Orgullosos herederos de la tradición sanjuanera

Parte de la historia. De Gracia, Tricio, Aguirrebeña, Sadornil, Urbina y Pobes, posaron en el monumento a los Sanjuaneros. /A. G.
Parte de la historia. De Gracia, Tricio, Aguirrebeña, Sadornil, Urbina y Pobes, posaron en el monumento a los Sanjuaneros. / A. G.

El presidente de la Cofradía, Álvaro de Gracia, arropado por cinco de sus predecesores en el cargo, da la salida a la fiesta del centenario

CRISTINA ORTIZ

Nocturno, más coral que nunca, después del reparto de pañuelos y de disfrutar del pinchopote sanjuanero, pero con la 'afición' igual de entregada; al ritmo de los ripios de Benito Pobes arrancó en el balcón del Ayuntamiento el pregón del centenario de la Cofradía de San Juan del Monte. Un ermitaño al que Miranda entera rendirá pleitesía durante los próximos días.

Y es que, entre otros muchos méritos, suyo es, tal y como destacó Pobes, el primero de los expresidentes que tomó la palabra, el de conseguir que «se os ilumine el semblante» ya sea «en esta plaza repleta, o donde estéis en el planeta»; porque San Juan es «lo que está en nuestro sentir», que no es otra cosa que «fiesta en una unión y hermandad/ Y alegría compartida/ Con respeto e igualdad».

Al sentir apeló también Luis Tricio, poniendo el acento en cómo los actuales sanjuaneros deben sentir «el orgullo de ser los herederos y continuadores de esta tradición» que hace un siglo un grupo de 22 amigos se propuso salvar del olvido y lo consiguió. ¡Ybien si lo hicieron!. Contando, sin duda para ello, con la aceptación de la población. «Miranda y sus gentes no fallaron en su cometido y el espíritu sanjuanero rebrotó con vigor».

Así en 1920 se editó el primer programa de fiestas, en 1923 se creó el himno, en 1927 llegó la zarzuela y las primeras blusas... «San Juan renació para quedarse y nosotros no vamos a fallar a nuestra cita con nuestro santo verdadero, porque él se negó a desaparecer del corazón de las gentes de Miranda», zanjó.

Gentes, destacó Susana Sadornil, agrupadas en «cuadrillas», que no peñas, «en recuerdo de las cuatro que existieron históricamente en la primitiva villa mirandesa: Santa María, San Juan, Mercado Viejo y San Nicolás. Si aquellas cuadrillas eran las que se encargaban de organizar la antigua romería, hoy son la sangre que bombea y hace latir el corazón sanjuanero».

Y cada vez con más intensidad porque si en 1969 eran 17 las que había, ahora superan las 70. Grupos en los que conviven, recordó, personas de todas las edades y en los que hombres y mujeres gozan de los mismos derechos, algo que no siempre fue así, por lo que agradeció a La Alegría y Las Rebeldes su papel de « auténticas protagonistas en esa hazaña por romper incomprensibles barreras».

Una evolución llena de hitos temporales que han hecho creer y evolucionar una fiesta que nunca ha perdido su carácter popular, pero sin olvidarse de innovar para mantenerse fresca y adaptarse a los tiempos. Así, recordó Vitín Aguirrebeña, surgió la idea del desfile de cuadrillas en 1953, de la mano de Domingo Martín 'Chomin'; la 'locura' para algunos de alargar la fiesta a San Juanín, algo que no fue oficial hasta 1981, en época de Cherry.

Unos años antes, en 1969, con Jaime Ruiz Bilbao en la Cofradía se creó el Festival de la Canción del Blusa; y en 1977, con Jesús Ruiz Valderrama de presidente y a iniciativa de Cherry se instauró el Bombazo. ¿Alguien se imagina hoy una fiesta sin ¡eeese Bombo!? Ni siquiera los chiquis, que protagonizan el Bombazo Infantil desde 2003.

Si en los años 20 del siglo pasado el programa hablaba de 'alegres dianas' y 'baile público', ahora «la oferta de actos se extiende por una gran parte de la ciudad, diversifica propuestas, intenta atraer a público de toda edad y condición, respeta la tradición y ha ido sumando con el paso de los años propuestas», incidió Aguirrebeña.

Pero sin abandonar el monte, en el que centró la atención José Ramón Urbina. Un espacio que ha ido experimentando numerosos cambios;aunque quizá los más llamativos procedan de 2006 cuando se remodelaron las casetas y se firmaron los documentos para la declaración de zona natural de esparcimiento para ese paraje. Qué menos para «el pulmón de Miranda y corazón de los sanjuaneros». Entre ellos quiso destacar la labor de los que integran Los del Santo y que todos los años sorprenden con alguna intervención.

Hasta la gruta 'viajo' Álvaro de Gracia para reencontrarse con quienes el 20 de mayo de 2018 fundaron la Cofradía. Lo hizo para contar a Gregorio Ruiz de Loizaga que el lunes se sigue subiendo al monte; a Julio Ortiz de Zárate que se mantiene la devoción al Santo; a Sixto Erquiaga la importancia de la música; a Tomas Echeguren que las cuentas no cuadran, porque cuando ellos empezaron «eran 22 y que ahora ya somos casi 11.000;y que las 92 pesetas, miles de euros», pero también que si la fiesta es lo que es se debe a la colaboración de todos. Y por último a Eugenio Ramos, primer presidente, que hoy las fiestas «están en el primer plano del país». Ahora lo que queda, concluyó, es «continuar en ese camino. Que los cien años de la Cofradía sean solo el principio».