Liquidan las cuentas de Las Californias 18 años después del plan parcial

La licencia solicitada a mediados de 2012 por Burger King quedó en suspenso hasta que se aprobó el definitivo plan de reparcelación. /C. O.
La licencia solicitada a mediados de 2012 por Burger King quedó en suspenso hasta que se aprobó el definitivo plan de reparcelación. / C. O.

La tercera y definitiva reparcelación del polígono se aprobó en 2013 y ahora toca devolver 520.242 euros a propietarios y reclamar 224.652

CRISTINA ORTIZ

Dieciocho años después del inicio del proyecto y tras pasar por tres reparcelaciones diferentes –la última en 2013– el Ayuntamiento acaba de aprobar de manera inicial la liquidación definitiva de las cuentas para financiar las obras del polígono de Las Californias. Una dotación empresarial que se ejecutó con cargo a las cuotas que aportaron los propietarios de suelo en ese entorno y que en su momento llegaron a ser 72.

A ellos, a sus herederos en algunos casos y a nuevos propietarios en otros –una vez que el expediente sea firme y se apruebe de manera definitiva– se les empezará a devolver dinero o se les pedirá lo que les corresponde aportar a mayores. Concretamente, tal y como se puso de manifiesto ayer por la alcaldesa, Aitana Hernando, las cuentas realizadas marcan que se debe abonar a distintos titulares una cuantía que sumada alcanza los 520.242 euros; al tiempo que se reclamará a otro grupo un importe que asciende a 224.652 euros.

El expediente incluye también otra partida, aunque de menor cuantía, concretamente de 107.706 euros, reservada por el Consistorio para llevar a cabo la demolición de un antiguo pabellón existente en una de las parcelas. «Durante toda la tramitación hubo otras naves que se demolieron y por las que se indemnizó a la propiedad», explicó Hernando.

Esta nueva actuación, pendiente desde hace muchos años, no va a suponer ninguna modificación de crédito ni la habilitación de una nueva partida económica porque tal y como apuntó la alcaldesa existe dinero «reservado» para esa actuación, que se llevará a cabo cuando se apruebe la liquidación de manera definitiva.

Ése hecho pondrá punto final a «un expediente muy antiguo» que se remonta casi a dos décadas atrás y que hasta la aprobación final de la reparcelación del suelo –data de marzo de 2013– conllevó dificultades para la implantación o ampliación de empresas en ese espacio.

Los primeros escollos al proyecto surgieron en 2001, cuando una sentencia judicial respecto a una actuación municipal conllevó la obligación de «modificar todos los elementos urbanísticos del proyecto». Por ello, se volvió a elaborar un proyecto de reparcelación que se sometió a aprobación inicial a final de diciembre de 2006. Entonces, tras un periodo de exposición publica, en el que se informó a los propietarios y se resolvieron las alegaciones presentadas, se aprobó definitivamente el documento en marzo de 2007.

Para entonces, el Polígono Industrial de Las Californias ya era un hecho y el Ayuntamiento ya había recepcionado las obras de un sector con unos 506.878 metros cuadrados.

Pero ahí no acabaron los problemas. La propuesta fue impugnada de nuevo en los tribunales y una sentencia emitida en 2012 obligó por tercera vez a rehacer el proceso. Hubo que reproducir de forma íntegra la ordenación detallada del plan parcial en el Plan General. Se tuvieron que poner negro sobre blanco todos los instrumentos urbanísticos que ya existían, porque el polígono estaba urbanizado y contaba con edificaciones en varias parcelas desde hacía años. Pero los recursos sobre la reparcelación sí que afectaron al desarrollo de la actividad en ese entorno antes de la última aprobación en 2013. Concretamente, la multinacional de comida rápida Burger King relegó su proyecto para Miranda y la antigua Calthermic, tuvo que paralizar un plan de ampliación.