La Feria de la Tapa engancha al paladar

El tiempo acompañó durante la jornada de ayer con una cálida respuesta por parte del público. /A. G.
El tiempo acompañó durante la jornada de ayer con una cálida respuesta por parte del público. / A. G.

La cita de la asociación de hosteleros cumple su cuarta edición con una cálida respuesta del público

SILVIA DE DIEGO

«Si pudiera le daría a la feria de la tapa cinco estrellas Michelín, sí señor», así de contundente se mostraba ayer un joven mirandés que valoraba muy positivamente la apuesta firme de los establecimientos participantes en la cuarta edición de esta cita en honor a la Patrona la Virgen de Altamira por parte de la asociación de hosteleros.

Lo cierto es que el día acompañó y que las propuestas de los establecimientos, en su mayoría, convencieron al público que convirtió la calle La Estación en un auténtico hervidero no de marisco, pero sí de público deseoso por probar las propuestas de los 12 establecimientos participantes de la presente edición.

A golpe de cuchillo con arte y buen hacer sobre un jamón que quitaba el hipo, el presidente del colectivo, Pepe Rey, atendía a los medios de comunicación para valorar muy positivamente una jornada que contó con muchísima afluencia de público. «Estamos muy contentos, el día acompaña. La borrasca y la gota fría que teníamos sobre Miranda se ha ido y ahora toda disfrutar de las fiestas», puntualizaba a la vez que recalcaba que gracias a todos los participantes, el paladar de los mirandeses podía disfrutar de una gran variedad de propuestas culinarias. «Hay que de todo y para todo los gustos. Fajitas, jamón, torreznos, en definitiva, cada establecimiento ofrece diferentes opciones y la gente puede salir y disfrutar de varias propuestas sin necesidad de salir de la calle de La Estación».

Año tras año, la Feria de la Tapa se ha ido afianzando en un punto neurálgico y referentes en la ciudad y la buen afluencia de clientes evidencia esta circunstancia. «Fíjate cómo está esto y eso que ha caído en jueves y solo es festivo aquí, si llega a ser un sábado está claro que no cabemos», recalcaba una vecina del parque Antonio Machado mientras se abanicaba esperando su turno.

En cuanto a la posibilidad de cambio de día en el programa, el presidente del colectivo subrayaba el acierto de la propuesta sin necesidad de cambios. «Creo que el día de la Patrona está bien porque así se da más notoriedad a la jornada. No hay que olvidar que las fiestas son varios días y no sólo el fin de semana».

A falta de cifras oficiales el número de pinchos por parte de los establecimientos suele rondar los 350 aproximadamente por lo que durante toda la jornada de ayer y en total el número rondará los 4.200. «Si atendemos a las cifras de otras ediciones andaremos por ahí. Ojalá sean muchas más las ventas», recalcaba Rey quien valoraba el esfuerzo de los establecimientos y su dedicación. «En definitiva, esto es una forma de promocionar al cliente que a veces no llega a nuestros locales y ofrecerles un poquito de la gastronomía que se puede encontrar».

La novedad de este año consistía en la adquisición de comida y bebida directa en cada uno de los stands sin necesidad de adquirir tickets previos, algo bien recibido por los mirandeses. «Antes había que esperar dos colas las de los tickets y la del establecimiento para conseguir tu consumición, creo que ha sido un acierto el hecho de que podamos pagar directamente», puntualizaba un grupo de amigos.

Tosta de jamón con tomate, ceviche de langostinos y camarones, taco de ternera adobada, torreznos de Soria, tosta de carrillera al Pedro Ximénez, pimientos rellenos de carne dulces o picantes, tortillas de camarones o brocheta de langostino y piña fueron algunas opciones.