Un desfile digno de un centenario

La diversión marcó todo el recorrido. /A. G.
La diversión marcó todo el recorrido. / A. G.

Las 70 cuadrillas participantes en el Desfile del Blusa hicieron gala, una vez más de imaginación y humor con personajes famosos conocidos

SILVIA DE DIEGO

Las manillas del reloj marcaban las ocho y cinco de los relojes de mi alrededor y un cohete daba el arranque oficial del Desfile del Blusa. En esta ocasión, San Juan del Monte, el ermitaño, subido en la carroza del Tren Cohete, rodeado por Los del Santo, los sanjuaneros y otro ermitaño muy real encabezaban la comitiva.

Miles de blusas lo arropaban entre música, colorido y mucho jolgorio. Los primeros en romper el hielo fueron los 170 integrantes de La Juerga quienes celebraban su 50 aniversario de una forma especial dando protagonismo a los más jóvenes de la cuadrilla con las pancartas en las que se podía leer: 'La Chiqui Juerga, siempre por San Juan'. «Tampoco nos hemos olvidado de la cerveza y para ello hemos ideado la bici birra», comentaba uno de sus integrantes mientras su mascota totalmente ataviada con los colores de la peña tiraba de la correa hacia delante.

Los segundos en hacer acto de aparición fueron los integrantes de Sebas no Bebas con llamativas pelucas amarillas precedidos, eso sí, por su pantera rosa y un maestro de ceremonias con chistera y bastón que repartían caramelos a diestro y siniestro. La Tajada quien también estaba de aniversario y celebraba otros 25 años de vida juntos captaban la atención del público con su particular versión del Santo.

La imaginación al poder y entre las figuras humorísticas de la presente edición llamó mucho la atención el grupo de monjas enfermeras que acompañaba a la anciana que había cumplido 100 años en silla de ruedas pero con lata de cerveza en mano. «Está cascada la pobre pero parece que el alcohol la revive. Nos vamos que Juanita se nos pone a llorar», comentaba una de los integrantes entre risas refiriéndose al muñeco que hacía de bebé.

El mundo del cotilleo y las revistas del corazón también estuvieron muy presentes. Los Revelaos eligieron a Pilar Rubio y a Sergio Ramos para inmortalizar las instantánea de la prensa amarilla. «Ha venido con nosotros Florentino Pérez y no nos hemos olvidado tampoco de AC/DC», bromeaban.

La nota musical más hippie la pusieron los representantes de la cuadrilla La Tarrusa impulsando «el sentimiento flower power» mientras que Los Estrafalarios se decidieron por invitar al desfile de este año a la familia Picapiedra y también a la vieja del visillo.

Un gran Garfield que captó la atención de los más pequeños en el recorrido fue el personaje escogido por los Procopios y entre la Parranda destacaron las plumas y la estética cabaret entre alguno de sus miembros. La Pajilla-Siempre Alegres optó por una gran tarta de celebración, máscaras de super héroes y confeti.

Todas y cada una de las 70 cuadrillas de la presente edición pusieron su granito de arena para hacer un desfile propio de un centenario en el que algunas cuadrillas convergieron a la hora de presentar figuras humorísticas. «Somos dos escoceses de punta en blanco de la Discordia y La Cogorza, hicimos una apuesta y hoy lo hemos podido hacer realidad».