Siete comercios se someten a un diagnóstico exhaustivo para conocer su potencialidad

La calle La Estación acoge un buen número de establecimientos comerciales. /A. G.
La calle La Estación acoge un buen número de establecimientos comerciales. / A. G.

El análisis, de unos cien folios de extensión y gestionado a través de la Cámara, ha tratado de ofrecer propuestas de mejora fáciles de aplicary sin un coste elevado

CRISTINA ORTIZ

Fortalezas, debilidades, oportunidades y amenazas – es decir, un estudio DAFO completo–, la definición del espacio, de las consideradas como zonas frías y calientes dentro del establecimiento, el análisis de la imagen, de la comunicación.... Unos cien folios forman parte del diagnóstico para la innovación comercial al que se han sometido siete tiendas de la ciudad, la mayoría con larga experiencia, que decidieron acogerse a la propuesta lanzada por la Cámara de Comercio.

Un estudio personalizado que cada local inscrito ha recibido de manera gratuita y que tenía como principal objetivo brindar una serie de pautas para crecer y mejorar la competitividad. Propuestas que, la responsable de programas de la entidad cameral, es consciente de que algunos ya han empezado a aplicar, con el reto de ser más competitivos y mirar al futuro con más seguridad.

La iniciativa, en la primera ocasión que se llevaba a caso en la ciudad, ha atraído a un amplio abanico de sectores, como textil, papelería, fotografía, bricolaje o alimentación. «Ha sido algo bastante variado», reconoció.

Pero en lo que todos coincidían era en la inquietud por conocer la visión que alguien externo a su actividad tenía de la misma y en que se analizara cómo es. «A veces, uno mismo, tiene una visión de su local que no es compartida y te hacen ver cosas en las que no habías caído. También está bien que te recuerden algunas necesidades que ya habías detectado pero se habían quedado aparcadas o que se ayude a darle a cada cosa la importancia justa. Tienen muchas capacidades y recursos y a veces hay que recordarles que deben potenciarlos».

Todo ello con el claro objetivo de contribuir a mejorar la competitividad de los comercios de la ciudad. Teniendo en cuenta esa premisa se han hecho las distintas propuestas individualizadas. Iniciativas que, en algún caso, se han limitado a incidir en la necesidad de «mejorar la página web y tener mayor actividad en las redes sociales»;pero también ha habido otro en el que se han planteado muchos puntos a mejorar, incluidas la imagen interna y externa. «El resultado ha sido muy distinto en función de cada local».

Y eso es precisamente lo bueno para Paredes, ya que lo que se ha hecho no ha sido un estudio genérico para el comercio mirandés, sino un análisis individualizado y detallado de cada negocio. «Aunque se les haya pasado un cuestionario global, de las respuestas se ha ido sacando una información que requiere trabajar con cada tienda».

De hecho, a todos se les han tratado de dar unas propuestas «que sean fácilmente aplicables y que no lleven un coste muy elevado». Además, a cada una de ellas se le adjudica una prioridad, alta, media o baja. «El informe es bastante completo». Pero es que, además, la responsable cameral destacó que, a partir de ahí, se les ha ofrecido la posibilidad de contar con algún acompañamiento de cara a implementar las medidas propuestas. «Ya saben que la Cámara está a su disposición y siempre se deja la puerta abierta por si quieren profundizar en alguna de las mejoras planteadas».

Eso es algo que tienen en su mano los responsables de los siete establecimientos que han participado en el programa financiado por la Junta de Castilla y León. Son los que se interesaron por el programa, no fue necesario realizar una selección de candidato. Si bien, Paredes reconoce que le habría gustado que hubiesen sido más los demandantes. Comercios que espera que tengan una oportunidad el próximo año, en el que confía que vuelva a salir la convocatoria de ayudas. Y es que hay que tener en cuenta que cada diagnóstico está presupuestado en unos 1.200 euros.

De manera paralela han venido trabajando en el programa PICE, a través del que han ofertado un amplio catálogo de cursos online que han tenido muy buena acogida, con una veintena de inscritos. Han cubierto el cupo y tienen gente en reserva para enero. Ya está previsto que continúe.

 

Fotos

Vídeos