Los conciertos de 'Los Viernes del Castillo' gozaron del beneplácito de 7.600 personas

Los asistentes no pierden la oportunidad de involucrarse en lo que se les propone desde el escenario :/Avelino Gómez
Los asistentes no pierden la oportunidad de involucrarse en lo que se les propone desde el escenario : / Avelino Gómez

La propuesta se consolida y el número de espectadores ha crecido ligeramente con respecto a la cita de la pasada edición

MARÍA ÁNGELES CRESPO

Con la que acaba de concluir se han celebrado ya seis ediciones de 'Los Viernes del Castillo', esas citas en las que la música de los géneros más diversos llega a los mirandeses en un muy particular escenario y de la que se puede disfrutar de modo gratuito.

El cierre lo puso el grupo mirandés Noites de Rock e Meigas el pasado día 23 y ha llegado el momento de hacer las valoraciones pertinentes que, tomando como referencia los datos de asistencia propician que desde la concejalía de Turismo se hable de «gran satisfacción».

La programación ha contado con el beneplácito de los mirandeses y el cómputo final indica que en esta sexta edición han sido 7.600 las personas que en un momento u otro estuvieron o en la explanada del castillo o en la Fábrica de Tornillos ; ese escenario alternativo en caso de inclemencias meteorológicas que este año ha tenido que utilizarse para los conciertos de los días 26 de julio y 9 de agosto. Jornadas en las que los asistentes disfrutaron en el primer caso con el homenaje a Joaquín Sabina y, en el segundo con los tangos.

En relación con el pasado 2018 las cifras son incluso mejores ya que en ese se contabilizaron 7.300 espectadores. La asistencia ha sido por lo tanto un poco mayor y la media de personas por cada uno de los conciertos ha sido de 950.

Sobre la afluencia masiva el concejal de Turismo, Miguel Ángel Adrián manifestó que «estamos ya rondando el aforo límite, no por espacio, que es mucho el que hay, sino con el de la comodidad». Cierto es que dadas las características del lugar y que el acceso es gratuito «lo que prima es el trasiego, el ir y venir de la gente. Hay quien se queda a todo el concierto pero lo habitual es que haya mucho movimiento».

La aceptación de la programación es lo que ha traído, y aun cuando en algún momento sean muchas las personas que se congregan en la explanada, lo que no entra en los planes del Ayuntamiento es pensar en otro escenario. «El lugar es el elemento referencial de los viernes de julio y agosto, no se puede plantear como una actividad ordinaria de cultura, así que ni nos planteamos trasladar algún concierto a un recinto más amplio, no».

'Los Viernes del Castillo' surgieron teniendo la fortaleza como eje. «Es el núcleo de la actividad, es la puesta en valor del castillo y una apuesta por potenciar el casco viejo disfrutando de los espectáculos en un lugar excepcional, y así seguirán», reitera.

En cuanto a la importancia que los conciertos de los viernes de julio y agosto tienen para el casco viejo, dice Adrián que el programa «es un revulsivo importante para la hostelería y la restauración al concentrar a tantos mirandeses en la zona. Ellos me han transmitido que están satisfechos con los resultados».

Máxima asistencia

Con cifras elevadas en todos y cada uno de los conciertos, el más seguido fue el del 19 de julio. Disfrutaron con Rock The Nigth, banda que versiona grandes clásicos del rock, 1.100 personas, y se llegó también al mismo número el 16 de agosto con La Central y sus éxitos de todos los tiempos.

Se congregaron en la explanada del castillo mil espectadores en el segundo concierto del mes de julio en el que la música que sonó fue el gospel y una cifra igual fue la que se computó el día en el que se puso el punto y final al programa, el pasado viernes, con la presencia de los mirandeses Noites de Rock e Meigas.

Del éxito de los grupos locales –cabe recordar que el año pasado el concierto más multitudinario hasta la fecha lo protagonizó La Regadera–, también se siente orgulloso el concejal de Turismo que al hacer el balance de lo sucedido en esta sexta edición apuntó que «vamos a seguir en esta línea, para el año que viene ya veremos con qué grupo contamos».

Las propuestas al aire libre tienen siempre un riesgo y este año la previsión de lluvias obligó a trasladar dos concierto a la Fábrica. «Eso hay que preverlo pero podemos estar contentos de que no hayan sido más que dos».

En ambos casos la respuesta del público también fue muy buena. La noche dedicada al tango fue seguida por 600 persona y en el concierto homenaje a Joaquín Sabina ofrecido por Al Aire «disfrutamos de un espectáculo de enorme calidad en el que hubo un lleno total, novecientos espectadores. Se dejaron abiertas las puertas, la de acceso y la lateral y, poder hacerlo fue una ventaja».

Dada la buena respuesta del público, desde la Concejalía de Turismo se «dará continuidad el próximo verano a esta programación de conciertos» que se celebra desde el año 2014.