Un espacio que incuba riqueza para Miranda

El viveroacoge ya nueve empresas. /Avelino Gómez
El viveroacoge ya nueve empresas. / Avelino Gómez

El Vivero de Empresas de la Cámara de Comercio deMiranda alberga el crecimiento de nueve empresas actualmente

TONI CABALLERO

Se dice que un vivero es un lugar donde se siembran las semillas de las plantas para, una vez nacidas, transplantarlas a otro sitio. Pues bien, desde hace cuatro años, Miranda cuenta con una incubadora de empresas en la Calle Guadalquivir número 6, situada en Bayas.

El primer año de funcionamiento fue regular y sólo tres entidades respondieron a la llamada del proyecto impulsado por la Cámara de Comercio y el Ministerio de Industria, con ayuda del Ayuntamiento de Miranda, que cedió la parcela. La superficie cuenta con 1.682 metros cuadrados repartidos entre 6 oficinas y 6 pabellones (que están completos); dos de 140 y otros cuatro de 200 metros cuadrados. En la actualidad, el Vivero de Empresas se encuentra al 75 por ciento de ocupación: 6 entidades ubicadas en nave industrial, 2 en las oficinas y 1 en el vivero virtual.

El vivero «se adapta a las necesidades de cada emprendedor», afirma Roberto Martínez de Salinas, representante de la oficina de Miranda Empresas. En esta línea, Salinas apunta que cada empresa es diferente y, por ello, necesita un tiempo determinado antes de dar el salto a otro espacio. No hay limitación en cuanto a la estancia, por lo que «hay emprendedores que pueden volar antes y otros que necesitan un mayor tiempo de incubación para volar por su cuenta», concluye.

Una de las seis entidades que tienen un pabellón alquilado es Printers Solutions. Vicente del Val Ojeda es un autónomo que utiliza este nombre comercial para realizar su oficio: «reparación de impresoras, fotocopiadoras pago por uso; entre otras funciones». Printers Solutions se incorporó al Vivero de Empresas en enero de 2017. «Estaba mirando un pabellón y me recomendaron venir aquí, entonces esto estaba casi vacío», revela.

Del Val se encuentra muy satisfecho con la iniciativa y con su experiencia propia, ya que él es arrendatario de un pabellón «de los pequeños», de 140 metros cuadrados. «Ha tenido mucha aceptación, cuando yo vine no había nadie y ahora está casi repleto. Las instalaciones son nuevas y la atención es total. Para lo actividad que yo quiero desarrollar, el espacio es ideal. Además, nos tienen informados de cursos de formación y posibles colaboraciones con otras empresas», finaliza. Las otras cinco naves industriales están ocupadas por: Safemir Systems, Pérez Diseño de Interiores, Limpiezas La Picota, MirandaGremios y ReparaMiranda.

Despachos

En lo correspondiente a los seis despachos que oferta el Vivero de Empresa, tan sólo dos están ocupados. El mismo número que el año pasado pero con arrendatarios diferentes. A día de hoy, ABF Graphics y Bebee conviven en las oficinas. Javier Cámara es el fundador y CEO de los segundos. Bebee es un sitio web de redes sociales, una plataforma colaborativa para profesionales que cuenta con más de 13 millones de usuarios en todo el mundo.

En verano de 2017, decidieron establecer «una prueba piloto» en el vivero de Empresas de Miranda, de donde es originario Cámara. El equipo de desarrollo de software y de tecnología de la información ha dado tan buenos resultados que han decidido establecer un equipo técnico completo en nuestra ciudad. «Queremos robustecer la plataforma y crecer en Miranda. Vamos a contratar más gente próximamente porque esperamos un crecimiento importante y nuestra apuesta en Miranda es al cien por cien», asevera el fundador de Bebee. Van a aumentar su plantilla en el vivero pese a que Miranda no tenga Universidad, «un handicap para encontrar los perfiles profesionales tecnológicos que Bebee necesita».

Hace un año surgió la tercera alternativa diferentes para sumarse a la propuesta del Vivero de Empresas: el vivero virtual. Esta vertiente tiene el objetivo de atraer a las empresas que «aún no necesitan un espacio físico» y ya cuenta con la empresa Influencers en su plataforma. En palabras de Roberto Martínez de Salinas, esta oportunidad está pensada para «aquellos emprendedores que no tienen la necesidad de un espacio físico pero sí que requieren una localización desde donde trabajar; recibir notificaciones o mensajería».

Para Salinas, este vivero virtual puede erigirse como una antesala para aquellas entidades que en un futuro puedan necesitar una oficina o un pabellón en el vivero, y también para aquellas que quieran volar directamente. La finalidad es idéntica a la de las dos ofertas anteriores: adaptarse a las necesidades particulares de cada empresa, «Un traje a medida», para que crezcan lo mejor posible y dinamicen el ejercicio profesional de la ciudad.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos