La Junta expulsa de la función pública a la docente del Príncipe de baja desde 2013

Instalaciones del Príncipe de España, en el que tiene plaza la profesora expedientada. /A. G.
Instalaciones del Príncipe de España, en el que tiene plaza la profesora expedientada. / A. G.

Carmen Parra, impulsora del colegio privado Montessori School Vitoria, ha recurrido la decisión al TSJ de Castilla y León

CRISTINA ORTIZ

La Junta de Castilla y León ha decidido «expulsar de la función pública» a Carmen Parra, la profesora del colegio Príncipe de España a la que Educación había abierto un expediente disciplinario para investigar sus «reiteradas bajas» y si con su actividad en el centro privado Montessori School de Vitoria «pudiera estar incurriendo en una posible incompatibilidad».

Tras analizar la exhaustiva documentación aportada por los inspectores de la Dirección Provincial de Educación de Burgos, el instructor del caso ha concluido que la docente había cometido «una falta muy grave», de la que se deriva su separación de la función pública.

Pero la medida, de momento, ha quedado en suspenso. No se ha llevado a efecto. Se paralizó en el momento en el que la afectada recurrió la decisión ante el Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León. Y es que desde el primer momento la docente ha venido defendiendo que ella no es la titular del centro Montessori de Vitoria y que, por tanto, no había incurrido «en ninguna incompatibilidad porque no tengo relación contractual con el colegio, ni me beneficio económicamente de esta actividad, que no es otra que la de impulsar el proyecto voluntariamente».

Mientras se espera a la resolución del TSJ de Castilla y León lo que sí ha hecho Educación es «suspender de empleo y sueldo» a Carmen Parra. «Estamos a la espera de la resolución del tribunal», valoraron responsables de la administración regional, que confían en que se confirme su decisión.

De no ser así seguirá su vinculación laboral con el Príncipe de España donde empezó a trabajar en 2005 y al que no ha vuelto desde 2013. Lleva cinco años encadenando periodos de baja con vacaciones y su puesto está cubierto por una interina.

Ni siquiera se llegó a incorporar cuando hace algo más de un año, en abril 2018, el Instituto Nacional de la Seguridad Social resolvió poner fin a la prolongada baja de la impulsora del colegio privado Montessori School Vitoria y exigir su «reincorporación inmediata» a su puesto de trabajo. Pero llegado el 16 de abril, fecha en la que tenía que volver a las aulas, pidió disfrutar de las vacaciones que le correspondían y, a su término, volvió a coger la baja por una causa diferente a las anteriores, según informaron entonces desde la Dirección Provincial de Educación de Burgos.

Y si no ha sentencia antes de septiembre, seguirá formando parte de la plantilla del Príncipe de España en el arranque del curso 2019/2020, ya que su nombre sigue figurando en la relación de profesores asignados a ese colegio para el próximo año.

El centro Montessori School al que se la vincula comenzó su actividad en Vitoria en el curso 2016-2017, pese a no contar con la autorización oficial para ello y no estar homologado, por lo que no podía tener alumnos matriculados para cursar la etapa obligatoria de Primaria. Esta situación, al final el curso en junio de 2018, llevó al Ayuntamiento de la capital alavesa a iniciar un expediente de cierre del centro, pero esa medida no ha impedido que siguiera con su actividad con dos niñas de más de 6 años en un local comercial y en la sede de Montessori Vitoria en la ciudad deportiva Bakh.