Solo un comercio de Aquende se beneficia de las ayudas para el Centro Histórico

Nuevo establecimiento abierto en Real Aquende, con el apoyo de las ayudas para emprender en el Centro Histórico. /A. G.
Nuevo establecimiento abierto en Real Aquende, con el apoyo de las ayudas para emprender en el Centro Histórico. / A. G.

Una tienda de pan y dulces va a recibir 1.732 euros y un garage con locales en Sorribas y Bilbao, 9.374 euros

CRISTINA ORTIZ

Emprender en el Centro Histórico no resulta atractivo. Ni siquiera con la posibilidad de poder acceder a ayudas púbicas que hagan más llevaderas la inversión. Y es que solo una nueva iniciativa se ha materializado este ejercicio acogiéndose a la subvención municipal habilitada por segundo año consecutivo para servir de revulsivo y atraer distintas actividades a una zona que en los últimos años ha visto cómo bajaban muchas persianas para no volver a levantarse. Se trata de una tienda de dulces y pan abierta en un pequeño local en el número 32 de Real Aquende, Dulces Assinet, que va a recibir 1.732 euros para costear parte de la reforma realizada en el local.

Las otras dos propuestas que han recibido el visto bueno, de las seis presentadas, son para ubicaciones fuera de Aquende, al otro lado del río. La beneficiaria es la empresa Garaje Rico, que va a contar con 9.374 euros. De ellos 3.313 son para realizar reformas en el establecimiento que tiene en Sorribas 14, y los otros 6.061 para el mismo fin en el número 30 de la calle Bilbao.

Las otras tres iniciativas presentadas se han quedado fuera por no figurar su actividad dentro de las recogidas en las bases de la convocatoria. Aunque no se descarta que una de ellas pudiera entrar en una próxima convocatoria. Ese sería el caso de la peluquería que hay en la plaza de Santa María, que había concurrido con el objetivo de modernizar su establecimiento. «Por cuestiones administrativas no ha sido recogida, pero al próximo año se espera ampliar el catálogo que pueda ser objeto de subvención», apuntó el concejal de Promoción Industrial, Miguel Ángel Adrián.

En esta edición se han utilizado «prácticamente las mismas bases de 2017» y, entonces, recordó el edil en respuesta a las críticas lanzadas por el PP, «no fueron objeto de apunte o crítica la relación de los epígrafes que aparecen contemplados». Y es que, en su opinión, el abanico de actividades que pueden obtener subvención es «muy amplio». Entienden que los epígrafes son los óptimos para instalarse en el Centro Histórico.

«Excluimos expresamente algunos como los de reparación de vehículos, que puede resultar molesto por estar enclavados en una zona urbana y habitada. Entendemos que no es razonable apoyarlos económicamente porque hay otros lugares más interesantes». Tampoco las actividades industriales tienen cabida en la convocatoria, motivo por el que se ha quedado fuera la solicitud de la fábrica de pan que tiene su actividad implantada en Aquende. «El año pasado sí se le subvencionó pero fue por un comercio dentro del casco histórico», incidió.

Lo que no comparte el equipo de Gobierno es la posibilidad de modificar la gestión de las ayudas que se conceden a los emprendedores del Vivero de Empresas y hacerlo a través de una comisión conjunta con la Cámara de Comercio. «Es el Ayuntamiento el que tiene la obligación de gestionar las subvenciones que concede. Es el Consistorio el que debe determinar cuáles son los gastos objetos de subvención y los baremos para la concesión, además de comprobar que se cumplen los requisitos y determinar la cuantía de las ayudas», explicó.

Tampoco valoran que la ayuda se pueda ingresar antes, dado que lo que se hace es costear parte de los gastos anuales que se generan en la actividad. «Es al final del ejercicio cuando nos pueden decir los costes que han tenido derivados de su actividad. Lo correcto es que sea al final del ejercicio cuando se pueden acreditar los gastos reales», concluyó Adrián.

 

Fotos

Vídeos