El proyecto para ampliar la depuradora completará su tramitación a lo largo de 2019

La capacidad de depuración de la instalación de Arce se encuentra al límite. /A. G.
La capacidad de depuración de la instalación de Arce se encuentra al límite. / A. G.

La actuación, considerada de interés general desde octubre del pasado año, contará con una inversión de 16,5 millones de euros

CRISTINA ORTIZ

No hay plazos prefijados ni fechas marcadas en el calendario. El único límite temporal con el que se trabaja es con el de poder completar antes de final de año toda la tramitación administrativa del proyecto de ampliación de la Estación Depuradora de Aguas Residuales (EDAR) de Miranda, dado que la iniciativa en este momento se encuentra en la fase de «supervisión del proyecto para su aprobación definitiva», tal y como apuntó ayer en su visita a la ciudad, la delegada del Gobierno en Castilla y León, Virginia Barcones.

Una etapa que se quiere aprovechar para «incorporar aquellos elementos que se consideren necesarios de cara a mejorar la obra y los que resulten de la tramitación medioambiental que haya que realizar», explicó minutos antes de recorrer personalmente las actuales instalaciones de la depuradora de Arce. Lo hizo al tiempo que dejaba claro que «lo importante es que hemos arrancado» después de dos años en blanco.

«La ampliación estaba completamente parada y ahora hemos dado pasos firmes para que sea una realidad lo antes posible». Y es que, la delegada del Gobierno en la comunidad recordó que desde que en 2016 se formalizó el contrato para diseñar la ampliación hasta el cambio de ejecutivo en Madrid no se hizo nada. «Fue en octubre del pasado año cuando conseguimos que se acabara la redacción y siguiera su tramitación».

Así que ahora, para avanzar lo más rápidamente posible, mientras se trabaja para cerrar el proyecto, a nivel político se irán dando pasos para que el Consejo de Ministros apruebe el convenio de gestión directa; algo que requiere de informes preceptivos de Hacienda, Economía o la Abogacía del Estado, entre otros. «Es un procedimiento legalmente establecido que necesita evaluación de diferentes organismos», apuntó.

Hay que tener en cuenta que la ampliación, una inversión declarada de interés general en el Plan Hidrológico Nacional en noviembre del pasado año, va a suponer una desembolso estimado en 16,5 millones de euros (casi 20 con el IVA). Dinero que incluye, además de la ejecución de los trabajos, los gastos de redacción del proyecto, la expropiación de los terrenos necesarios y la dirección e inspección de la obra.

Se trata, insistió Barcones, de una obra necesaria para la ciudad dado que hay momentos en los que la actual instalación de depuración funciona «al límite de la capacidad que tiene establecida». Así que lo que se busca es dar respuesta a los límites normativos fijados en esta materia por la UE.

Pero también se va a aprovechar para construir aquellas infraestructuras de saneamiento necesarias para eliminar algunos vertidos incontrolados. Apartado en el que apuntó la creación de tanques de tormenta, tanto en el corredor del Ebro como en el del Bayas. «Al menos en aquellas estaciones de bombeo cuya capacidad esté limitada», detalló.

La actuación prevista también contempla realizar el colector de conexión a la EDAR desde la urbanización El Lago, el Poblado de Los Ángeles, Bayas y Arce. «Esta infraestructura incluirá la construcción de los colectores de gravedad de unos 770 metros de longitud y estaciones de bombeo e impulso hasta la depuradora actual. Estamos hablando de 1.600 metros». Además se habilitarán dos más para conectar los vertidos que se puedan generar en la zona industrial de la antigua papelera.

La previsión pasa por ampliar un 40% la actual capacidad de tratamiento de agua de la instalación. Porcentaje que equivale a pasar de 11.850 metros cúbicos al día, a 19.000; empleando para ello la opción técnica de digestión anaerobia, conforme a las preferencias de los técnicos municipales. Una fórmula que, explicó la delegada regional, «consiste en la degradación de la materia orgánica en ausencia de oxígeno y por medio de la acción de determinados microorganismos».

Entre los motivos que han llevado al Ayuntamiento a decantarse por este modelo se plantean «la posibilidad de aprovechar el biogás, mediante cogeneración, para el autoconsumo eléctrico de la depuradora; al tiempo que se reducirá el impacto ambiental con menos kilovatios consumidos y una menor emisión de carbono a la atmósfera».

El proyecto de ampliación incluye la construcción de 4 decantadores primarios y uno secundario, con los que completar los dos ya existentes; además de un edificio de fangos, un espesador, dos digestores y un silo de fangos deshidratados.

También se contempla la realización de mejoras en la red de saneamiento existentes dado de que la ampliación de los caudales de entrada a la EDAR para depurar hacen necesario también aumentar la capacidad de las 4 estaciones de bombeo de la red, las de Aquende, Allende, Bayas y Anduva, así como el depósito laminador de ésta última.

 

Fotos

Vídeos