Los hoteles de la ciudad alcanzan una ocupación media del 91% en agosto

Los establecimientos han estado completos durante gran parte del periodo estival. /A. G.
Los establecimientos han estado completos durante gran parte del periodo estival. / A. G.

La previsión de la primera quincena de septiembre es positiva gracias a Ebrovisión y a las fiestas, que atraen un perfil de visitante distinto al turista que está de paso

TONI CABALLERO

El nivel de ocupación de los hoteles mirandeses se mantiene en guarismos similares a los registrados el curso pasado. Si en 2018, la media de ocupación de los establecimientos de la ciudad rozó el 95%, en esta ocasión el porcentaje ha descendido ligeramente hasta el 91%, un nivel que se ha reflejado estable tanto en julio como en agosto.

Aunque las camas se han llenado completamente en algunos casos. Por ejemplo, en el Hotel Ciudad de Miranda, donde «tanto en el puente de agosto, como del 31 de julio hasta el 7 de agosto, y también para el inminente festival de Ebrovisión», sus 52 habitaciones y 110 camas han estado, y estarán, completas al 100%. «De hecho, el hotel ha estado prácticamente completo todo el mes, quitando la última semana del pasado mes que siempre hay un pequeño descenso», explica Roque Ramos, director del Ciudad de Miranda.

En este caso específico, trabajan mucho con un perfil de cliente bien definido. «En verano suele venir gente de Europa que aprovecha para hacer una parada en su viaje hacia el sur y, por el contrario, también personas del sur que escogen Miranda como punto de estancia en sus viajes al norte. Al fin y al cabo tenemos muchas ciudades del norte del país a sólo una hora», argumenta Ramos. De ahí que hayan superado el 90% de ocupación a lo largo de julio y agosto.

Pese a que la ocupación media de su hotel se ha mantenido en relación a 2018, el precio medio por habitación ha aumentado ligeramente. Incremento en el precio que también ha reflejado el Hotel Tudanca. «Hemos tenido un 90% de ocupación media en julio y un 96%, en agosto. Quitando los fines de semana, sobretodo los domingos, que cuesta más, hemos estado completos la gran mayoría de días de estos dos meses», apunta Oscar Belloso, el director del hotel.

El perfil del cliente del Tudanca varía sustancialmente respecto al del resto de hoteles mirandeses. «Principalmente es gente de viaje y trabajadores. Nosotros trabajamos con empresas, por lo que son los mismos que vienen el resto del año, pero también ha habido turistas y gente de paso», añade Belloso. De esta manera, las 120 habitaciones del Tudanca han estado completas durante prácticamente la totalidad del periodo estival, tal y como ocurrió en verano de 2018.

Por su parte, el Hotel Vía Norte, situado en el kilómetro 315 de la carretera Madrid-Irún y recientemente adquirido por el Grupo Abades, propietario de 8 establecimientos hoteleros en toda la península (7 en Andalucía), ha alcanzado un 87% de ocupación media este mes en sus 32 habitaciones. En los próximos meses, el espacio pasará a llamarse Abades Vía Norte, y contará con numerosas reformas (en habitaciones y salas comunes) que le hagan presentar una imagen similar al resto de hoteles de la firma. «No podemos comparar con los años anteriores porque sólo llevamos un mes, pero en septiembre tenemos asegurada una media del 50% de ocupación a falta de booking y otros registros», avanza Beatriz Abades, directora del hotel.

Estas dos actividades marcarán la primera quincena de septiembre tanto para la ciudad como para su sector terciario. El perfil del visitante variará a jóvenes festivaleros y personas en busca de disfrutar de la festividad de Altamira. El Hotel Ciudad de Miranda cuenta con un 70% de media de ocupación asegurada gracias a este arreón inicial, que completará el establecimiento, así como también ocurrirá en el Vía Norte y el Tudanca, sobretodo durante Ebrovisión, el mayor reclamo anual.