La funerario San José adquiere nuevos terrenos para poder instalar hornos crematorios

La instalación se abrió en agosto./Avelino Gómez
La instalación se abrió en agosto. / Avelino Gómez

La empresa tiene ya preparado el proyecto y «en breve» será presentado en el Ayuntamiento

M. A. C.

El pasado mes de agosto entro en servicio el tanatorio de la funeraria San José, situado en la calle Guadalquivir de polígono industrial de Bayas. Lo hizo después de un largo período de polémica pero «todo eso ya se ha superado», apunta el responsable de la empresa, Víctor Martínez.

Ya en sus comienzos en los planes de la empresa se planteaba que en las instalaciones se contara también con hornos crematorios para poder prestar servicio a quienes solicitaran la incineración. Los problemas obligaron a sus responsables a dejar en suspenso esa posibilidad, pero es ahora cuando con el tanatorio ya en funcionamiento se ha vuelto a tomar en consideración esta posibilidad.

«Hemos decidido comprar nuevos terrenos para poder hacer una nueva construcción en la que instalaremos, ya veremos, dos o tres hornos. La parcela ya está comprada y pagada». El terreno, situado a pocos metros del actual tanatorio comprende un total de 4.000 metros cuadrados; espacio que se ha obtenido después de que se hayan adquirido por parte de San José dos parcelas anexas.

El responsable de la empresa tiene muy claro cómo desea ampliar los servicios que actualmente se prestan en Miranda y confía en que los trámites no se prolonguen demasiado. Ahora se están dando los primeros pasos para convertir «en el plazo más breve posible», el proyecto en una realidad.

Lo que ya se ha hecho es realizarlo. «Ya está perfilado y en cuanto nos sea posible lo presentaremos en el Ayuntamiento. Luego vendrá su aprobación o el período de reformas, lo que se nos solicite, como ocurre en todas las obras, así que ahora mismo no puedo hacer referencia a plazos concretos».

Aun así, la maquinaria para que la Funeraria San José disponga de crematorios está ya en marcha. De hecho, aseguró el responsable que «el lunes voy a encargar los hornos para que los vayan haciendo». Quiere disponer de ellos para que en el momento en el que disponga de todos los permisos «podamos empezar con las obras. Nuestra idea es la de hacer las cosas cuanto antes porque entendemos que en Miranda se necesita disponer de más crematorios».

Lo asegura dado que en el tiempo que lleva el tanatorio han sido varias las solicitudes de incineración, y se han llevado a cabo echando mano de las instalaciones de estas características de las que la funerario dispone en Burgos, Medina de Pomar o Villarcayo. «El servicio se presta, pero creemos que tenemos que facilitar las cosas a los familiares y por eso estamos empeñados en construir los hornos en Miranda», asevera.

Instalaciones completas

Con la nueva construcción proyectada se complementará el tanatorio. La idea es la de construir un edificio que albergue los espacios para las incineraciones y, en el nuevo edificio también tendrán cabida una sala multiconfesional, un almacén, un garaje para guardar los coches fúnebres y también contará «con una sala de espera y oficinas. La idea es la de hacer, en conjunto, un edificio en el que se disponga de todo lo necesario». Apunta Víctor Martínez que en el proyecto de la obra «no nos olvidamos de la adecuación de un espacio para aparcamiento de los que acudan a la instalación».

Por lo que respecta a la inversión efectuada para la ampliación de las instalaciones no hizo referencia explícita a la cuantía que ha habido que desembolsar para la adquisición de los nuevos terrenos sí dijo que «el montante del conjunto, entre el tanatorio y lo que ahora nos proponemos hacer, va a rondar, como mínimo, los tres millones y medio. Es una inversión fuerte pero entendemos que necesaria y apostamos por ello».

Teniendo en cuenta que en cuanto comiencen a funcionar los hornos crematorios se incrementará la prestación de servicios, lo que no se descarta es que en ese momento haya que incrementar la plantilla. En la actualidad en el tanatorio mirandés son cinco los empleados, todos ellos mirandeses, y «a medida que vaya funcionando veremos cuáles son las necesidades. Ahora en la central tenemos 62 personas y cuando se precisa se desplazan de un lugar a otro para realizar las tareas que se precisan y está claro que en Miranda se dispondrá del personal necesario para que se presten todos los servicios con la calidad que se precisa».

El edificio contará con una sala multiconfesional

«Hemos querido apostar fuerte en Miranda para poder ofrecer los mejores servicios», insiste el responsable de la empresa Funeraria San José, y por eso es por lo que nunca ha dejado de lado, aunque las circunstancias le obligaran a aparcar la iniciativa, de construir hornos crematorios para poder realizar también en la ciudad las incineraciones «que cada vez se solicitan más». El proyecto que San José tiene sobre la mesa y que no tardará en ser presentado en el Ayuntamiento para que se tramite su solicitud contempla que en el nuevo edificio que se construirá en las inmediaciones del actual tanatorio «construiremos una sala multiconfesional. Los enterramientos y las incineraciones se realizan a personas de diferentes religiones, así que consideramos importante poder disponer también en nuestras instalaciones de una sala de estas características», apuntaba después de abundar en que «los usuarios tienen que poder disponer de todo lo que consideren necesario y nosotros estamos trabajando para poder facilitárselo, dice Víctor Martínez.

 

Fotos

Vídeos