Barcones pedirá a Adif y Renfe soluciones para el paso de El Crucero y los talleres

Barcones pedirá a Adif y Renfe soluciones para el paso de El Crucero y los talleres

La delegada del Gobierno en Castilla y León trasladará en una reunión fijada para el lunes las demandas de la ciudad

CRISTINA ORTIZ

La ejecución de la obra para suprimir el paso a nivel de El Crucero y el futuro de los talleres de Renfe en la ciudad, son dos de los temas incluidos en el orden del día de la reunión que la delegada del Gobierno en Castilla y León, Virginia Barcones, tiene fijada para el próximo lunes en Madrid con el presidente de Renfe, Isaías Táboas; la presidenta de Adif, Isabel Pardo de Vera;y el secretario de Estado de Infraestructuras, Pedro Saura.

Cuestiones fijada de cara al encuentro de trabajo a petición de la alcaldesa Aitana Hernando en la anterior visita que Barcones realizó a la ciudad, a finales de julio. La preocupación por una carga de trabajo que garantice la continuidad de los talleres y la importancia de que se ejecute una infraestructura que servirá de acceso y salida para muchos de los vecinos de El Crucero fueron algunos de los temas sobre los que la regidora mirandesa demandó el respaldo de la administración central.

Lo mismo que hizo sobre la ampliación de la depuradora. Petición a la que también ha recibido respuesta satisfactoria. «Desde el pasado año el anteproyecto está finalizado y en un cajón, donde lo que hace es coger polvo», apuntó Barcones a este respecto.

Así que ahora, lo que toca, para que sea real es «dar impulso» a esa iniciativa y «eso es lo que ha hecho este Gobierno: darle esa agilidad en la tramitación administrativa para que a la mayor brevedad posible sea una realidad». Eso sí, la delegada del Gobierno en la región no quiso aventurar plazos ni arriesgarse con fechas.

«Este tipo de cuestiones lleva procesos administrativos complejos y en los que vamos a seguir trabajando». De hecho, para conocer más detalles sobre una obra de ampliación que podría costar 15,6 millones, emplazó a una reunión de carácter técnico que mantendrán tanto ella, como la alcaldesa de Miranda, con la presidenta de la CHE y con responsables del Ministerio de Transición Ecológica.

En principio, una vez superada la tramitación ambiental y la aprobación para que el Ministerio ejecute, se sacará a licitación «seguramente» bajo la modalidad de «concurso de proyecto definitivo y obra porque al ser instalaciones industriales, lo más probable es que ese proyecto puede ser después ofertado para empresas especialistas que sean las que acaben de definir el mejor tratamiento para conseguir los mejores rendimientos de la depuradora».

En cuanto a la liberalización de la AP-1, Barcones puso el foco en que la liberalización de la autopista «será una realidad el 1 de diciembre». Una vez que concluya la concesión el 30 de noviembre «pasará a ser autovía libre de peaje. Además de que ningún ciudadano tendrá que pagar por transitar por ella, ganará en seguridad dado que se ofrecerá una nueva alternativa a los vehículos pesados».

Camiones que aún no se sabe si serán desviados de la N-1 antes de esa fecha hacia la autopista tal y como estaba comprometido hacer desde que en noviembre del pasado año firmaran un convenio Junta y Gobierno central.

«Vamos a hacer todos los esfuerzos para que sea una realidad, pero es un proceso complejo que necesita de una tramitación que no hemos dejado de hacer y que hasta el último día vamos a intentar que sea así, pero desde luego el objetivo fundamental es que el 1 de diciembre la AP-1 esté libre de peajes», incidió.

Por otro lado Barcones adelantó durante su visita de ayer a Miranda que el Ministerio de Transición Ecológica prepara un plan con medidas de choque para paliar las consecuencias de la transición energética en las zonas donde hubo centrales nucleares (como las comarcas de Miranda , Las Merindades y La Bureba) y de carbón. «Se recoge», manifestó la delegada, «en el borrador de la Estrategia de Transición Justa que se va a presentar ya en las próximas semanas para su debate político y social».

Esta iniciativa es «básica» para poder poner en marcha las dos normas en elaboración, la Ley de Cambio Climático y Transición Energética y el Plan de Energía y Clima; y, además, está en consonancia con el anuncio realizado por la propia ministra de Industria, Comercio y Turismo de que, en palabras de Barcones, «estaban estudiando en qué condiciones se podría recuperar el Plan de Reindustrialización» que se inició en 2010, con Zapatero, y que se canceló en 2012 con Rajoy.

«El objetivo», dijo, «era y seguirá siendo paliar la pérdida de puestos de trabajo que conllevaba el cierre de la central nuclear. El plan habría que elaborarlo desde varios puntos de vista, de una manera transversal, abordando reindustrialización, empleo, cuestiones sociales, medioambientales y culturales, entre otras».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos