Denuncian la inseguridad del columpio del Miguel Delibes donde ha habido varias fracturas

En el parque sólo se encuentra la estructura del columpio a espera de la decisión que se tome desde el Ayuntamiento. /A. G.
En el parque sólo se encuentra la estructura del columpio a espera de la decisión que se tome desde el Ayuntamiento. / A. G.

El último niño herido presenta rotura total de tibia y astrágalo. Los padres demandan una investigación y han puesto el caso en manos de un abogado

SILVIA DE DIEGO

Una patrulla del cuerpo de la Policía Local recibía una llamada telefónica el pasado martes alertando de que un menor había sufrido un accidente en uno de los columpios adaptados para personas discapacitadas en el parque Miguel Delibes. El niño, de cinco años, tuvo que ser trasladado hasta el Hospital Comarcal Santiago Apóstol tras una intensa labor de rescate y más de media hora de trabajo por parte de los agentes y los bomberos que se personaron en el lugar del suceso.

Eran poco más de las seis de la tarde y el pequeño accidentado estaba junto a su hermano y sus tíos en el parque. «Como no tiene protecciones laterales y la rampa es metálica es muy fácil patinar y que saquen las piernas. Al sacarla quedó totalmente aprisionado entre el suelo de goma y la base de la plataforma. En esta posición, estuvo cerca de media hora larga, podía haber perdido la pierna», lamenta su madre quien habla del desconcierto en una situación muy dramática para todos, pero sobre todo para el pequeño.

«Unos decían que había que sacarlo de una forma, otros de otra, fue muy angustioso. Ahora lo peor son las noches porque tiene pesadillas tremendas por la situación, lo que es lógico por el intenso dolor, el trabajo de los agentes, el ruido y las chispas de la radial aunque en todo momento mi marido se puso encima de nuestro hijo para cubrirle y que no viese nada».

Tras lograr desatrampar al menor fue subido al hospital aunque sus padres aseguran que «en la ambulancia en ningún momento le pusieron una especie de férula autoinflable y tampoco le colocaron una vía». Tras subir al centro sanitario resultaba inviable auscultarle aunque en las radiografías ya se diagnosticó rotura total de la tibia y el astrágalo.

«El problema que tenemos es que el astrágalo no es una rotura que se suele dar en niños porque se suele producir en adultos en accidentes de tráfico o fracturas por un impacto muy potente. No sabemos qué evolución va a tener y, de hecho, hemos acudido a Santander para pedir una segunda opinión».

El padre del pequeño subrayaba que la situación fue muy complicada. «Si descolgaban de un lateral el columpio se desplomaba encima de la pierna del niño, hablamos de 150 kilos de peso. Si descolgaban del otro lado, había que ver cuál era la mejor manera posible para poder sujetarle entre varias personas y poder desencajarlo sin hacerle aún más daño». Junto a esto, matizaba, la falta de medios. «Sí que es cierto que no tenían los medios adecuados, igual ellos mismo los están solicitando pero por lo que sea no los tienen».

Cabe destacar que la situación vivida por este pequeño de cinco años no es nueva y se han producido varios episodios similares desde que este columpio se inaugurase en agosto del pasado año. «No existen las medidas de seguridad que deberían de existir. De hecho, la goma del suelo tiene un surco de casi diez centímetros y eso es porque no está a la altura adecuada, estaba descolgado. No sabemos si es el quinto o el sexto niño que ha sufrido las dramáticas consecuencias de este columpio. Un caso se podía pasar por alto quizá, pero está claro que tenía que haber una investigación, estamos hablando de lesiones graves».

Por el momento, estos padres han puesto el caso en manos de su abogado y hacen un llamamiento a las otras familias que han sufrido lo mismo para que entre todos hagan frente a la administración. «Un columpio nunca puede ser exclusivo para un niño, es decir, cualquier niño sano puede montarse en un columpio especial para discapacitados con lo cual cualquier columpio debe reunir unas condiciones básicas de seguridad. La Policía Local lo ha precintado en numerosas ocasiones».

Desde el Ayuntamiento el concejal responsable de Seguridad Ciudadana Pablo Gómez hace hincapié en que en estos momentos se está valorando la continuidad de dicho columpio en el parque aunque recalca que en todo momento cumple con los requisitos vigentes. «No hay que olvidar que se trata de un columpio que cumple toda la normativa y que está destinado a menores con movilidad reducida en silla de ruedas. Ahora estamos valorando la continuidad de esta instalación en el parque aunque sí que cumple todos los requisitos», concluyó.