La Cofradía cierra el año con 50.000 euros y se garantiza la financiación del centenario

Rubén Marín, Álvaro de Gracia, María Victoria Conejo y Jorge Budia, frente a un auditorio con escasa presencia de cofrades. /A. G.
Rubén Marín, Álvaro de Gracia, María Victoria Conejo y Jorge Budia, frente a un auditorio con escasa presencia de cofrades. / A. G.

Las cuadrillas recibieron más de 21.000 euros en subvenciones y el gasto en verbenas se situó en los 15.000

CRISTINA ORTIZ

El superávit se ha convertido en tónica habitual en el balance anual de cuentas de la Cofradía, situación que en estos momentos le asegura a la entidad disponer de un colchón económico que se aproxima a los 50.000 euros. Una cantidad que le va a permitir a la junta directiva del colectivo afrontar con garantías la financiación de las actividades con las que se quiere ensalzar en 2019 la celebración del centenario de la organización y también el desembolso necesario para avanzar en la obtención de la consideración de Fiestas de Interés Turístico Internacional.

Dos de los objetivos que vertebran el trabajo que se va a desarrollar a lo largo del presente ejercicio, tal y como se explicó en la asamblea anual ordinaria celebrada ayer en el salón de actos de la Casa de Cultura, con la asistencia de unos cuarenta socios, de los 10.600 que cuentan con carné.

Evidentemente, no todo el 'ahorro' procede de 2018. El periodo acabó con un superávit de 14.919 euros, tal y como se detalló en el apartado dedicado a rendir cuentas. Los 34.433 corresponden a lo que se ha ido guardando en años anteriores con la vista puesta ya en la conmemoración de esos primeros 100 años.

En el último ejercicio los gastos se han cuantificado en 167.926 euros, una cantidad considerablemente inferior a la de 2017, cuando se llegó a 192.099. Fueron 25.000 euros más. Pero el importe es imputable directamente a tres epígrafes muy concretos: los arreglos en el bar de La Laguna y en el vallado (11.600); el concurso de Charangas, que el año pasado finalmente no se llevó a cabo y que en su primera edición supuso un desembolso de casi 8.000 euros;y el concierto en el Fin de Semana del Blusa (en 2017 tocó La Fuga).

Que el año pasado no hubiera actuación musical ese día y una mayor implicación de la hostelería a la hora de organizar actividades musicales durante las fiestas, contribuyó a rebajar notablemente la partida de Verbenas, que pasó de los 32.000 euros de hace dos años a los 15.000, del último.

Evidentemente, algunas de estas situaciones también han tenido un impacto en el capítulo de ingresos, que se redujo en unos 11.000 euros, pasando de 193.486 en 2017 a 182.845 en el último ejercicio. Descenso moderado que responde a que hace dos años se ingresaron 2.000 euros por el concierto del Fin de Semana del Blusa y los casi 6.000 que entraron por el seguro del bar.

También fue algo menor la suma total de las subvenciones oficiales recibidas, fueron unos 4.000 euros menos. Se han recibido por este concepto en 2018 un total de 69.675 euros, que representan el 38,11% de los ingresos de la entidad. Otro 40,5% proceden de lo que pagan directamente los socios. El año pasado 10.593 personas abonaron 74.151 euros. Los ingresos se completan con 15.776 euros de patrocinadores y colaboradores (unos 4.000 menos que en 2017) que suponen el 8,63% y el 12,71% que llega del capítulo que engloba el pago por los puestos de venta ambulante, la venta de entradas o de productos corporativos. En total, 23.243 euros.

Parte del dinero revertió directamente en los cofrades a través de las subvenciones a las cuadrillas. Reparto para que el año pasado se aplicó una fórmula diferente que para el presidente de la Cofradía, Álvaro de Gracia, ha resultado ser positivo. Se repartieron 1.185 euros más que en 2017, llegando a los 21.185. Un dinero que a 46 cuadrillas, según han constatado, les permitió cobrar más que en 2017. Y en el caso de diez que recibieron menos, la cuantía a la baja no llegó a los 10 euros.

A estas subvenciones la entidad destinó casi el 15,5% de su presupuesto de gasto. Una tabla en la que, excluyendo ese dinero para las cuadrillas, destacan el gasto en verbenas y actuaciones musicales, que supusieron un desembolso de 15.055 euros (en 2017 fueron 23.015);y el presupuesto vinculado al Fin de Semana del Blusa, al que se destinaron 12.088. Otros 6.333 se emplearon en la organización del Día del Ermitaño.

Similar es la cuantía empleada en asumir parte del coste de los autobuses que suben a La Laguna el día de San Juan. Un servicio que a la entidad le ha supuesto un desembolso de 6.582 euros.

Rondan también esas cifras los pagos efectuados por los Ochotes de adultos. El año pasado contó con una partida de 6.660 euros, mil euros más que en la edición anterior. Si bien ese fue un incremente del gasto justificado por la conmemoración del cincuenta aniversario del Festival de la Canción del Blusa. Otros 5.600 se invirtieron en las jotas.

 

Fotos

Vídeos