Desalojan un bloque de El Crucero por un incendio

Exterior del inmueble cuyo garaje se vio afectado por las llamas. /A. G.
Exterior del inmueble cuyo garaje se vio afectado por las llamas. / A. G.

El fuego, que comenzó en una furgoneta que se encontraba aparcada, acabó afectando a todo el garaje y dejó a los vecinos sin servicios

CRISTINA ORTIZ

Los vecinos del número tres de la calle Carmen Tagle empezaron el día de Navidad recibiendo la visita de los bomberos y de la Policía Local para avisarles de que tenían que desalojar sus viviendas ante el riesgo de que se extendiera a sus viviendas el humo de un incendio que se había iniciado de madrugada en el garaje comunitario.

Fue sobre las seis de la mañana cuando los servicios de emergencia municipales fueron alertados de que se estaba quemando el sótano del edificio. Al parecer, el origen del las llamas estuvo en un coche. Su propietario lo había dejado aparcado un rato antes, al llegar a casa del trabajo. Afortunadamente, escuchó el sonido de una alarma y se percató de que había fuego en el garaje.

Una parte de la vivienda que, tal y como apuntó la concejala de Bomberos, Raquel Bajo, «ha quedado muy afectada». Las consecuencias del fuego eran visibles desde el exterior. El humo que había salido por las ventanas de esa planta había ennegrecido toda la zona.

Pero además, el calor afectó a las tuberías y deshizo los canalones de PVC de los desagües que se encontraban situados en el techo del garaje, inutilizando el uso de los baños, fregaderos, lavavajillas... También hubo vecinos que se quedaron sin suministro eléctrico y sin televisión.

Durante buena parte de la mañana, una vez sofocado el fuego, la policía científica ocupó el garaje para recoger cualquier prueba que pueda certificar qué fue exactamente lo que pasó y cómo se desencadenó el incendio en un espacio con capacidad para unas veinte plazas de aparcamiento y en el que además de una furgoneta calcinada, que es en la que se estima que empezó el fuego, quedó gravemente afectado otro coche. También sufrieron daños dos motos y una docena de vehículos más.

En parte porque las elevadas temperaturas del interior de la planta sótano provocaron que el recubrimiento del techo cayera sobre algunos coches. De sofocar las llamas, ventilar e inspeccionar la zona se ocuparon dos equipos de bomberos, uno que se encontraba de turno en el parque municipal y otro que fue requerido a través de busca, para controlar la situación lo antes posibles. Para ello desplazaron al lugar dos autobombas, la autoescalera y un furgón de apoyo. Además de emplear agua para tratar de extinguir el fuego, hicieron uso de espuma y equipos de ventilación.

Hasta El Crucero se desplazaron varios responsables municipales, tanto la concejala de Bomberos, Raquel Bajo, como la de Policía Local, Laura Torres, y el de Obras y Servicios, Adrián San Emeterio, con el objetivo de ponerse a disposición de los vecinos para aquello que pudieran necesitar en los momentos iniciales. Incluida la posibilidad de realojar en algún hotel a aquellas personas que no tuvieran una vivienda en la que poder quedarse durante toda la jornada. Y es que aunque a mediodía todos pudieron entrar a sus viviendas el hecho de no disponer de servicios complicaba el quedarse.

Por otro lado, los bomberos de Miranda acudieron en la madrugada del día 24 a Zambrana por un incendio en una casa. Las llamas se habían propagado con rapidez al tener tejado de madera por lo que cuando la dotación llegó al lugar el fuego había afectado a la cubierta de dos casas.

 

Fotos

Vídeos