Los autocaravanistas apuestan por mejorar y reubicar el área de servicio de Las Matillas

Muchos no se quedan a pernoctar en el área de servicio. /A. G.
Muchos no se quedan a pernoctar en el área de servicio. / A. G.

Agradecen poder vaciar el depósito y cargar agua pero se decantan por otra ubicación «si es necesaria de pago»

SILVIA DE DIEGO

Viajar a cualquier parte con la casa a cuestas es una opción turística que se ha incrementado notablemente. De hecho, las matriculaciones de autocaravanas se han multiplicado por cuatro en cinco años y los alquileres también se han disparado.

Miranda cuenta desde septiembre de 2006 con un área de servicio para autocaravanas ubicada en el Camino de Los Pinos, cerca de la N-1. Entonces el Ayuntamiento invirtió unos 1.800 euros en crear una plataforma de hormigón de 8x4 metros, con una rejilla para aguas grises y otra para vaciar los váteres químicos y una fuente con dos grifos. El espacio estaba pensado para acoger a una decena de caravanas por un tiempo máximo cada una de 48 horas. Este área era objeto de mejora hace un par de años pero los usuarios recalcan la necesidad de mejorarla.

«Se agradece tener un lugar donde podamos vaciar el depósito y cargar agua pero creo que el Ayuntamiento escogió el peor sitio para hacerlo. En el invierno con las crecidas no se puede venir además es un nido de ratas y está en un sitio muy apartado sin una ubicación buena para visitar la ciudad», lamenta Luis Giralda; quien recalca que Miranda aunque no es un sitio con gran riqueza turística sí que es un lugar de paso con monumentos que ver y en donde el visitante puede hacer un gasto en bares, restaurantes o tiendas que repercutiría en la economía de la ciudad. «Hemos rehabilitado el castillo, tenemos un jardín botánico, ofrecemos otras opciones y no sabemos potenciarlo».

Entre las ubicaciones que considera más idóneas figura el parking junto a la Policía Nacional. «Si allí hay barracas el Ayuntamiento podría indicar unas fechas concretas en las que las caravanas no podrían parar como ocurre en otras muchas ciudades», subraya; al igual que considera que otra buena opción hubiese sido en la carretera Logroño, que cuenta con agua y desagües.

Según algunos usuarios el área además de pequeña no es muy limpia. «Muchos se ven obligados a parar en la parte de atrás junto a unos bidones donde echan la basura y que son foco de suciedad».

Andrés Aizpuru es otro apasionado de la caravana que conoce el área de servicio de la ciudad desde hace varios años. «Soy de San Sebastián y la verdad que viajo muchísimo y no me importa pagar. En algunas zonas te cobran 10 euros y cuentas a veces con piscina y restaurante en otros sitios también se paga por dormir por tres o cuatro euros».

Para dar cobertura a esta inmensa flota de vehículos son numerosas las ciudades que han optado por acondicionar áreas donde pernoctar y descansar. Ayuntamientos como el de Logroño, Pamplona, San Sebastián o Alicante se han decantado por habilitar estos espacios en zonas céntricas. De hecho, de las 183 existentes hace nueve años se ha pasado a las más de 900 en 2018. «Aún estamos muy lejos de las 6.000 que hay en Francia. De hecho, hoy por hoy, junto con el país galo el otro referente es Portugal donde se ofrecen buenos servicios a buen precio».

Ante esta situación el Ayuntamiento asegura que a lo largo de esta legislatura se tomarán cartas en el asunto, aunque ahora lo más prioritario es contratar las inversiones del presupuesto de 2019. «Para este año está claro que es algo imposible. Sí que es cierto que los técnicos barajan varias opciones pero es algo en lo que aún no hemos plantado ni la semilla. Tendremos que realizar un estudio previo de los servicios, las ubicaciones y de las demandas de los usuarios para mejorar la actual área que tenemos o hacer otra en una nueva ubicación», subraya el concejal de Obras Adrián San Emeterio; quien afirma respecto a la limpieza que la instalación de bidones no depende del Ayuntamiento.

«Hace un par de años se acometió una reforma en el área, se hormigonó el terreno y se hicieron ligeras mejoras a pesar de que tiene una capacidad muy limitada. No ha salido de nosotros poner los bidones, en la zona sí hay contenedores de orgánica. Seguro que alguna persona con toda la buena intención del mundo ha puesto algún bidón para mantener el área más limpia; pero repito, no ha salido de nosotros».

Según los datos facilitados por la Asociación Española de la Industria y Comercio (Aseicar) durante el pasado ejercicio se batió el récord en el número de matriculaciones de autovaravanas, un total de 7.046 lo que supone un 21,8% más que en 2017 y hasta cuatro veces más en el año 2013.

En cuanto al perfil más habitual del usuario el colectivo recalcan que se trata de parejas o familias con hijos y edades comprendidas entre los 35 y los 55 años que mayoritariamente realizan viajes dentro del territorio nacional. Tras el incremento de este tipo de turismo y de las respectivas áreas de servicio también ha aumentado la polémica. «Somos muchos los que nos hemos aficionado a las autocaravanas, antes nos quedábamos en los camping y estos están poniendo el grito en el cielo», sostiene Irene García; quien desde hace un par de veranos siempre opta por el alquiler para realizar viajes largos. «Comprar una puede superar los 50.000 euros tranquilamente y el alquiler medio durante una o dos semanas suele rondar los 1.200 o 1.300 euros aproximadamente».

Hace tan sólo unos días los autocaravanistas vascos, asturianos, gallegos y cántabros respondían a la Fuerza del Norte formada por las patronales hosteleras que instaba precisamente a las autocaravanas a pernoctar en campings ya que, en su opinión, «la proliferación de estas áreas ilegales perjudicaba al sector». La respuesta por parte de los usuarios no se hacía esperar y recalcan que «no hay áreas ilegales de estancia ya que en función de la Directiva Europea 2001/116CEE, el anexo II del reglamento General de Vehículos y la Instrucción del Ministerio del Interior 08/V-74, éstas tienen derecho a estacionar en todos los lugares habilitados para el estacionamiento de vehículos de su mismas categoría».