El Santiago Apóstol reduce a 57 días la media de espera para una operación

El hospital mirandés ocupa el octavo lugar en la tabla de espera media quirúrgica de los 14 centros públicos de la región./ A. G.
El hospital mirandés ocupa el octavo lugar en la tabla de espera media quirúrgica de los 14 centros públicos de la región. / A. G.

El hospital cierra el primer semestre del año con 459 pacientes pendientes de pasar por el quirófano, un centenar menos que hace un año

Cristina Ortiz
CRISTINA ORTIZ

El Santiago Apóstol ha cerrado el primer semestre del año con 459 pacientes pendientes de pasar por el quirófano que, una vez incluidos en la lista para intervención, tardan en ser llamados, de media, 57 días, según se recoge en la estadística de Salud Castilla y León. Un tiempo que se sitúa por debajo del plazo global de la región, fijada en 65 jornadas. Casi las mismas que había que esperar hace un año en el hospital mirandés, donde junio de 2017 se cerró con 63 días de media y casi un centenar de personas más pendientes de una operación. Eran 544.

Pero la situación no es igual para todos los enfermos, varía en función de la especialidad de la que dependa su intervención. Y es que los plazos medios oscilan mucho. Los peor parados en este momento son los pacientes de Oftalmología, con una espera media de 77 días. Hace justo un año tardaban en ser llamados 67 jornadas una vez incluidos en la lista. La espera ha aumentado en más de una semana en un área que arrancó el año con dos de los cuatro facultativos que debería tener y que hace apenas unas semanas cubrió una de las vacantes. Son 148 las personas que están pendientes de pasar por una intervención ocular.

Le sigue en el ranking Traumatología, donde se tarda de media 58 días en ser intervenido, cuatro menos que al acabar marzo y 16 menos que hace justo un año. Entonces se llegaba a las 74 jornadas. Este listado lo integraban al acabar junio 186 pacientes, que componen el grupo más elevado del Santiago Apóstol. Eso sí, hace un año eran 246, hasta 60 más.

Solo un día menos se tarda de media en pasar por el quirófano para una patología de Otorrinolaringología. El primer semestre ha terminado con una demora de 57 días, frente a los 38 que se esperaba hace ahora un año. Aquí la evolución ha sido la contraria, aumentando el tiempo en 19 jornadas; aunque ha bajado el total de pacientes que integran la lista. Entonces, en 2017, eran 17 y ahora hay 13 que demandan una intervención ligada a esta especialidad médica.

También ha seguido la línea ascendente Ginecología. En este ámbito la demora media actual se sitúa en 36 días, frente a los 24 con que terminó junio en 2017. Integran la lista en estos momentos 16 pacientes, el doble que hace un año. Entonces eran 8.

En el caso de Urología el tiempo de espera se sitúa en 31 jornadas, tres menos que hace 12 meses; pero con una incremento en el total de enfermos pendientes de una intervención. Entonces eran 24 y ahora 31. Donde más se nota la reducción de números es en el área de Cirugía General y Aparato Digestivo en la que el tiempo medio de espera se ha situado en 27 jornadas, cuando hace un año era de 48; y el número de pacientes se ha cerrado con 65, frente a los 116 de junio de 2017. A cero se queda Dermatología, la otra especialidad quirúrgica que presta el hospital mirandés. En la lista no figura ningún paciente, algo que suele ser la tónica habitual en las diferentes estadísticas del Sacyl.

Por prioridades

El informe trimestral de la Consejería de Sanidad también establece tiempos de espera en función de la prioridad que los facultativos dan a las intervenciones programadas en sus distintas especialidades. Aspecto en el que los gestores tratan de poner habitualmente el foco de atención. En el caso de Miranda, el Santiago Apóstol ha cerrado el primer semestre con 14 personas cuya operación tiene prioridad uno y, por tanto, deben pasar por quirófano en menos de 30 días. Tiempo al que no se lleva en el hospital de la ciudad, en el que para este grupo la espera media se sitúa en 8 jornadas.

Tampoco se llega al límite establecido para los incluidos en la programación como de prioridad dos y que son aquellos que deberían ser intervenidos en menos de 3 meses. Al terminar junio, formaban parte de esta lista 51 enfermos, con un tiempo medio de espera de 36 días.

La mayoría de los pacientes, hasta 394, se integran en la catalogación de prioridad tres, donde se sitúa a personas cuya patología permite la demora del tratamiento porque no produce secuelas importantes, por lo que se amplía el plazo para entrar en quirófano hasta seis meses. En este apartado, la demora media es de 62 días, según el Sacyl.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos