Miranda alcanza en tres años al centenar de empresas con proyectos en suelo industrial

SEUR, además de adquirir suelo en Ircio, ha apostado también por parte de las instalaciones de la antigua Rottneros. /A. G.
SEUR, además de adquirir suelo en Ircio, ha apostado también por parte de las instalaciones de la antigua Rottneros. / A. G.

Las 74 que ya han dado a conocer sus iniciativas tienen potencial para 1.200 puestos

CRISTINA ORTIZ

El sector de la calderería industrial apuesta por la ciudad para ampliar su actividad. A la compra de las instalaciones de MAC por Mafelca anunciada esta misma semana, se suma ahora una nueva sociedad denominada MMC (Miranda Metallic Constructions), constituida por profesionales con experiencia en el sector y que ha decidido buscar el apoyo de Miranda Empresas en la búsqueda de personal con el que dar continuidad a su «proceso de expansión y crecimiento» para el que dispone de unos 8.000 metros de suelo, con unos 6.000 construidos.

Pero más allá de lo que pueda suponer una nueva actividad en la ciudad –la empresa no ha querido hacer públicos más datos sobre la misma, más allá de la demanda de personal–, este anuncio supone llegar a la cifra de 100 nuevas actividades empresariales asentadas en suelo industrial mirandés en el último trienio, de las cuales ya se conocen más del 70%.

Concretamente, están identificadas 74, proyectos que suman unos 420.000 metros cuadrados en lo que a ocupación de suelo se refiere en los distintos polígonos de la ciudad y que, más importante, tienen un potencial de generación de empleo de 1.200 puestos de trabajo. Un apartado en el que, por volumen, destacan tanto SEUR, que prevé disponer de una plantilla de 150 personas, o Aciturri, con un proyecto en Ircio con unas 200.

Pero a estas dos firmas tractoras dentro de su sector (logística y aeronáutica), hay que sumar muchas más a las que el gerente de Miranda Empresas, Roberto Martínez de Salinas, entiende que debemos darles la importancia que merecen, por lo que implican de cohesión. En el listado figuran muchas Micropymes, empresas de 10 trabajadores o menos, pero que juntas tienen un peso importante en lo que a generación de empleo se refiere. «Si tenemos 10 con 10 personas cada una ya son 100 empleos. En este caso, si cierra una se pierden solo 10 empleos, mientras que si tenemos una de 100 y cierra, desaparecen todos», apuntó a modo de ejemplo.

Evidentemente, eso no significa que no se apueste por las grandes, «SEUR es un notición, al igual que Aciturri Aeroengines», pero «no hay que infravalorar las pequeñas porque cohesionan, dan estabilidad. Es muy importante tener muchas empresas pequeñas, que complementen las industriales grandes que, lógicamente, van a ser unas pocas».

Igual de destacable entiende Martínez de Salinas que es la heterogeneidad de las actividades que en los últimos tres años han decidido apostar por Miranda. «Hay muchos sectores y eso es fruto de la propia inercia industrial de la ciudad, que en el último trienio además ha recuperado pulso». Evidentemente, también reconoce que, en estos momentos, «la logística está tirando por el mayor número de implantaciones;pero una sola del sector aeronáutico tira de toda la ciudad».

Aunque si se repasa el listado de las 74 cerradas la variedad es muy grande. Las hay tecnológicas, como beBee, de bienes de equipo, del metal, de mecanizado... Y, precisamente, que haya muchos sectores representados, puede generar «un efecto llamada» para que otras empresas se interesen por asentarse en Miranda para nuevos proyectos o para seguir creciendo, ya que pueden encontrar servicios complementarios que pueden necesitar.

A eso hay que añadir otro elemento que se considera clave, como es el hecho de que en caso de producirse una crisis sectorial no se cae todo el modelo industrial de la ciudad.