El Centro de Interpretación recibe «alrededor de 130 visitas» mensuales

El Centro de Interpretación está Ubicado en el Raimundo Porres. /E. C.
El Centro de Interpretación está Ubicado en el Raimundo Porres. / E. C.

La concejalía de Memoria Histórica ampliará el material y la actividad del espacio municipal a partir de septiembre

TONI CABALLERO

Reflejar, a través de una pequeña fracción, la realidad que se pudo vivir en el campo de concentración que permaneció en nuestra ciudad entre los años 1937 y 1947; este es el objetivo divulgativo por el cual nació el Centro de Interpretación ubicado en las instalaciones del Centro Cívico Raimundo Porres. Desde que a principios de agosto el Consistorio mirandés distribuyese 600 carteles informativos (300 en castellano y 300 en inglés) en Haro y Vitoria para atraer un mayor número de visitantes al espacio, el centro recibe «alrededor de 120 o 130 visitas, algo más que antes», según indica Begoña González, la concejala de Memoria Histórica en el Ayuntamiento de Miranda, que además añade: «Hay que tener en cuenta que es agosto, la mayoría de ciudades se vacían y el centro en este momento está con el horario de verano de 8.00 a 15.00 horas. A partir de septiembre, habrá de mañana y tarde, de 9.00 a 15.00 y de 17.00 a 21.00 horas».

Con el Centro de Interpretación se ha pretendido hacer una reproducción de las que fueran las instalaciones, y en la sala se exhiben documentos, objetos que pertenecieron a los presos, así como archivos gráficos y sonoros. Incluso cuenta con la representación de una celda, con sus respectivas camas, en el interior. Sin embargo, la actividad de la concejalía en relación a este espacio no parece estar cerca de finalizar. Según González, «se está mirando para que el Centro tenga más elementos y, a partir de septiembre, cuando todo el mundo vuelva a sus puestos, se comenzará a trabajar en ello».

En el mismo sentido, pero más desde las perspectiva promocional del centro, desde la concejalía se avanza que se van a realizar unos trípticos con información sobre el Centro de Interpretación, «que contengan todo lo que hay en él». Asimismo, también se va a trasladar esta información a los colegios e institutos mirandeses con el fin de que conozcan el centro y puedan aprender sobre lo acontecido en el campo de concentración que estuvo vigente en la ciudad.

Además de a la población estudiantil mirandesa, la concejalía de Memoria Histórica pretende llegar al ciudadano de a pie, tanto de Miranda como de otros municipios. Con este objetivo se van a implantar «visitas guiadas para los centros escolares y para el público en general, ya que hay gente que necesita que le expliquen con detalle la información que recogen los paneles y todo lo que se refleja en el centro». Visitas que, además de por el Centro de Interpretación, también se podrán disfrutar en el mismo campo de concentración. Ambos espacios cuentan con un valor cultural enorme y son patrimonio histórico de la ciudad.Sin embargo, mucha de la población mirandesa aún desconoce la ubicación de ambos o, al menos, alguno de los dos. Por ello, la concejala de Memoria Histórica adelanta que el ente local va a instalar unas placas identificativas por toda la ciudad que indiquen donde están ambas instalaciones, «porque hay gente de Miranda que no sabe dónde tienen que ir para poder verlo».

Una mayor promoción

Tanto las visitas guiadas como la ampliación de material, y la actividad promocional del Centro de Interpretación en los centros docentes y con la población en general, forman parte de una labor informativa y divulgativa estratégica por parte del Consistorio. Una estrategia que ya está dando sus resultados, puesto que se ha aumentado el número de visitas en, aproximadamente, una veintena mensual.

Nada más acceder al centro se ve una maqueta a escala de los que fueron las instalaciones, y también se existen tres reproducciones de las garitas de vigilancia; dos figuras representativas, de un preso y un soldado, en tamaño natural, realizadas específicamente para este Centro de Interpretación y una recreación de uno de los barracones en la que se puede contemplar elementos de la vida cotidiana de los presos.

Asimismo, también hay material audiovisual como fotografías que existen del campo, recogidas en diferentes archivos españoles y europeos y nueve reproducciones de ilustraciones realizadas por prisioneros. Se suma un punto interactivo en el que se puede consultar un álbum fotográfico del campo que se conserva en el Archivo General de la Administración de Alcalá de Henares, así como imágenes de un padrón de habitantes de 1940 en el que aparecen todas las personas tanto presas como soldados que en esos momentos se encontraban en el Campo de Concentración.