Miranda se dota de presupuesto en un pleno en el que los grupos hacen balance de legislatura

La sesión plenaria se prolongó por espacio de más de cuatro horas. /A. G.
La sesión plenaria se prolongó por espacio de más de cuatro horas. / A. G.

Los cálculos sobre los niveles de ejecución de las inversiones volvieron a situarse en el centro de las divergencias

CRISTINA ORTIZ

No hubo sorpresas y, tal y como estaba previsto, el pleno dio luz verde al presupuesto para 2019. Unas cuentas que elevan la previsión de ingresos y gastos a 40,6 millones (2,5 más que en 2018 ) y que salieron adelante con el apoyo del PSOEy de Miranda Puede y el voto en contra de PP, IU y Ganemos, en una sesión en la que más allá de las consideraciones a las partidas incluidas en el documento, los grupos tuvieron muy presente la cercanía de las elecciones y centraron buena parte de sus intervenciones en repasar la legislatura.

Esencialmente, haciendo balance de lo que, en contraposición al equipo de Gobierno, consideran un pobre balance en lo que a inversiones y realización de proyectos se refiere en un Ayuntamiento para el que el portavoz del Ganemos, José Ignacio Redondo, pidió que «se mejore la gestión y el presupuesto sea más eficaz que el año pasado».

Visión no compartida por la portavoz del PSOE, Laura Torres que defendió unas cuentas centradas en lo social, el empleo y la industria, y en las inversiones. Cifras que conforman, en su conjunto, un documento «realista, ajustado y que continúa con lo establecido para cumplir con lo que necesita Miranda y con nuestro programa electoral».

Para nada con el de Ganemos, por lo que Redondo lamentó que no se haya tenido en cuenta ninguna de las propuestas que su grupo puso sobre la mesa, como la posibilidad de reducir impuestos urbanos que afectan a viviendas habituales y al pequeño comercio o reducir las tasas deportivas.

Un listado de iniciativas y no un único proyecto como le ha valido a Miranda Puede para cerrar un acuerdo de apoyo a las cuentas con el equipo de Gobierno. «Han negociado a la baja y eso va a crear escuela», reprochó; lamentando que además eso haya servido para «impedir que otras fuerzas políticas llegaran a un acuerdo más ambicioso».

La respuesta de Esperanza Muñoz, concejala de Miranda Puede no se hizo esperar, asegurando que su formación se siente «muy orgullosa» de su trabajo» y de haber apostado por «negociar y llegar a acuerdos» a lo largo de la legislatura, dejando claro que nunca han sido partícipes «de zancadillear al resto».

Pero Guillermo Ubieto, portavoz de IU, no dudó en dedicar parte de su intervención a repasar frases textuales de la intervención en 2018 de la responsable de Miranda Puede en la que se criticaban los incumplimientos de las inversiones por parte del equipo de Gobierno y la imposibilidad de llegar de nuevo a acuerdos por ese motivo. Situación que comparó con la actual, en la que han dado su apoyo a cambio de un único proyecto: la perrera.

Pero de manera especial llamó la atención sobre lo que considera una mala tendencia a lo largo de una legislatura en la que se ha apostado por las inversiones en turismo, en lugar de en industria y comercio. En ese sentido destacó que a ese primer capítulo se ha destinado algo más de 1,1 millón, frente a los menos de 300.000 de industria, «que genera empleo con mejores condiciones laborales», y los 152.000 de comercio.

También llamó la atención sobre los diferentes niveles de ejecución del presupuesto en cada uno de los apartados, dado que nada tiene que ver, según sus cálculos, el 93% al que se ha llegado en comercio con el 38% de industria y el 60% de comercio.

Una tendencia que, en su opinión, se va a acentuar con el documento aprobado ayer y en el que se apuesta por elevar un 26% la partida de festejos. Más que en industria. «Estos son unos presupuestos de pan y circo»; además de «antisociales», por carecer de una política social progresiva; «antifeministas», por no contemplar partidas con las que hacer frente a los retos en deficiencias de igualdad, así como «electoralistas y oportunistas porque no atienden a las necesidades de esta ciudad».

En lo que Jorge Castro, presidente comarcal del PP, como el documento más importante del año para un Ayuntamiento echó en falta un texto con mayor «interés», frente a uno con una memoria «vaga, llena de generalidades, que evidencian la falta de ideas y de ambición». No olvidó tampoco poner de manifiesto los fracasos a la hora de sacar adelante los pliegos de los distintos servicios municipales que se encuentran prorrogados y de cumplir con las inversiones estipuladas.

«Llevo años oyendo hablar de las rehabilitación de viviendas sociales apuntó»; para concluir que, en la opinión de su partido, en esta legislatura que está a punto de concluir «ha fracasado como alcaldesa y como equipo de Gobierno», zanjó.