Denuncian a un policía local por abuso de autoridad en una actuación en Los Corrales

Los perros consiguieron entrar por un pequeño hueco. /A. G
Los perros consiguieron entrar por un pequeño hueco. / A. G

Los hechos se produjeron tras el ataque de dos perros a varias cabezas de ovino en una finca

SILVIA DE DIEGO

Dos perros sueltos con chip consiguieron entrar en una finca en Los Corrales el jueves y atacaron a un grupo de ovejas, el ataque se saldaba con un total de ocho reses muertas y varias heridas de las 27 totales. «Son las que se nos permite tener por corral de uso doméstico, aún estamos a la espera de que el Ayuntamiento nos diga que sí, porque cumplimos todos los requisitos», aclaró una de las afectadas quien se mostraba sorprendida por la actuación de uno de los agentes de policía local durante toda la actuación.

La familia llamó de inmediato al 112 quien les derivó a Policía Nacional, Local y Seprona. «Mientras llamábamos por teléfono los perros se cebaron literalmente con el ganado», subrayó. Tras varias llamadas y tiempo de espera finalmente llegaba una patrulla de la policía local con dos agentes que actuaron con total normalidad. «El problema fue cuando apareció otro policía en otro coche y nada más salir dijo que era una explotación ilegal que estaba clausurada. Empezó a mezclar las cosas en vez de ayudarnos a nosotros como perjudicados. Nos obligaba a abrir las puertas para ver todas las instalaciones».

El agente en cuestión, según la familia, afirmaba haberse leído el expediente en dónde ponía que todo estaba clausurado. «Aquí no ha venido nadie a clausurar nada, nos iban a poner unas multas de 2.500 euros al mes y decidimos coger un abogado. No hemos hecho nada, solo guardar a las ovejas, el problema es que estén aquí fuera a la vista. Me imagino que porque hay un polígono industrial, proyectos de urbanización y estéticamente no está bien visto».

Tras unos momentos de tensión los afectados decidieron llamar a su abogado quien les recomendó «facilitar las cosas» a los agentes. «Entraron y realizaron un reportaje gráfico sin nuestro consentimiento. Sacaron a tres gatos alegando que eran parte de la instalación ganadera, a unas palomas, a tres gallinas y dos gallos y a los perros de caza que tenemos. Quiero puntualizar que, en esta otra zona de la finca, lo que hemos solicitado es corral doméstico como núcleo zoológico. Algunos de estos perros están en la Selección Española de Caza, entre ellos, el campeón del mundo de caza práctica».

Tras seguir el consejo del letrado la familia decidió acudir a la Guardia Civil para poner la oportuna denuncia. «Tuvimos que incluir a este policía municipal con su número de placa porque hemos sentido que ha habido un abuso de autoridad. El agente en, todo momento, amenazaba o se abrían las puertas o procedía a la detención por desobediencia a la autoridad».

La familia asegura que la respuesta municipal sobre el permiso como corral de uso doméstico se está dilatando mucho en el tiempo por los antecedentes existentes. «Todo se encuentra en trámite desde hace dos años aproximadamente. Mi suegro tuvo aquí durante toda su vida una instalación ganadera que dicen que era ilegal y es mentira porque desde Seprona y desde la Junta de Castilla y León todos los informes son favorables. El problema es que mi suegro tenía una licencia de palabra que daban antiguamente los alcaldes», subrayan a la que vez que matizan que las ovejas siguen estando más por valor sentimental y por recuerdo ya que la familia ha sido ganadera toda la vida. «Estamos cansados ya de estar callados, se nos ha dicho de todo».

En la zona existen varios corrales de uso doméstico, uno cercano a la finca, donde ocurría el suceso, con caballos, gallinas y ocas. «Porqué a nosotros no nos dan el permiso. Parece que ha habido una inquina personal. En su día, mi suegro ganó a la Concejalía de Medio Ambiente. La sentencia fue irrevocable. Ahora viene Urbanismo y argumenta que es urbano, pero se trata de una carretera sobre una Cañada Real para empezar. Aquí no hay ni aceras, ni alcantarillado y a mi sí me lo cobran. Tenemos luz y algo que es una carretera asfaltada. Que esté en proyecto de urbano, de acuerdo, pero ¿porqué todos tienen corral doméstico y nosotros no?».

Por lo que respecta al Ayuntamiento, la última información se remonta a agosto del pasado 2018.

Se acordaba suspender provisionalmente la ejecución forzosa de la clausura y aquí según lo publicado se refieren a una explotación ganadera. Un acuerdo que llegaba tras una inspección donde se observaba que el ganado había sido retirado y la parcela limpiada. Eran las últimas informaciones sobre un expediente que lleva varios años en el Ayuntamiento y sobre el cual surgía un último cambio, el de la suspensión de la ejecución forzosa.

Sobre este asunto, uno de los últimos acuerdos municipales era de marzo de 2018, cuando se aprobaban las siguientes medidas. «La imposición de multas coercitivas como medio de ejecución forzosa al persistir el caso omiso al acuerdo de Junta de Gobierno Local, estipular que cada una tendrá un importe de 2.456 euros que se impondrán con periodicidad mensual hasta un máximo de diez». Ante este acuerdo se interpuso un recurso de reposición por el afectado.

En Junta de Gobierno Local del 10 de julio de 2018 se acordó desestimar ese recurso, y el 11 de julio el inspector medioambiental giró visita y emitió un informe que recoge que «se puede comprobar que no hay ganado, tampoco hay indicios de haberlo habido recientemente y la parcela ha sido limpiada». En consecuencia, como trasladó el Ayuntamiento, «se suspende provisionalmente la ejecución forzosa hasta en tanto se verifica de forma definitiva que se ha cumplido con lo acordado por la Junta de Gobierno Local».

Paralelamente, el titular de la explotación «presentó un escrito en el Consistorio en el que decía que se ha dado cumplimiento al acuerdo de la Junta de Gobierno Local y que al hilo de lo anterior se comunicaba a la administración local la actividad de corral doméstico para un total de 10 perros mayores de 3 meses para ocio así como para un total de 28 animales de especie ovino con emplazamiento en otro punto de la ciudad». Sobre este escrito «no adoptaba ningún acuerdo».