá un 0,001 de posibilidades de llevarse el 'Gordo'.