El Santiago Apóstol tiene una lista de espera de 600 personas con una media de 61 días

Se renovarán los contenedores y los vehículos, para los que se apuesta por modelos eléctricos que generen menos ruido. /A. G.
Se renovarán los contenedores y los vehículos, para los que se apuesta por modelos eléctricos que generen menos ruido. / A. G.

El hospital prevé tener cubiertas las dos plazas vacantes en Cardiología el próximo mes de enero

CRISTINA ORTIZ

El estado de la Sanidad Pública en Miranda fue el eje sobre el que giró el pleno municipal que tuvo lugar ayer en el Salón de Plenos del Ayuntamiento. El cónclave finalizó con la aprobación de la moción impulsada por el Grupo Municipal Socialista, Izquierda Unida, Ganemos Miranda y Miranda Puede; por la cual, entre otros puntos, se convoca una manifestación para el día 21 en defensa de un sistema público de calidad y exigir responsabilidades a la Junta por la situación que atraviesa el servicio en la ciudad.

El Partido Popular, el único que votó en contra de la moción, alegó en defensa de la gestión sanitaria regional que esta protesta responde a una «coyuntura electoralista» y que, pese a ser «mejorable», Miranda «tiene una sanidad de calidad». El portavoz del grupo azul, Borja Suárez, replicó varios de los puntos componentes del escrito:«La lista de espera del hospital de Miranda, a 31 de octubre de 2018, es de 600 personas y el tiempo medio de espera es de 61 días. En el año 1994, había 1.200 personas en lista de espera, por lo que ha habido una evolución para mejor respecto al modelo de 1994, que se defiende como el mejor que había», enumeró.

En esta línea, Suárez también se refirió a uno de los temas candentes en la actualidad mirandesa, las plazas vacantes, y traslados, de especialistas en el hospital Santiago Apóstol. Este problema se agudiza especialmente en Cardiología, que no cuenta con servicio permanente y depende de la visita de dos especialistas dos días a la semana. Según avanzó el portavoz, este «problema mayor» podría tener pronto una solución «con la incorporación de un profesional este mes, y se prevé que la otra vacante pueda cubrirse en enero».

Ahondando en la falta de personal del centro, de los 17 traslados de profesionales que se produjeron en el centro mirandés en octubre, se han sustituido 12 de ellos en comisiones de servicio. Además, «Dermatología se incorporará en enero después de una baja por maternidad, hay 2 solicitudes de comisión de servicio para quedarse en Miranda (jefe de urgencias y radiólogo), 2 excedencias sustituidas actualmente, y 3 que dejan plaza vacante en Pediatría; Dermatología y Ginecología», reveló. A su vez, se han pedido dos traslados al Santiago Apóstol, un pediatra y un médico de admisión; y quedan 3 plazas vacantes no cubiertas en cardiología, radiología y dermatología».

A esta situación respondió Miguel Ángel Adrián, portavoz de los socialistas señalando que la calidad del servicio sanitario mirandés se logra gracias a «los profesionales que suplen las deficiencias que tiene el servicio», algo con lo que coincidió Esperanza Muñoz, de Miranda Puede. Para el socialista, la problemática viene generada por dos puntos: «la reducción económica respecto al coste del servicio y a que no se cubren inmediatamente los puestos que la cartera de servicios de la Junta dispone para nuestro hospital», indicó.

Como ejemplo, hizo referencia a la situación que atraviesa Cardiología actualmente; pero también la insuficiencia sufrida por Oftalmología, o Dermatología; «plaza que no está cubierta a esta fecha y no se puede suplir con una visita un día semanal por la tarde». Adrián finalizó aseverando que cinco puestos de trabajo no cubiertos «son bastantes dentro de una plantilla ya reducida», y afecta al servicio.

Otra de las cuestiones tratadas en la moción fue la de exigir a la Junta el nuevo centro de salud que se proyectó para Miranda en vista a que la población no siga siendo atendida en un centro insuficiente como el de Miranda Oeste.

Una vez más, Borja Suárez volvió a discrepar con los grupos adheridos al escrito. «Miranda tiene buenos centros de salud, hace once años se construyó uno y estaba proyectada la ampliación en una de las parcelas contiguas al centro. Pero la realidad es que Miranda tiene 5.000 habitantes menos que cuando se aprobó y la Consejería de Sanidad tuvo que priorizar», argumentó.

Por su parte, tanto Izquierda Unida como Ganemos Miranda y Miranda Puede; se alinearon íntegramente con la movilización ciudadana del 21 en busca de solucionar la «inasumible» situación que atraviesa el servicio sanitario mirandés, dejando de lado «intereses partidistas» y exclamando que «si no tenemos salud, no tenemos nada».

Sin embargo, Guillermo Ubieto, el portavoz de IU, también quiso hacer un llamamiento a «la responsabilidad» para que esta manifestación no sea utilizada bajo un pretexto electoralista, «porque los mirandeses y mirandesas no enferman solo en tiempo preelectoral».

 

Fotos

Vídeos