El Ayuntamiento cerca de colgar el cartel de 'completo' en las plazas de Prim

Acceso para vehículos al aparcamiento subterráneo de la plaza Prim. /A. G.
Acceso para vehículos al aparcamiento subterráneo de la plaza Prim. / A. G.

Tiene alquiladas 64 de las 66 parcelas que tiene en ese parking y hay personas interesadas en las dos que quedan libres

CRISTINA ORTIZ

Las dificultades para estacionar en muchos puntos de la ciudad, fundamentalmente en el centro, tanto en zona blanca como azul, lleva a muchos conductores a optar por alquilar una plaza de aparcamiento en la que guardar el coche ya sea cerca de casa o del trabajo. Opción para la que no pocos han tenido en cuenta el parking de Prim, en el que el Ayuntamiento es titular de casi la mitad de sus parcelas. De las 138 que tiene la instalación 68 forman parte del patrimonio de la administración local que tiene prácticamente todas ocupadas.

A mediados de mes solo dos de ellas estaban libres, pero eran varias las personas interesadas en ocuparlas que se habían dirigido al departamento de Urbanismo, por lo que no se descartaba tener que colgar el cartel de completo en un parking ubicado en un punto neurálgico de la ciudad, junto a la 'm', y en un entorno en el que muchos edificios son de antigua construcción y carecen de garaje.

Pero al margen de esta circunstancia, lo cierto es que la ocupación de las plazas municipales ha mejorado en el último año, ya que en los anteriores se habían mantenido ocupadas alrededor del 80%. Hace algo más de un año, en junio de 2018, quedaban libres 11 parcelas, y a comienzos de diciembre de 2017 eran ocho las permanecían vacías. Un año antes, en marzo de 2016, había diez huecos libres.

Las dos que en estos momentos estaban disponibles son de la que tienen un precio más elevado. Su alquiler está fijado en 68 euros al mes. La renta establecida para las de los niveles inferiores, en el segundo y tercer sótano, es 63 y 58 euros, respectivamente. Ahí están todas ocupadas.

Más barato y mayor disponibilidad de espacios hay en la zona de ampliación de Ronda del Ferrocarril, donde el Ayuntamiento tiene varios aparcamientos en los edificios de promoción pública promovidos por Viranda. En estos bloques las plazas para coches se alquilan por 55 euros y las de motos, por 30. Y ambas opciones están disponibles.

Su ubicación más alejada del centro hace que la demanda no sea tan alta. Así, en el número 68 de Ronda, donde la administración local cuenta con 14 parcelas –11 de coche y 3 de moto– solo 3 están ocupadas. El resto está disponible.

Mayor es la oferta en Rafael Alberti, tres portales en los que el Ayuntamiento dispone de 21 plazas para automóviles, de las que 4 están ocupadas y 17 se encuentran en alquiler. A estas se suman otras 19 de moto, de las que tan solo una está arrendada. Las otras 18 están disponibles. El listado en ese entorno se completa con otra para vehículo de dos ruedas en el bloque de VPO emplazado en la calle Ricardo Barrio y que está lista para se ocupada.

«Es una zona en la que existe mucho aparcamiento libre disponible y, por tanto, la demanda es menor. Quienes no cuentan con plaza encuentran sitio sin problema para estacionar», valoró la concejala de Urbanismo, Soraya Solórzano.

El Consistorio también ofrece en alquiler otras tres parcelas para coche en Ciudad de Vierzón, para las que el precio se ha fijado en 58 euros. Ahí «el Ayuntamiento tenía parte de un solar y como se construyó aparcamiento en el subsuelo le correspondían esas plazas», explicó.

En todos los casos, independientemente de su ubicación, el alquiler es la única opción. No están a la venta, como sí ocurría cuando era Viranda quien gestionaba esos espacios. Es algo que se podía hacer a través de una empresa municipal, pero que no es posible llevar a cabo por la administración local. «Para venderlas se tendría que hacer una licitación pública y antes se debería hacer una valoración, que podría ser diferente a la hecha en su momento por Viranda», apuntó la responsable del área; al tiempo que reconocía que, hoy por hoy, no es algo que se esté estudiando en Patrimonio.

Así que en estos momentos, la única opción disponible es el alquiler. Una fórmula que también cuenta con un procedimiento establecido y que arranca con la presentación de un escrito en el SAC por parte de la persona interesada en ocupar una plaza explicando su interés en alquilar y el lugar en el que se quiere.

A partir de ahí, es Patrimonio quien contacta con el ciudadano que ha registrado la solicitud «para explicarle qué plazas están disponibles y, si estuvieran interesados en ver alguna de ellas, para ver si encaja con sus necesidades, se les enseñaría», detalló Solórzano.

En caso de querer alquilar alguna, eso sí, deberán tener en cuenta que hay que comprometerse a tenerla, como mínimo, un periodo de seis meses. En caso de incumplir este requisito, se les aplicaría «un mes de penalización».