Crecen los robos con fuerza en domicilios de la ciudad

Cerradura de una puerta forzada en un episodio anterior de robo ocurrido en el municipio./ A. GÓMEZ
Cerradura de una puerta forzada en un episodio anterior de robo ocurrido en el municipio. / A. GÓMEZ

En el primer semestre del año han aumentado casi un 19%, al pasar de los 32 del mismo periodo de 2017, a los 38 actuales

Cristina Ortiz
CRISTINA ORTIZ

Los robos con fuerza en domicilios de Miranda han experimentado un aumento durante el primer semestre del año en la ciudad. Este tipo de delitos ha subido un 18,8% respecto a las cifras registradas en el mismo periodo del año anterior. Porcentaje que se corresponde con los 38 casos contabilizados en el presente ejercicio frente a los 32 de 2017 que se recogen en la estadística de criminalidad que elabora el Ministerio del Interior.

Una evolución al alza que contrasta con el descenso de los hurtos, que en los primeros seis meses del año han descendido más de un 35%, al caer el número de denuncias desde las 147 del mismo periodo del pasado año a las 95 actuales. Son 52 menos. Más ha caído porcentualmente la sustracción de vehículos en la ciudad, aunque los números globales sean mucho más pequeños en ese capítulo de la estadística, ya que han pasado de tener constancia de 10 entre enero y junio de 2017 a 6 en los mismos meses del presente año.

En el mismo sentido ha evolucionado, aunque de manera muy leve, el número de robos con violencia o intimidación que se ha denunciado en el primer semestre. Han sido 7, uno menos que en el primer semestre del pasado ejercicio, que se cerró con 8. Cifras que marcan un descenso del 12,5%.

Hacia arriba se han movido varios delitos más recogidos en análisis de datos y lo han hecho porcentualmente de manera muy llamativa, aunque si nos fijamos en los números se trata de variaciones muy pequeñas. Y es que el tráfico de drogas ha subido un 100% al pasar de cero casos registrados el primer semestre de 2017, a dos entre enero y junio de 2018. Hasta un 300% han subido los delitos contra la libertad sexual, al moverse de 1 a 4 en la comparativa de los dos últimos ejercicios.

En términos generales, la estadística resulta positiva para la seguridad en la ciudad, ya que muestra un descenso del 3,4% en el total de infracciones penales registradas en el primer semestre de este año. El periodo se ha cerrado con 478 expedientes, frente a los 495 con los que acabó en 2017.

Sin ninguna variación se ha cerrado el epígrafe dedicado en el análisis de datos a la tramitación de delitos graves y menos graves de lesiones así como ha riñas tumultuarias, que ha inscrito 6 casos.

Si se tiene en cuenta lo ocurrido en el cómputo global de la provincia el resultado es el contrario, al aumentar un 4,8% el volumen de infracciones constatadas en los primeros seis meses. Se ha pasado de 5.254 a 5.505 en la última estadística.

Parte de ese crecimiento es atribuible al incremento de los robos con fuerza denunciados, que han crecido un 94,4%, pasando de los 179 del primer semestre de 2017 a los 348 de éste. Al igual que en el caso de Miranda, el descenso más abultado se ha constatado en el capítulo de hurtos, que han bajado casi un 14%. Han pasado de 1.613 a 1.388.

También han caído las infracciones vinculadas al tráfico de drogas en la provincia, donde en el primer semestre del año se han contabilizado 25 casos, frente a los 29 del pasado ejercicio. En lo que a sustracciones de coches se refiere se ha contabilizado una menos, de 54 a 53.

En lo que se refiere a agresiones sexuales, éstas han aumentado en Burgos un 37,5%, si se tiene en cuenta que el semestre se ha cerrado con 33, frente a las 24 contabilizadas en el mismo periodo de 2017. La estadística señala además que de los casos englobados en este capítulo 4 han sido agresiones con penetración, de las que entre enero y junio del pasado año no se denunció ninguna. Los robos con violencia en intimidación han subido un 20,8%, de 53 a 64.

Al contrario que en Miranda, en las otras dos ciudades de la provincia con más de 30.000 habitantes, el número de infracciones penales registradas en el primer semestre de 2018 se han movido al alza. Aranda ha pasado de 490 a 617, lo que supone un aumento cercano al 30%. Destaca el hecho de que los robos con fuerza en el domicilio han pasado de 2 a 24. En la capital las infracciones han subido casi un 6%. Se ha cerrado el semestre con 2.817.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos