El Santiago Apóstol cuenta desde hoy con un cardiólogo que pasará consulta de lunes a viernes

Mamógrafo con el que ha venido trabajando el hospital. /A. G.
Mamógrafo con el que ha venido trabajando el hospital. / A. G.

El centro ha instalado un nuevo mamógrafo, financiado por la Fundación Amancio Ortega, con el que se está trabajando en pruebas

CRISTINA ORTIZ

El Santiago Apóstol incorpora hoy a su plantilla un cardiólogo. Un profesional que llega para cubrir una de las dos plazas vacantes de un servicio que se había quedado vacío y que mantiene su actividad con el apoyo de los profesionales que se desplazan por las tardes desde el HUBU. «Se trata de un facultativo que se enteró que de aquí nos hacían falta cardiólogos, nos llamó, le pareció bien y nosotros encantados», explicó el gerente del centro, Arsenio Besga.

Se incorpora como interino pero con un contrato indefinido con el hospital comarcal, donde está previsto que pase consulta todos los días de lunes a viernes en horario de mañana y que refuerce su actividad algunas tardes más a lo largo de la semana. «No va a hacer guardias de Medicina Interna. Eso es algo que nos favorece, porque no genera libranzas», explicó.

Su actividad se concentrará en los días de consulta y al estar también disponible en horario vespertino «se reducirán las tardes de apoyo del personal de Burgos». Aunque en parte se mantendrán hasta enero, que es cuando está previsto que se incorpore el segundo especialista de ése área al Santiago Apóstol. Aunque sobre este hecho Besga se muestra mucho más cauto. «Lo tenemos 'apalabrado', pero lo digo con muchas reservas. Es una previsión, pero yo hasta que no le vea aquí no aseguro nada», incidió.

Su llegada supondría tener cubiertas las dos plazas que hay de esta especialidad en el hospital comarcal y, si como en el caso del facultativo que se acaba de incorporar, tampoco hiciera guardias, podrían estar los dos pasando consultas todos los días por la mañana y reforzando las tardes, lo que daría un importante movimiento. «Ganaríamos diez consultas a la semana, lo cual estaría muy bien, sin contar las tardes», apuntó Besga.

Quién sí se va a incorporar con total seguridad en esas fechas es una dermatóloga. Certeza que se deriva del hecho de que es una facultativa fija en el centro que se encuentra de baja por maternidad en estos momentos. Eso sí, seguirá quedando vacante la otra plaza porque «no encontramos» especialistas en esa rama.

Aunque la preocupación del responsable del centro es mayor en lo que se refiere a Cardiología. «Todas las patologías y todas las especialidades merecen el máximo respeto, pero a mí me agobia más lo del cardiólogo. La Dermatología, salvo casos muy concretos en los que haya sospechas de un melanoma, suele generar patologías menos comprometedoras para la vida», valoró.

Por otro lado, el Santiago Apóstol acaba de incorporar un nuevo mamógrafo a sus instalaciones de Radiología. Un equipamiento que forma parte de la donación de la Fundación Amancio Ortega a la Gerencia Regional de Salud para renovar sistemas diagnósticos y terapéuticos oncológicos. Aunque está ubicado, todavía no han comenzado a hacerse pruebas con él. Llegó hace unas dos semanas, pero para que empiece a estar operativo antes el personal que lo va a utilizar deberá recibir formación. «Estamos pendientes de que vengan técnicos de la casa del equipo para detallar el funcionamiento, porque es más completo y complejo del que tenemos ahora. Cuenta con tomosíntesis y esterotaxia. Estamos en pruebas», valoró.

También es más grande, lo que ha obligado a algunos cambios en el área. Para contar con espacio suficiente en la sala que se ha colocado antes ha sido necesario sacar el telemando.

Lo que no está decidido es si cuando esté en funcionamiento al 100% se utilizará de manera paralela con el equipo actual o le sustituirá. Aunque, de momento, se va a mantener el antiguo. Si bien, no está previsto que se produzca un aumento de pruebas. Se hará un número similar al actual, porque las que se realizan son «las que se tienen que hacer». Y esas, concretamente, en 2017 fueron 4.400. Un número que es prácticamente un calco del total de 2016, cuando se realizaron 4.416.

Un equipo igual que el de Miranda ha llegado al mismo tiempo a otros seis centros sanitarios de la región, concretamente al Santos Reyes, de Aranda; al Complejo Asistencial Universitario de León; al Centro de Especialidades Médicas de La Condesa', en la capital leonesa; al Complejo Asistencial Universitario de Salamanca; al Hospital de Medina del Campo, en Valladolid; y al Complejo Asistencial de Zamora. El presupuesto destinado a estos siete sistemas asciende a 2.314.125 euros.

Otros seis mamógrafos con tomosíntesis, valorados en 1.229.844 euros, van a servir para la prestación asistencial a otros tantos centros. A ellos se suman los seis instalados a principio de año y otros dos sistemas, con tomosíntesis y mamografía espectral con contraste.

 

Fotos

Vídeos