Mafelca adquiere las instalaciones de MAC, que retomarán su actividad como calderería

Las antiguas instalaciones de MAC tiene 9.000 metros cuadrados de nave. /A. G.
Las antiguas instalaciones de MAC tiene 9.000 metros cuadrados de nave. / A. G.

La de la empresa con sede en Bayas no fue la única oferta que llegó al administrador concursal, pero sí la única de una firma de la ciudad

CRISTINA ORTIZ

La empresa de calderería y montajes Mafelca ha adquirido el terreno y la nave de MAC Thermal & Process Industries en la carretera de Bilbao. Instalaciones cerradas meses atrás después de que los impagos de Abengoa las acabaran abocando al cierre. Pero volverán a reabrir sus puertas y a recobrar la actividad productiva, la misma que venía realizando, de la mano de otra firma mirandesa dedicada también a la calderería y a las estructuras industriales desde su actual sede del polígono de Bayas.

Cerrar la operación no ha sido fácil, ya que al estar en proceso concursal la empresa, la oferta de compra presentada por Mafelca ha necesitado del visto bueno del administrador concursal, del juez y de los acreedores. Partes todos ellos en este caso y que tenían sobre la mesa «varias ofertas» –no se ha dado a conocer el número exacto– para comprar las instalaciones.

Eso sí, no había ninguna más presentada por una firma mirandesa y tampoco de otra calderería, tal y como reconocieron desde Miranda Empresas, que valoran positivamente que finalmente la balanza se acabara decantando a favor de Mafelca, por lo que representa de ampliación de instalaciones para esa industria, como por el hecho de que se puedan recuperar empleos en las mismas especialidades que se perdieron con el cierre.

La firma de la operación de manera ya oficial días atrás, que se ha hecho en un plazo de tiempo mucho más corto que el desembarco de JSVen terrenos de Rottneros, que «costó muchísimo más»; permitirá a Mafelca «acometer nuevos proyectos y satisfacer la demanda creciente de sus clientes, en unas nuevas instalaciones que permitirán la expansión de la empresa», avanzó Roberto Martínez de Salinas, gerente de Miranda Empresas.

Lo hará aprovechamiento una ubicación estratégica, en la vía directa de conexión de la A-1 con la N-1, una vez adquirida una parcela de 17.000 metros cuadrados, sobre los que se levanta una nave de 9.000. «Aquí era cuestión de que entrara la oferta más adecuada para dar continuidad a la nave de MAC y Mafelca, que tiene un proyecto muy interesante para esas instalaciones, quiso presentar oferta para hacerse con ellas. Desde que tuvimos conocimiento de ello es una operación que se ha apoyado al cien por cien. Era la mejor opción posible, la más interesante, y había que trabajar para que se hiciera realidad. Hay que agradecer su apuesta por invertir en Miranda», incidió.

El dimensionado del proyecto empresarial irá generando nuevos empleos en cifras a determinar en base al desarrollo empresarial asociado a la actividad, pero en una primera fase ya se requiere la incorporación de diferentes perfiles, como ingenieros industriales mecánicos, caldereros y soldadores.

«En función de los proyectos que vayan generando como consecuencia de la capacidad que tienen en las nueva sede se irán generando más empleos», que se sumarán a las alrededor de 40 personas que ahora figuran en la plantilla.

En estos momentos Mafelca desarrolla su actividad en una parcela de la calle Bardauri del polígono de Bayas, donde dispone de una superficie cubierta de 1.800 metros cuadrados, lo que la compra de las instalaciones de MAC supone multiplicar por cuatro el espacio construido. Las nuevas dependencias son «muy grandes y dan mucho juego» a la hora de que «una empresa en crecimiento» pueda abordar nuevos proyectos.

La adquisición de MAC por parte de Mafelca supone «un paso más en la regeneración industrial» de Miranda, que «en determinados casos ha conllevado connotaciones realmente simbólicas, habiendo supuesto incluso muchos años de espera hasta las reconversiones acometidas en el último trienio». Esa sería la situación de Rottneros y Silvipack, ocupadas ahora en parte por la Terminal de Contenedores Miranda (TCM)y por la aduana de SEUR.