El polideportivo pierde «1,7 socios al día» y total de abonados cae a los 5.348

La cubierta de las pistas de tenis fue una de las últimas inversiones en el polideportivo, pero los usuarios se quejan de las goteras./A. G.
La cubierta de las pistas de tenis fue una de las últimas inversiones en el polideportivo, pero los usuarios se quejan de las goteras. / A. G.

IU reclama que se convoque una comisión informativa de Deportes en la buscar medidas que frenen la merma de usuarios e ingresos

CRISTINA ORTIZ

Los mirandeses dan la espalda al polideportivo. Cada vez son menos los ciudadanos que tienen en esas instalaciones un referente al que acudir a practicar ejercicio físico, a tenor de la evolución de las bajas registradas en la presente legislatura. Y es que en los últimos tres años y medio se han perdido 2.479 carnés, lo que marca una caída del 31,6% y supone que se borran 1,7 socios al día.

Datos que puso sobre la mesa Izquierda Unida para quien la situación es ya insostenible, tanto por la merma de usuarios como por el incremento del dinero que las arcas municipales tienen que destinar al mantenimiento de un servicio «caduco, antiguo y de poca calidad». En 2017 fueron 1.675.000 euros, unos 200.000 más que un año antes y 150.000 más que en 2015. Y es que unos menores ingresos obligan a hacer un mayor esfuerzo económico al Ayuntamiento para el mantenimiento.

Tanto la gestión económica como de uso son «horrorosos» para el concejal de IU, Guillermo Ubieto, que justificó su afirmación apoyándose en los números. En los más recientes y en los que permiten tomar perspectiva y ver la negativa evolución de los últimos ejercicios. Las cifras actualizadas a 21 de octubre muestran una pérdida de 314 socios respecto a la misma fecha del año anterior, lo que sitúa el total actual en 5.348.

Una reducción muy importante si se tiene en cuenta que supone acentuar una situación ya negativa. Y es que si en la legislatura anterior, entre 2011 y 2015, cuando la ciudad estaba atada a un plan de ajuste, se dieron de baja 559 personas; en la actual, ya lo han hecho 2.469. En la pasada el cómputo de carnés se redujo un 7% y en esta, un 31,6%. «Uno de cada tres socios ha dejado de serlo. Hemos pasado de 7.525 a 5.348», incidió Ubieto, para quien las cifras «son alarmantes».

Lo son por la caída de usuarios y también por el aumento de los gastos que de ello se deriva para el Ayuntamiento. El grado de cobertura ha caído diez puntos. Si antes, en 2014, con los ingresos que la arcas municipales percibían por los carnés se cubrían el 29% de los gastos que generaba el polideportivo, ahora solo puede costear el 19%. «Es una pérdida terrible ante la que nada se ha hecho desde el equipo de Gobierno».

Y aunque desde IU siguen sosteniendo que los servicios no tienen por qué ser sostenibles y rentables en términos económicos, si lo son en el plano social porque atienden necesidades básicas; cuando esta última premisa no se cumple sí que entienden que hay que medir su viabilidad financiera. «Tenemos que ser eficientes y austeros en el uso de los recursos públicos», recalcó.

¿Cómo? Adaptando las instalaciones deportivas municipales a los hábitos deportivos actuales, que no son los de hace 30 años; máxime cuando consideran que los servicios que sí se ofrecen «son de una calidad muy baja, porque las infraestructuras están muy deterioradas y se ha invertido poco, estamos hablando de una gestión muy mala».

De ahí que Ubieto inste al equipo de Gobierno a convocar una comisión informativa de Deportes monográfica sobre el polideportivo, en la que participen todos los grupos políticos, pero también los técnicos municipales y representantes de los clubes deportivos de la ciudad, porque «entendemos que se va a hacer inviable su gestión».

Al menos la pública. IU teme que la pérdida de cobertura sirva de excusa para allanar el camino a la gestión privada de la instalación. Por todo ello reclaman al concejal de Deportes que «rinda cuentas de su gestión». No entienden que «siempre tenga que ser la oposición la que ponga los datos sobre la mesa y los graves problemas que tiene la instalación más importante de ese área».

Deficiencias del servicio que temen que se agraven cuando se ponga en marcha la nueva piscina cubierta. Un proyecto sobre el que volvieron a reclamar la elaboración de un estudio de costes. «El aumento del gasto con esta instalación puede herir de muerte la viabilidad del polideportivo», concluyó.

 

Fotos

Vídeos