La Ludoteca se ha visto desbordada por las solicitudes en los talleres de Semana Santa

Son pocas, pero aún quedan plazas en la ludoteca para el nuevo trimestre y pueden hacerse las inscripciones./Avelino Gómez
Son pocas, pero aún quedan plazas en la ludoteca para el nuevo trimestre y pueden hacerse las inscripciones. / Avelino Gómez

En todas las actividades para escolares de 3 a 5 años fue preciso sortear la 25 plazas

MARÍA ÁNGELES CRESPO

Los días en los que padres e hijos coinciden de vacaciones no son especialmente problemáticos para la conciliación, pero a nadie se le escapa que los escolares dispones de más jornadas de ocio que sus padres, así que en espacios municipales como la ludoteca se programan actividades específicas y gratuitas para los pequeños en esas jornadas. Este año los días en los que los mirandeses de entre 3 y 12 años han podido acudir al espacio de la calle Comuneros ha sido cuatro, concretamente el viernes 12 de abril, así como los días 15, 16 y 17; y son los datos de solicitud de plazas los que avalan la afirmación de que se precisa de estas propuestas de tiempo libre.

En los talleres, como es habitual, se habilitan cincuenta plazas por día, 25 para los niños y niñas de entre 3 y 5 años, y otras tantas para los que tienen entre los 6 y los 12, y ha sido este año uno en los que la demanda se ha disparado, hasta el punto de tener que dejar en la reserva a noventa y seis de los solicitantes del tramo de menor edad. Entre los mayores no ha habido que decir a ninguno de los solicitantes que debía permanecer en la lista de espera.

El total de peticiones que se registraron para los días de vacaciones ascendió hasta las 284; muy por encima de la oferta. El día más demandado y por lo tanto jornada en la que la lista de reserva se disparó más fue el martes 16 de abril; jornada en la que la actividad planificada era la elaboración de una zanahoria sorpresa. Para la ocasión solicitaron plaza 25 usuarios del tramo de mayor edad y 62 escolares de entre 3 y 5 años para las 25 plazas de cada uno de los talleres.

No muy lejos estuvieron las cifras de los peticionarios para aprender a elaborar jabones el lunes 15 de abril. Ese día pudieron disfrutar con la actividad 22 chavales de entre 6 y 12 años mientras que en la lista de espera para el taller de los más pequeños se quedaron 27 ya que pidieron plaza 52.

Diez menos fueron los que tenían la intención de haber participado en el taller en el que la actividad central era la elaboración de un bollito preñado, que se desarrolló en la jornada en la que se puso el punto y final a las actividades de las vacaciones de semana Santa. Fue ese taller el que presentó una menor demanda en el grupo de los usuarios mayores; en su caso, acudieron 20.

Ya en el primero, el del día 12 de abril, se percibió que las peticiones de asistencia eran superiores a las plazas que podían ofertarse. Se apuntaron para el taller de elaboración de un conejo lanudo 40 niños y niñas de entre 3 y 6 años, así que quedaron en lista de espera 15. Entre los mayores no hubo problemas ya que las inscripciones fueron 20.

Teniendo en cuenta las cifras que se han manejado a lo largo de estos días festivos, con una demanda muy superior a las posibilidades de atención a los usuarios, habrá que ver si para períodos vacacionales cortos similares, léase Semana Santa o Navidad, hay que plantear otras fórmulas para poder atender las peticiones de plazas.

Sin duda los datos dejan claro que la ludoteca es un espacio en el que los mirandeses más pequeños se encuentran a gusto cuando dejan aparcadas las tareas escolares.

En estos momento el número de socios activos de este servicio municipal es de 1.209; una cifra que se ha visto incrementada con quince nuevos socios desde que se abriera el plazo para las inscripciones del trimestre que arrancará el próximo miércoles, 24 de abril, y que concluirá el día 15 de junio.

Para este tercer trimestre se dispone de 90 plazas y ya se han cubierto todas las de las tardes de los miércoles. Son pocas, pero aún quedan algunas para el resto de días de la semana.

Por lo que respecta a las cuotas que deben abonar los usuarios en los períodos lectivos, son de 20 euros por trimestre para quienes acudan un día y de 30 para los que opten por asistir a la ludoteca durante dos jornadas. Las actividades se desarrollan todos los días, excepto los sábados, por la tarde, durante una hora y media.

La mañana de los jueves también está reservada, pero en este caso para que acudan los centros escolares; una fórmula que, se ha constatado, sirve para que muchos de los que acuden con sus compañeros de clase acaben convirtiéndose en socios de la ludoteca.

Pleno en vacaciones

Si para los más pequeños desde el Ayuntamiento la oferta de ocio que se plantea se desarrolla en la ludoteca, los adolescentes disponen de otro espacio municipal en el que emplear el tiempo que les queda libre mientras están de vacaciones, y ese no es otro que el Centro Joven, al que pueden acudir todos los que tienen entre los 12 y los 17 años, los que cumplen esa edad, en el año. Medida que se estipuló no hace demasiado tiempo pensando principalmente en los potenciales usuarios más jóvenes. «Algunos cumplen los años en los últimos meses y si no se les permitiera la entrada hasta que tuvieran la edad establecida no podrían venir con sus amigos de clase que celebran antes su cumpleaños», recuerdan desde la concejalía. Fue una petición efectuada por muchos y acabó admiténdose la fórmula.

En cualquier caso los chicos y chicas en esa franja de edad , que pueden acudir durante todo el año al Centro Joven, no han perdido la oportunidad de ir a pasar las tardes de en el lugar desde el momento en el que les dieron las vacaciones.

La campaña de Semana Santa se inició para ellos, con actividades específicas para estos días el mismo día en el que dejaron aparcadas las tareas escolares, concretamente el 11 de abril. Y podrán participar de las propuestas que se les haga hasta el lunes 22. En estas vacaciones las únicas jornadas sin actividad serán precisamente la de hoy, Viernes Santo, y la del martes 23 de Abril, Día de la Comunidad. Todos los demás días pueden acudir en un horario más amplio del habitual, entre las cinco de la tarde y las diez de la noche.

Para esta Semana Santa la propuesta que se ha hecho a los jóvenes es la de la elaboración de una caja de los sentidos. El contenedor se irá llenando a medida que avances los días con los elementos que se elaboren en los talleres, tales como una pelota squishy, un ambientador para armarios, etiquetas adhesivas, campanillas de cascabeles y flores de gominolas.

Los monitores del centro apuntan que, una vez más, la afluencia de usuarios está siendo la habitual, con una media de más de cincuenta durante todas las jornadas. Chicos y chicas algunos socios desde hace tiempo y otros que aprovechan precisamente estas jornadas para hacer la petición para inscribirse. Todos los días hay altas nuevas, así que no es fácil ofrecer datos exactos, pero ya se ha tramitado el carné 1.250.

Es el número de los jóvenes mirandeses que desde el 14 de mayo de 2011 –fecha en el que en Centro Joven abrió sus puertas–, lo han tramitado. No significa eso que en estos momentos los usuarios actuales sean tanto ya que muchos han dejado de serlo al cumplir la edad máxima. En cualquier caso las estimaciones que barajan quienes están día a día con ellos apuntan a la existencia en estos momentos de unos 200 socios activos.

Por lo que respecta al actual trimestre las actividades que se realizarán hasta el próximo junio se enmarcan bajo el lema 'Los colores del arco iris'. Lo completan participando en actividades que les permiten, al final, disfrutar de premios. El que tendrán al acabar la campaña de Semana Santa será una merienda fin de vacaciones; está prevista para el próximo domingo, día 21.