Aspodemi apuesta por formar a sus usuarios en horticultura para ampliar el acceso al empleo

Presentación del calendario solidario en el salón de plenos del Ayuntamiento. /A. G.
Presentación del calendario solidario en el salón de plenos del Ayuntamiento. / A. G.

El colectivo valora la posible cesión de unos terrenos, mientras 5 personas se están capacitando

CRISTINA ORTIZ

Formación y empleo son dos engranajes clave en el camino hacia la autonomía personal para Aspodemi, consciente de las dificultades y las barreras a superar por sus usuarios a la hora de acceder al mercado laboral. De ahí que el colectivo siga apostando por ampliar la capacitación de las personas con las que trabajan y por el acompañamiento a la hora de lograr un empleo, aunque ello implique 'montar' una empresa.

Y es que, en estos momentos, la entidad estudia la viabilidad de ampliar su centro especial de empleo incorporando la horticultura, apostando por la producción de verdura ecológica. De momento, cinco usuarios se están formando en la materia en un curso en el que comparten aprendizaje miembros de tres asociaciones de la provincia: Aspodemi, Asamimer, de Merindades; y Aspanias, de Burgos.

Después tocará buscar parcelas en las que poder empezar la plantación. El espacio del que disponen en el Centro Ocupacional de Fuentecaliente está destinado a la producción de planta ornamental en sus viveros. «No es por tanto, un lugar en el que poder desarrollar la línea de agricultura», reconoció Alonso. De momento, ya le han echado un vistazo a unos terrenos que les podrían ser cedidos para ese uso;pero se trata de un proyecto que «todavía está en una fase muy inicial», con lo que tampoco saben cuántas personas podría acoger.

En estos momentos, Aspodemi, que tiene encomendada la gestión de distintos servicios municipales enfocados a personas con discapacidad, atiende a un grupo que ronda las 150 personas y familias. «Es un grupo bastante numeroso. Va creciendo la población que se acerca», reconoció. Un colectivo que cada vez requiere más servicios, dado que el abanico de edades se ha ido ampliando.

En estos momentos, los focos de atención están en los extremos. En los más mayores, para los que quizá habría que ir pensando en la habilitación de un programa especializado en el envejecimiento;y en los más pequeños, para apoyar a aquellas familias que tienen niños con discapacidad. De hecho, en los últimos tiempos se ha incorporado una decena, a los que se está dando respuesta a través de la figura de asistente personal.

«Vamos adaptando lo que hay. Lo que se intenta es que cada persona encuentre una respuesta adecuada para poder desarrollar su proyecto de vida. Un trato personalizado siempre ayuda y permite obtener mejores resultados». ¿Cómo? Trabajando en programas de calidad, a través de grupos que buscan plantear y llevar a cabo pequeñas iniciativas que contribuyan a mejorar la experiencia de cada uno de los servicios que prestan.

Uno de esos grupos está trabajando en analizar cómo está funcionando la vivienda tutelada y qué se podría hacer para mejorar la experiencia; planteando, por ejemplo, fórmulas que permitan que sean las propias personas que residen en ese piso las que tomen las decisiones que les afectan dentro de ese núcleo de convivencia. «El objetivo es que tengan un mayor control de su vida y generar recursos que sean facilitadores de la inclusión de las personas», concluyó.

 

Fotos

Vídeos