La delegación de la Junta tiene vacantes 15 de los 53 puestos que conforman la plantilla

Ernesto Angulo, Juan Carlos Hernández y Francisco González. /A. G.
Ernesto Angulo, Juan Carlos Hernández y Francisco González. / A. G.

Comisiones Obreras advierte que la falta de personal puede afectar al servicio que reciben los ciudadanos

38 personas realizan el trabajo que deberían hacer 53, atendiendo al número de personal funcionario vinculado por la administración regional a la delegación de la Junta en la ciudad. Están vacantes un 28% de las plazas. Una situación que, tal como advirtieron ayer responsables de Comisiones Obreras del sector público, afecta a la calidad de la atención que se presta a la ciudadanía.

«A la hora de dar un servicio bueno e inmediato se crea un problema importantísimo para el ciudadano y para el propio empleado que no es capaz de atender todas las necesidades de su puesto», apuntó Ernesto Angulo, coordinador regional del sector Autonómico de la Junta.

La situación no es exclusiva de Miranda, la falta de personal es «un mal general», pero que, reconocen, se agrava en zonas ultraperiférica o periféricas como es el caso de la ciudad. Un punto en el que además confluye el hecho de limitar con dos comunidades como País Vasco y La Rioja que son «muy potentes a nivel de salario de los empleados públicos; así que alguien que vaya a trabajar se decanta por coger plazas allí, lo que aumenta los problemas».

Además, es una realidad que están convencidos que va a ir a peor si no se pone remedio convocando más puestos de empleo público. «La oferta de 2017 no cubre ni muy de lejos todas las necesidades. Han salido 990 y 600 forman parte del acuerdo de estabilidad, con lo que ya están ocupadas por interinos. Nuevas son solo 390. Y 4.000 personas se han jubilado del año 2000 a 2017».

A ese ritmo, alertó Angulo, «tardaríamos muchos años en cubrir las plazas vacantes para atender el servicio». Tampoco olvidó que «en los próximos 8 o 10 años se va a jubilar el 80% del personal funcionario, porque la edad media ahora es de 52 o 53 años».

Por eso desde CC OO reclaman «una oferta extraordinaria de 4.000 plazas en los próximos años». De otro modo están convencidos de que «no vamos a poder prestar todos los servicios. Ya hemos tenido problemas para cubrir puestos en oficinas agrarias comarcales».

A las vacantes, se suma la poca estabilidad del personal de algunos servicios. Ese es el caso de la plantilla de la Residencia Mixta, en la que alrededor del 85% del personal no es fijo. «Tenemos acuerdo firmado a nivel estatal que marca que los interinos tienen que llegar como máximo al 8%. Estamos muy lejos de conseguirlo».

Por otro lado, también pusieron el foco en la amortización de 5 plazas vinculadas a servicios administrativos de la delegación de la Junta y que afectan a las áreas de Industria, Fomento, Empleo y Servicios Sociales. «Es una medida que no concuerda con el mensaje político de fijar población en el entorno rural o llenar las plazas de difícil cobertura para dar los servicios. En Miranda estamos viendo que hay escasez de servicios a todos los niveles», concluyó Juan Carlos Hernández, responsable del sector autonómico de funcionarios.

 

Fotos

Vídeos