Una docena de empresas mirandesas se interesa por formar trabajadores con la FP-Dual

La jornada de presentación en el Vivero de Empresas reunió a empresas, docentes y responsables de instituciones./Avelino Gómez
La jornada de presentación en el Vivero de Empresas reunió a empresas, docentes y responsables de instituciones. / Avelino Gómez

El programa que tutelan Educación y las Cámaras busca la corresponsabilidad de empleadores y docentes para capacitar alumnos

CRISTINA ORTIZ

Una docena de empresas mirandesas se muestran interesadas en compartir con las aulas la formación de sus futuros trabajadores, sumándose al programa de FP Dual, que impulsa la Junta con el respaldo de las Cámaras de Comercio de la región. La idea no es nueva, comparte similitudes con figuras muy recurrentes en el pasado, como la de los aprendices. Lo que se ha hecho es adaptarla a un entorno cada vez más competitivo, con una mayor demanda de conocimientos, tanto teóricos como prácticos, que requieren de una estrecha colaboración entre los centros formativos y las empresas en las que van a desarrollar su actividad.

Se busca la corresponsabilidad de docentes y empleadores en la capacitación del alumnado, compartiendo programas formativos, espacios y equipamientos. Entienden los promotores de la iniciativa, que reunió ayer a ambas partes en una jornada informativa en el Vivero de Empresas, que «la formación profesional si no es Dual no está completa», tal y como valoró el presidente de la Cámara de Comercio, Fernando Escobillas, que recordaba los buenos resultados que años atrás en la ciudad dieron experiencias como las de Renfe o Fefasa, donde «la gente aprendía trabajando».

Por eso, tiene claro que la formación en el aula tiene que complementarse obligatoriamente con una cualificación en el centro de trabajo, que «es donde va a estar. Se tiene que adaptar a los medios y las necesidades, partiendo de los conocimientos con los que ya llegue». Son dos partes de un todo que deben ir unida y de las que se pueden beneficiar los estudiantes pero también las empresas que demanden personal cualificado, esencialmente las del ámbito industrial. «Estoy seguro de que van a probar muchas», valoró.

De hecho, Óscar Alonso, asesor técnico de la Consejería de Educación de la Junta, en un encuentro en el que coincidieron responsables de empresas como Aciturri, Azucarera, Alucoil, Metecno, Magasa, Mecoim o el CTM con otros del CIFP Río Ebro, aseguró que el programa de FP Dual es «una oportunidad única para centros educativos y empresas que quieran trabajar con ello, y también para nuestros alumnos, que van a saber cualificarse de una manera paralela al mundo de la industrial y ver los sistemas novedosos que tienen».

Y es que, reconoció, en formación profesional, «la empresa va a ir siempre por delante del centro educativo y no podemos perder esa oportunidad». De momento, ya se han beneficiado de la iniciativa regional de FP Dual más de 400 alumnos de Castilla y León, repartidos en más de un centenar de empresas.

Un número que confían que vaya aumentado de manera notable porque «hay un vacío de cualificaciones, que lleva a que muchas empresas estén perdiendo producción por no tener técnicos formados», destacó Alonso. Se trata de un problema que afecta esencialmente a actividades del sector industrial.

Ámbito laboral con el que el Río Ebro ha llevado ya a cabo alguna experiencia piloto, fuera del marco regulativo publicado por la administración regional a comienzo de año, para acercar a sus alumnos aula y lugar de trabajo. Para los centros de Formación Profesional, la FP Dual es «una opción más», explicó Natividad Esteban, director del centro.

Eminentemente prácticos

Y es que, por sus propia concepción, este tipo de estudios ya están concebidos como eminentemente prácticos. Las propias instalaciones de los institutos reproducen los escenarios de los entornos laborales. Un espacio en el que se accede a unos conocimientos que se vienen complementando con las prácticas en centros de trabajo y a los que ahora se quiere sumar «un valor» más, con la FP Dual.

Esencialmente útil entiende Esteban que puede resultar en las familias vinculadas a la industria, porque los «centros no podemos ir a la velocidad tecnológica que van las empresas;» por eso, estando más tiempo en ellas, compartiendo los contenidos formativos entre ambas partes, «conseguimos una cualificación más idónea para la empleabilidad». Lo han podido comprobar con la primera experiencia que implicó a 16 alumnos de Electromecánica, con 15 empresas;y 3 de anatomía patológica en 8 lugares.

En estos momentos están trabajando con Automatización y Robótica Industrial en 3 experiencias con Azucarera, Gestamp y Asti, para el arranque del nuevo curso; pero si hay implicación y las empresas «toman el testigo» del programa se podría llegar a la veintena.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos