200 remolacheros exigen a Azucarera «revocar la bajada del precio de la remolacha»

Raúl Beitia (UAGA) lee el comunicado redactado por las diferentes corporaciones agrarias. /A. G.
Raúl Beitia (UAGA) lee el comunicado redactado por las diferentes corporaciones agrarias. / A. G.

Los agricultores protestan frente a la planta mirandesa y también reclaman responsabilidad a las administraciones

TONI CABALLERO

Cerca de dos centenares de remolacheros se dieron cita frente a la planta de Azucarera en Miranda para protestar contra la decisión de reducir en 6,50 euros el precio de la remolacha de cara a la próxima campaña. Los agricultores acudieron a la llamada de las organizaciones agrarias que suministran la raíz en la planta mirandesa: ARAG-ASAJA, UAGA, UAGR-COAG, AIRAy UCCL Burgos.

Con dos cosechadores de remolacha estacionadas en uno de los accesos de la fábrica, los productores lanzaron proclamas contra Azucarera mientras portaban dos pancartas en las que se podía leer: «Si Azucarera no cumple, el sector remolachero quiebra» y «Con acuerdo (AMI), si hay futuro».

Una vez no fueron recibidos por los responsables de la planta para trasladarles el comunicado, los remolacheros iniciaron la lectura del escrito formado por ocho puntos. El primero de ellos para señalar que «ABAzucarera ha tomado una decisión que supone incumplir el Acuerdo Marco Interprofesional(AMI) firmado en 2015» y el cual aún goza de otro año de vigencia.

Según el comunicado, el precio acordado en 2015 «cubría los costes de producción y aportaba rentabilidad suficiente para que los agricultores continuasen cultivando». Sin embargo, el recorte impuesto «unilateralmente» por la fábrica «no garantiza la continuidad del cultivo de remolacha». Los representantes de los colectivos agrarios se mostraron muy molestos con varias de las decisiones de Azucarera y exigieron la revocación de este recorte.

«Queda una campaña más con el AMI anterior, con este recorte nos lo ponen imposible. La siembra es en febrero, ahora nos toca exigirle a las administraciones de todas las comunidades afectadas que fuercen a Azucarera a cumplir el año que les queda y, luego, volver a negociar juntos un marco estable para el futuro», exclamó Luis Javier Montejo, representante de la Asociación Independiente de Remolacheros Alaveses(AIRA).

En palabras del agricultor alavés, la bajada del precio de 32,5 a 26 euros por tonelada de remolacha podría afectar a «400 o 500 agricultores» sólo en la fábrica de Miranda.

Cabe recordar que la factoría de la ciudad es la única que recoge remolacha de cuatro regiones diferentes: País Vasco, Navarra, Castilla y León, y La Rioja.

«Las administraciones de las cuatro comunidades tienen que ponerse de acuerdo para forzar un gran pacto a medio plazo», propuso Carlos Santamaría, de Unión de Campesinos de Castilla y León Burgos. Tanto el representante burgalés como Raúl Beitia, de UAGA, reclamaron a Brittish Sugar una mejor gestión. «No hay derecho de que estén gestionando tan mal el sector, que una multinacional como Brittish Sugar esté gestionando tan mal», subrayó Beitia.

Y es que la multinacional inglesa se hizo con Azucarera Ebro (con fábricas en Toro, La Bañeza y Miranda) por cerca de 577 millones de euros en el año 2009. «Tienen que dar estabilidad al sector, que no sólo está formado por remolacheros, pero sin remolacha el resto no existe», zanjó el representante de UCCL Burgos.

En este punto también coincidió Montejo, de AIRA, que alertó que, con esta medida, «desmantelan el sector remolachero, tanto en el campo como en los puestos industriales». A su vez, el alavés también hizo referencia a la mala cosecha de esta campaña por la climatología. «Nosotros no hemos pedido que nos suban el precio para compensar las perdidas de esta campaña, por lo que no entendemos que ellos quieran compensar sus supuestas perdidas de este año a través de los agricultores», reiteró.

Las aproximadamente 90 toneladas de remolacha por hectárea que se suelen cosechar en Álava, esta campaña se han reducido hasta las 60 toneladas en los peores casos. «El agricultor arriesga su dinero y su trabajo a cambio de un beneficio, eso queremos seguir haciendo los siguientes años», concluyó.