Salud Mental acogerá a jóvenes en busca de empleo o en formación en su segundo piso

Inmueble en el que se encuentran las dos viviendas que gestiona la asociación mirandesa. /A. G.
Inmueble en el que se encuentran las dos viviendas que gestiona la asociación mirandesa. / A. G.

La vivienda tiene tres habitaciones individuales y sus usuarios estarán apoyados por asistentes personales

CRISTINA ORTIZ

La reforma ya está lista. Queda solo amueblar para que Salud Mental pueda poner en marcha su segunda vivienda en el bloque de viviendas municipales de Condado de Treviño, concretamente, el primer piso del número 16. Un piso que el colectivo va a destinar a acoger a personas inscritas en sus programas de empleo, preferentemente jóvenes que contarán con la figura de un asistente personal para que les preste apoyo en su día a día. La iniciativa va a contar con la financiación de Fondos Sociales Europeos, tal y como explicó el coordinador del colectivo, Sergio Bujo. «Es un programa bastante específico y tiene ciertas limitaciones», valoró.

El servicio, con estas características, está pensado principalmente para dar respuesta a personas que residan en el entorno y para las que el hecho de tenerse que desplazar a Miranda a diario les haga inviable participar en programas de capacitación para el empleo. Se trata de facilitar que gente con ese perfil disponga de un alojamiento «mientras hace una formación profesional, un curso de Ecyl o busca empleo», incidió.

Así que la vivienda, con tres plazas disponibles, ya que se ha optado por ofertar habitaciones individuales, se irá ocupando según surja la demanda. Si bien, no creen que se tarde más de un par de meses en llenar. Además, «no tienen por qué llegar todos a la vez. En cuanto haya una persona que tenga la necesidad podrá incorporarse», valoró.

Eso sí, en un principio, el recurso está planteado con una vivienda temporal, para facilitar la capacitación y el acceso al mundo laboral. «No hay ningún problema en que se alargue un par de años, pero no se trata de una solución definitiva a un problema de vivienda. Es un apoyo a personas que buscan empleo», incidió.

Es un recurso diferente al de la vivienda tutelada, con plazas públicas –concertadas con la Junta– que Salud Mental gestiona en el mismo edificio. «Son dos viviendas con dos modelos distintos, tanto por el sistema de financiación como por el perfil de usuarios o por los objetivos», reconoció Bujo.

En el caso de la nueva vivienda, cada uno de sus ocupantes contará con el apoyo de un asistente personal, que podrá ser el mismo para los tres o diferente en cada caso. Cada usuario firma un contrato con la persona de apoyo, que es alguien que tiene que gustarle, en quien debe confiar y con el que contará más o menos horas a la semana. Es algo que se valora en función de las necesidades de cada usuario, de su plan de atención individualizada en la búsqueda de empleo.

«En los últimos años estamos trabajando desde un concepto más personal, con planes propios para cada usuario». Se analizan las necesidades del usuario pero también sus apetencias y sus intereses. «Ha cambiado mucho la manera de trabajar con las personas con trastorno mental de hace 3 o 4 años para acá. Los resultados son mejores y también la adherencia a los programas», recalcó.

Más de una veintena de las alrededor de 50 personas con las que se trabaja en el programa de empleo son jóvenes. Precisamente, dirigido a ese colectivo, a gente de entre 16 y 35 años y con una discapacidad no inferior al 33%, está dirigida una nueva iniciativa que ha puesto en marcha esta misma semana Salud Mental. Se trata del proyecto #iMAGINAFUTURO que se ubica dentro del marco de intervención de 'PasaXT hacia el empleo', y se centra en el desarrollo de dos cursos Mooc (online, masivos y abiertos).

Los grupos de trabajo están compuestos como máximo por 12 personas, apoyadas por las tutoras en instalaciones cedidas por Juventud del Ayuntamiento, y la duración de las formaciones es de 8 horas presenciales y 12 online. El curso de Marca Personal centra su contenido en el autoconocimiento de la persona y sus capacidades; los objetivos profesionales y plan de acción; el de Imagen Personal se trabaja el coaching corporal, la relación entre cuerpo y mente, la imagen en la entrevista de trabajo, la simbología de los colores o aprender a comunicar el talento personal.

Ambas acciones se completan con una sesión impartida por un coaching profesional que abordará algunos de los temas trabajados en las formaciones.