Los remolacheros se manifiestan contrala medida «unilateral» de Azucarera

Los trabajos en el local deben empezar antes del próximo des de noviembre. /A. G.
Los trabajos en el local deben empezar antes del próximo des de noviembre. / A. G.

Los agricultores se concentran hoy delante de la fábrica para protestar por la bajada del precio de la remolacha

TONI CABALLERO

Corren malos tiempos para el sector azucarero y, por ende, también para el remolachero. La medida anunciada a primeros de mes por Azucarera, de cara a reducir el precio de la remolacha en más de 6 euros por tonelada en la próxima campaña en sus plantas norteñas, no ha caído nada bien entre los productores de la raíz, que la consideran «la puntilla» para un sector ya debilitado.

Por este motivo, los representantes de los colectivos agrarias ARAG-ASAJA, UAGA, UAGR-COAG, AIRA-ConfederaciónRemolachaYUCCL Burgos; protestarán hoy, de 9.00 a 12.00 horas, frente a la planta de nuestra ciudad.

El cambio propuesto por la marca a los agricultores –pasar de 32,5 a 26 euros por tonelada de remolacha más ayudas regionales aplicables y un complemento vinculado al precio del azúcar– supone un recorte del 20% y la ruptura del Acuerdo Marco Interprofesional (AMI) del sector, que lleva en funcionamiento 30 años y tiene vigencia hasta 2020.

«El problema es que Azucarera realiza un cálculo de 2.600 euros de coste de producción por tonelada y no cuenta la renta de la tierra y el costo del riego», argumenta Luis Javier Montejo, representante de Asociación Independiente de Remolacheros alaveses (AIRA). Esta asociación alavesa gestiona unas 400 hectáreas dedicadas al cultivo de remolacha, calculando un promedio de 90 toneladas de producción media por hectárea, perdería aproximadamente 234.000 euros durante la siguiente campaña a costa de la bajada en el precio de la remolacha.

Sin embargo, este año ha sido muy malo climatológicamente para la producción de remolacha y hay productores que se han quedado en 60 toneladas por hectárea.

«Ellos hacen el recorte calculando 100 toneladas por hectárea, media que, en Álava, sólo hemos superado tres años en toda la historia. Este año, hay gente que se ha quedado en 60, si encima le bajas 6 euros, el agricultor se come casi todo el precio en producirla solamente. Eso con un producto que exige más trabajo y más cuidado que un cereal, no compensa», aseveró Montejo.

Según el agricultor alavés, es necesario que la administración, «la tercera pata del banco», actúe. Así, se han mantenido contactos con el Ministerio de Agricultura y con los entes regionales para que ejerzan de «garantes» para el cumplimiento del Acuerdo Marco en vigor. «Nos han dicho que realizarán una valoración jurídica y una recomendación», confesó.

Por su parte, Jose Antonio Torrecilla, secretario general de ARAG-ASAJA (La Rioja), cree que esta medida supondrá rebajar la contratación en un 30% y tiene «dudas, incluso, de que se vaya a sembrar». Su agrupación cultiva unas 700 hectáreas de remolacha y preveían una producción de más de 80.000 toneladas para este año, pero se van a quedar cortos debido al mal clima.

La Rioja promedia «unas 110 toneladas por hectárea», y son los que más aportan a la molienda mirandesa. Por esta razón, la fábrica quería llegar a 1.100 hectáreas de remolacha produciendo en la comunidad riojana.Cifra que, para Torrecilla, no es alcanzable con esta medida. «No llegamos a 1.000 ni con buena voluntad», zanja.

El cese de la siembra de la remolacha puede afectar a otros cultivos, ya que los productores de la raíz trabajarían otros productos y éstos descenderían ante una oferta multiplicada.

En cuanto a la protesta de hoy, Torrecilla tiene claro el mensaje que quiere lanzar Azucarera, «parece que su intención final es que no se siembre remolacha, pero los culpables de cerrar la fábrica serán ellos, no los agricultores, y queremos dejarlo claro».

Por último, Carlos Santamaría, de Unión de Campesinos Burgos(UCCL) se alinea con sus dos homónimos de otras regiones y lo ve «complicadísimo». La bajada que proponen Azucarera «es la ganancia que hay ahora porque el precio ya está muy ajustado, esto es la puntilla que falta», exclama.

Este colectivo recoge la remolacha llegada de aproximadamente 500 hectáreas repartidas entre Navarra, Álava, La Rioja, Palencia y Burgos. Las pérdidas de este colectivo rondarían los 250.000 euros de aplicarse esta reducción de 6,50 euros por tonelada. Una medida que, según Santamaría, «hace que la gente esté por no plantar el siguiente año».

Al igual que en La Rioja y en Álava, el año «ha sido muy flojo» para los productores burgaleses. Si normalmente se acostumbran a recoger «95 o 100 toneladas por hectárea», esta campaña la cifra ha sido más cercana a las 70 u 80. El representante de UCCLincide en que Azucarera toma esta decisión porque ha tenido un mal año, «pero también tuvo anteriores buenos en ganancias». Por lo que no debe tomar una medida unilateral que ahogue definitivamente a los productores de remolacha.

 

Fotos

Vídeos