Sin avances en el paso a nivel de El Crucero

Sin avances en el paso a nivel de El Crucero
Avelino Gómez

La presidenta de ADIF insiste ante la alcaldesa que la expropiación tiene que efectuarla el Ayuntamiento

MARÍA ÁNGELES CRESPO

En la agenda de la alcaldesa, Aitana Hernando estaba marcado el día 26 de agosto; era la fecha para la que se había fijado la reunión que debía mantener con la presidenta del ADIF (Administrador de Infraestructuras Ferroviarias), Isabel Pardo, para hablar, una vez más sobre la supresión del paso a nivel que separa el barrio de El Crucero de la Nacional 1.

Cuando Hernando hizo público que se iba a producir el encuentro manifestó que haber recibido respuesta a su petición de reunión era algo positivo ya que después de la callada por respuesta recibida durante la pasada legislatura a sus peticiones de encuentros ahora «al menos en los últimos tiempos se han retomado los contactos».

La fecha llegó y la reunión se mantuvo ayer, tal y como estaba previsto, pero lo cierto es que el resultado de lo que se puso sobre la mesa por parte del Ayuntamiento y del ADIF sólo permite afirmar que en estos momentos se sigue sin avances de ningún tipo para la solución del problema que lleva ya dos décadas encallado. Fue en 1999 cuando se firmó el convenio, y en 2006 el Protocolo Adicional.

El problema está encallado en la expropiación de los terrenos necesarios para acometer la obra, en quién tendrá que hacerse cargo de asumir el coste de esa operación. Desde ADIFse entiende que esa labor le corresponde al Ayuntamiento, y el Consistorio interpreta que esa labor para disponer del suelo que se necesita para ejecutar la conexión del barrio con la carretera Nacional y completar así la vía que no lleva a ninguna parte y quedó sin terminar hace años es responsabilidad del ADIF. Ninguno de los dos estamentos implicados se mueve de sus posiciones, así que todo indica que el tema seguirá dando que hablar y que aún restan algunos capítulos para que pueda verse la solución del problema.

El último, el que propició la petición de reunión desde el Ayuntamiento se remonta a noviembre del pasado año, que fue cuando se estableció que el Ayuntamiento tendrá que realizar la conexión con la calle Alondra; situación que provocó que se encargara un informe a la Secretaría General del Ayuntamiento en el que se desaconsejaba que se adquieran otros compromisos que el ADIF quieren que recaigan sobre el Consistorio, como la asumción de la expropiación de los terrenos o del mantenimiento y conservación de parte del vallado en de la vía en la zona del paso a nivel.

Estas recomendaciones se trasladaron al Administrador de Infraestructuras Ferroviarias y en su respuesta volvió a devolver la pelota al tejado del Ayuntamiento. Argumento que no puede «aceptar la pretensión» municipal de comprar los terrenos incluidos en el proyecto de conexión de El Crucero con la Nacional. Y la explicación que en aquel entonces ofreció fue que «no se puede imputar esa carga a ADIF por el hecho de que las exigencias de la Demarcación de Carreteras determinen ahora que se hayan de expropiar suelos de terceros que están fuera del sector Crucero Oeste».

Sobre si el Ayuntamiento tiene o no competencias para efectuar la expropiación de los terrenos desde la empresa pública del Ministerio de Fomento se entiende que «la conexión es una obra de interés general para ese municipio y además afecta a suelos no urbanizables de escaso valor económico».

Dos interpretaciones

En la reunión que ayer mantuvieron Aitana Hernando e Isabel Prado lo único que se pudo constatar es que las posiciones se mantienen casi inamovibles y no parece fácil que se pueda producir cambio alguno ya que todo depende de interpretaciones.

La alcaldesa insiste en que la última adenda del convenio hay una gran indefinición «no se puede aceptar tal y como está». La propuesta que ha efectuado es la de una nueva redacción «que deje claro que ADIFejecutará la obra» y sobre la competencia para la expropiación pedirá que le remitan desde la empresa pública «un informe jurídico en el que fundamenten sus argumentaciones».

Al margen de que todo esto pueda llegar en un futuro –en cualquier caso parece lejano–, el asunto también sigue su curso por la vía judicial; un acuerdo unánime de todos los partidos con representación municipal permitió que se presentara la demanda. Aun así, insiste la alcaldesa en que «trabajaremos para ver si podemos llegar a un acuerdo».

Las cuestiones económicas están lastrando la solución, ADIFinsiste en que en el acuerdo de 1999 las previsiones eran de un coste de 2.163.643 euros, y que lleva gastados ya 3.517.211. Además, aduce que para dar por finiquitado el proyecto aún deberían invertirse alrededor de 1,8 millones.