El Santiago Apóstol se queda sin neuropediatra y sin endocrino infantil

El Ayuntamiento demanda a la Gerencia de Salud de Burgos que dote al centro de la plantilla necesaria. /A. G.
El Ayuntamiento demanda a la Gerencia de Salud de Burgos que dote al centro de la plantilla necesaria. / A. G.

El centro explica en un carta enviada a las familias aceptadas que la decisión ha sido tomada de manera unilateral en el hospital de Burgos

CRISTINA ORTIZ

Miranda pierde las consultas de Neuropediatría y Endocrinología Infantil del hospital, un servicio especializado que venía atendiendo en la ciudad a cerca de 200 niños y niñas que, a a partir de ahora, para ser tratados de las diferentes patologías que padecen, tienen que trasladarse hasta Burgos, «con las molestias económicas y de tiempo que ello conlleva» para sus familias, tal y como se recoge en un carta que el concejal de Servicios Sociales y Sanidad, Pablo Gómez, ha remitido a la Gerencia de Salud del Área de Burgos.

Un escrito en el que se piden explicaciones sobre los motivos que han llevado a la ausencia de facultativos en esas dos especialidades en el hospital comarcal; además de exigir que se tomen «las soluciones necesarias para paliar esta situación con el objetivo de prestar el servicio en nuestra ciudad». Y es que, desde el Ayuntamiento no están dispuestos a aceptar que se ponga «en riesgo la calidad asistencial» sanitaria en Miranda por una decisión para la que no encuentran justificación. Es «algo que no debemos ni podemos permitir», recalcó Gómez en el escrito.

Opinión que, a tenor de lo recogido en el comunicado enviado desde el hospital a los afectados, comparte la Gerencia del Santiago Apóstol. Al menos en lo que se refiere a la falta de consulta de neuropediatra. En el escrito se anula la cita para esa especialista dado que ésta dejó de pasar consulta el 8 de febrero en el Santiago Apóstol. La facultativa que venía desplazándose desde el HUBUde manera habitual para facilitar en la ciudad la atención especializada a niños y niñas, evitando así su desplazamiento a Burgos, ya no acude.

Algo que «desde el hospital se ha intentado por todos los medios que no sucediese porque se considera negativo para los pacientes de Miranda», leyó la alcaldesa, poniendo voz al texto remitido a las familias desde el centro sanitario. Pero no ha podido ser. «Se han encontrado con una decisión unilateral de retirada de efectivos por parte del hospital de Burgos, que ha provocado, incluso que la doctora abandonara el contrato que la vinculaba con el HUBU».

Al mismo tiempo, que se apunta que, en el afán por dar el mejor servicio a los pacientes de la ciudad y evitar su desplazamiento, «se ha decidió que, inicialmente, la atención sea asumida por la unidad de Pediatría del Santiago Apóstol», área con la que se les ha adjudicado una nueva cita.

Pero esta solución es solo un parche que se habilita gracias «a la buena voluntad de los profesionales del hospital de nuestra ciudad. Es responsabilidad de la Junta de Castilla y León dotar de las especialidades necesarias, si estaba viniendo una neuropediatra y ha dejado de venir, se tendrá que dar una explicación y, después, una solución», insistió Hernando.

Y es que no todos los casos pueden ser atendidos y seguidos por un pediatra en Miranda, aunque se realice una primera consulta aquí. Esto supondrá que haya que derivarles a Burgos, con los trastornos que ello ocasiona. Situación que la alcaldesa apuntó que le han trasladado varias familias afectadas, que han acudido al Ayuntamiento para pedir su implicación en este caso.