Arrancan las obras que transformarán el antiguo colegio Cervantes en biblioteca

Los operarios comenzaron ayer los trabajos en el inmueble. /A. G.
Los operarios comenzaron ayer los trabajos en el inmueble. / A. G.

La reforma del inmueble durará 18 meses y supondrá una inversión de 1,5 millones de euros para el Consistorio

CRISTINA ORTIZ

La colocación del vallado de obra marcó ayer el inicio del proyecto que deberá llevar a la transformación del antiguo colegio Cervantes en una nueva biblioteca para la ciudad. A partir de ahí, el plan de trabajo marca el desmontaje de los columpios que hay en el patio, con el objetivo de poder utilizar ese espacio exterior para el acopio de materiales y el movimiento de la maquinaria que se va a emplear en la ejecución de una obra que se desarrollará en año y medio con una inversión de 1.514.021 euros.

En el interior, las primeras tareas que llevará a cabo la empresa Construcciones Bastida, adjudicataria del proyecto, se centrarán en desmontar mobiliario, puertas, equipos de iluminación, instalaciones, falsos techos... A partir de ahí, está previsto comenzar con la demolición de la tabiquería, el picado de las paredes, suelos... para, a continuación, centrar los trabajos en bajar el nivel de la planta baja a la cota de cimentación.

La siguiente fase se dedicará precisamente a reforzar esos cimientos a la cota de la calle, para después asegurar la estructura. Una vez ejecutada esa fase del proyecto comenzará a trabajarse para crear las nuevas instalaciones de saneamiento, agua, electricidad, telecomunicaciones, ventilación...

La distribución será lo siguiente que se ejecute, con la colocación de suelos, paredes perimetrales y tabiques. Además, en esa fase será en la que se instale el ascensor, un elemento del que carece el actual inmueble. La obra se completará con la colocación de yeso, falsos techos, solados o el pintado.

Aunque no cambiará el aspecto externo del edificio sí se harán modificaciones pensadas para mejorar la eficiencia energética o limitar la contaminación sonara. Y es que se sustituirá toda la carpintería exterior, además de reformarse la cubierta e instalar una fachada ventilada.

Pero también se trabajará en el exterior, porque está previsto urbanizar toda la parcela, lo que implicará convertir en una zona peatonal y ajardinada lo que era el antiguo patio del colegio, con lo que se eliminarán los columpios y la pista deportiva con porterías y canastas.

Y es que el acceso a la futura biblioteca está previsto por esa zona, por el patio y no por la plaza Cervantes. Desde esa parte vallada se accederá al hall de entrada, en la que se situará la recepción de usuarios de un edificio que será totalmente accesible, gracias a la instalación del ascensor que comunicará todas las plantas.

Una vez ejecutada la reforma, en la planta baja se ubicará una sala multiusos y el depósito de la biblioteca. Un nivel por encima estará la biblioteca infantil , con 98 metros;y la fonoteca -videoteca, con 58.

En el segundo piso se encontrará la sala principal de casi 230 metros cuadrados, en los que se ubicarán 54 puestos de lectura, el control de préstamos, así como los libros accesibles para las consultas.

A la tercera planta se trasladará la Fundación Cantera, que podrá instalar sus fondos documentales en un espacio de 167 metros cuadrados. En ese nivel habrá también una sala de ordenadores con 20 puestos.

La última planta se dedicará en exclusiva a sala de estudio para adultos. En unos 106 metros cuadrados se instalará mobiliario para unas 40 plazas.

 

Fotos

Vídeos