TCM moverá su primer tren con mercancía «esta semana o la próxima»

Vista general de los trabajos en la Terminal de Contenedores Miranda./ AVELINO GÓMEZ
Vista general de los trabajos en la Terminal de Contenedores Miranda. / AVELINO GÓMEZ

La empresa está a la espera de que Adif autorice el 'surco' para el convoy

Cristina Ortiz
CRISTINA ORTIZ

La Terminal de Contenedores Miranda (TCM), impulsada por JSV, ya ha movido los primeros trenes. Lo ha hecho en pruebas, para comprobar que todo el nuevo tramo de vías, y sus instalaciones, está en perfectas condiciones. Éste es el paso previo al inicio de una actividad logística pendiente ya únicamente de que ADIF (Administrador de Infraestructura Ferroviaria) autorice el surco necesario para unir Miranda con Barcelona, es decir, las vías que la empresa va a poder utilizar durante un tiempo determinado para que sus trenes cubran la distancia que separa la ciudad del puerto catalán al Mediterráneo.

Los primeros movimientos se realizaron «el pasado viernes y todo fue bien. No hubo ningún problema», reconoció el gerente de TCM, Carlos Soleto, que confía en poder gestionar el primer tren o «esta semana o la próxima». Todo dependerá de cuándo llegue la confirmación de la capacidad de infraestructura concedida a la empresa para «meter el tren. En cuanto esté comenzaremos a operar», recalcó.

Es lo único que tienen pendiente, después de comprobar que una composición de ocho vagones «con eje fijo» circuló sin problema entre las inmediaciones de la planta química Polynt Composites Spain (más conocida como Reposa) y sus instalaciones en terrenos de la antigua papelera. «Probamos la curvatura, el empuje, las puntas de entrada y de bloqueo de la vía y todo funciona a las mil maravillas», explicó.

Así que en cuanto reciban luz verde de ADIF iniciarán un circulación que va a tener, al principio, un movimiento semanal. Los trenes llegarán a Miranda los martes, desde donde partirán los jueves con destino a Barcelona, en un viaje que durará «unas ochos horas» y en el que la composición irá variando en función de las necesidades y las demandas de los clientes; a los que, de cara a «septiembre u octubre» confían en poderles ofertar dos recorridos a la semana en cada sentido para multicargas que viajarán en contenedores.

El contenido de cada uno de ellos variará en función de los clientes y también lo hará el tamaño de cada convoy, dependiendo del peso de las mercancías a transportar. En principio, «lo normal es que cada uno mueva mil toneladas, con unos 24 o 26 vagones. Pero es algo que no está del todo definido, va a depender del mercado. En cuanto tengamos el 'surco' sabremos qué cargas y contenedores van a ir», explicó Soleto.

Instalaciones y servicios

También la pasada semana se concluyó el asfaltado de la playa de vías. Una operación que estaba previsto termina con anterioridad pero que se ha acabado demorando por las lluvias que han acompañado toda la primavera y que siguen presentes en verano. «Las condiciones meteorológicas nos han retrasado», reconoció Soleto.

Y es que los planes iniciales de la empresa pasaban por empezar a operar de manera efectiva con trenes desde Miranda en mayo. «Cuando hay mucha lluvia, el terreno para hacer obra pública, como es la nuestra, no es el más adecuado. Hay que esperar a que se oree». Así que aunque la vía estaba en plazo, no los trabajos diseñados para la explanada de contenedores. «Ahí iban unos drenajes, por debajo de unas capas de aglomerado y, sobre ellas, el asfalto. Todo eso había que hacerlo en unas condiciones muy específicas, para que después no se hunda», valoró.

Hay que tener en cuenta los pesos que pueden llegar a tener las cargas de los contenedores y también la maquinaria. De momento, sobre el terreno se han instalado tres grúas que moverán esos depósitos y otros dos vehículos que ayudarán a poner en el interior de esas cajas metálicas las distintas mercancías que se vayan a transportar. Para realizar la operativa cuentan con un equipo de 3 personas que lleva tiempo formándose en la operativa de la empresa en otros sitios y que ya está en la sede de Miranda.

Su número irá variando en función de la demanda de los distintos servicios, porque además de transporte se va a ofrecer reparación de contenedores, «algo muy demandado», parking para camiones, pesaje... «Va a ser una oferta integral».

TCM ya lo tiene todo listo para conectar Miranda con Barcelona, un puerto elegido para dar una respuesta adecuada a flujos de mercancías que ahora están yendo a Bilbao de manera forzada cuando, realmente, su salida es hacia el este. En este momento, desde las instalaciones portuarias bilbaínas están viajando a Rotterdam, donde conforman un barco más grande con destino a China o India, por ejemplo. Para evitar «toda esa vuelta», la nueva empresa logística plantea salir directamente al Mediterráneo y ahorrarse «casi 15 días. Esa es la ventaja que estamos ofreciendo: el tiempo de tránsito». Además de un ahorro en el coste.

El primer viaje a Barcelona implicará hacer realidad un proyecto largamente demandado en Miranda: contar con una plataforma logística. Una infraestructura que dará servicio a todos los polígonos industriales, incluido el de Ircio, donde se ha descartado llevar un ramal ferroviario.

La opción más plausible para TCM, de cara a tener que dar respuesta a las necesidades de carga de las industrias ubicadas en ese parque empresarial, pasa por crear «una pequeña playa de contenedores allí, de unos 50.000 o 60.000 metros cuadrados», desde donde se movería la mercancía en contenedores con camiones lanzaderas hasta sus instalaciones junto a la carretera de Logroño. «Es lo más rápido y lo más económico. Las maniobras con trenes siempre son más complejas», concluyó.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos