Los estudiantes de Bachillerato exploran sus posibilidades de futuro en la Expouniversitas

Tuvieron cuatro horas para conocer las ofertas y obtener la información que necesitaban para resolver sus dudas. /Avelino Gómez
Tuvieron cuatro horas para conocer las ofertas y obtener la información que necesitaban para resolver sus dudas. / Avelino Gómez

Alumnos mirandeses y de localidades cercanas conocieron de primera mano opciones para seguir sus estudios

MARÍA ÁNGELES CRESPO

Los alumnos de Bachillerato comienzan a plantearse hacia donde encaminarán sus estudios futuros con la vista puesta en la que desean que sea su profesión. Las posibilidades son infinitas y las dudas lógicas de todos ellos también.

Deben enfrentarse a esa elección y Expouniversitas se presenta como una cita ineludible para que puedan conocer de primera mano algunas de las posibilidades. Ayer se celebró la decimosegunda edición y alrededor de 400 estudiantes tuvieron la posibilidad de conocer las ofertas de una treintena de expositores en el claustro de El Convento, auspiciada la actividad, un año más, por el colegio Sagrados Corazones.

El director de Secundaria y Bachillerato, Roberto Amigorena, tras argumentar que está ya muy asentada, apuntó que la principal novedad des esta última edición era la presencia de «la Cámara de Bilbao, que nos ha traído un grado empresarial».

Quienes concluyen el Bachillerato tienen la posibilidad de encaminarse hacia la formación en las universidades o apostar por la Formación Profesional. En este sentido en la feria no faltaron los tres centros mirandeses que ofertan esa educación a los jóvenes, y «este año nos vuelven a acompañar la Fuerzas Armadas».

Visitaron Expouniversitas alumnos mirandeses y también estudiantes de los institutos de Briviesca, Villarcayo, Medina de Pomar y Villasana de Mena; chicos y chicas que completaron la jornada con una visita al CIMA, preparada para ellos desde Sagrados Corazones.

Los estudiantes llegaban muchos de ellos con dudas y para Amigorena, lo mejor, «lo que pretendemos es que se vayan con más todavía. Aquí obtienen mucha información, y visitan entre diez o quince puestos, y es muy difícil que no saquen otra cosa que dudas. Y eso es importante, lo que aquí ven les genera inquietud y lo que tendrán que hacer después es procesarlo todo y, en casa, es donde deberán asentar lo que han percibido y decidan con criterio».

Reconoce que algunos sí están muy centrados en lo que desean hacer en el futuro pero «son los menos, ya que al ver las opciones se les abren otros horizontes». Incide en que las variaciones de la idea inicial que algunos podían tener cambian al constatar que la oferta es extensísima. Las universidades tienen libertad para la creación de grados «y ahora no es sólo hay que decidir si hago una carrera u otra, sino saber en qué lugar la carrera que quiero tiene las especialidades que más me satisfacen».

La cita está orientada para que sean los alumnos los que exploren solos lo que desean hacer en el futuro pero «también vienen padres aunque nosotros creemos que los protagonistas deben ser ya, con esta edad, los estudiantes, tienen que madurar».

Fue para muchos la primera toma de contacto con el que podrá ser su futuro profesional y buscaban con interés las posibilidades que les ofrecían unos centros u otros. Y, como explicó Roberto Amigorena, al menos información acumularon.

Novedades

Por primera participó en Expouniversitas la Cámara de Comercio de Bilbao que traía una nueva alternativa «orientada hacia el mundo del marketing, que es una especialidad con mucha demanda laboral», explicó el responsable de su departamento de promoción y admisiones, David Peteiro.

La Cámara es un centro adscrito a la Universidad Pública Vasca y con este grado ofrecen formación en el marketing, sin descuidar la gestión y «nos diferencia la orientación a la formación en idiomas y herramientas de marketing digital para que adquieran competencias en herramientas que son importantes para su futuro laboral».

Apuntó Peteiro que habían encontrado una buena aceptación y que estaban satisfechos de «haber aprovechado la oportunidad de estar aquí».

También se ve en la actualidad como una salida profesional la pertenencia a las Fuerzas Armadas. Estuvieron ayer presentes y el capitán Aguado expuso que se planteó a los estudiantes la posibilidad «de acceder con o sin especialidad. En este último caso para quienes tras ingresar adquieren una titulación por la vía civil en la escala de suboficiales, oficiales y tropa, y la otra posibilidad es la de plazas con especialidad, para quienes ya han adquiridos titulaciones y acceder luego a plazas o convocatorias de empleo público que se presenten».

Los estudiantes vieron la oferta y, seguramente, tal y como auguraba Roberto Amigorena, la mayoría salió del lugar con «mucho en lo que pensar para poder decidir».