Aprobado el nuevo pliego de limpieza con voto dividido del pleno

La abstención de Miranda Puede facilitó que el punto se aprobase con el voto a favor de los socialistas. /A. G.
La abstención de Miranda Puede facilitó que el punto se aprobase con el voto a favor de los socialistas. / A. G.

El contrato de 10 años, y con un presupuesto anual de 3.255.000 euros, genera «muchas dudas» en la oposición

TONI CABALLERO

«Es el contrato más importante que va a suscribir el Ayuntamiento en esta legislatura, cada uno pondríamos alguna cosa o quitaríamos alguna otra pero, desde una visión global, es un muy buen contrato, por eso pedimos el voto a favor», de esta manera definió el portavoz socialista, Miguel Ángel Adrián, el nuevo pliego de cláusulas económicas, administrativas y técnicas para la contratación de los servicios de limpieza viaria, recogida de residuos sólidos urbanos, limpieza de alcantarillado y desratización, desinfección y desinsectación; durante el Pleno municipal que tuvo lugar ayer en el Consistorio mirandés. La aprobación de las cláusulas para dar inicio al periodo de licitación del servicio, el tercer punto de la sesión plenaria, salió adelante con el único voto a favor del PSOEy la abstención de Miranda Puede.

Por su parte, Izquierda Unida, Partido Popular y Ganemos Miranda lo hicieron en contra después de haber propuesto dejar el pliego «sobre la mesa» hasta aclarar las dudas que genera en los principales partidos de la oposición. Un servicio que contará con un presupuesto máximo anual de 3.225.000 euros, impuestos incluidos, y con una duración de diez años. «El pliego es malo para el servicio en sí, para la plantilla y para la ciudad», aseveró Guillermo Ubieto, el portavoz de IU, que centró su intervención en el desgrane de las cláusulas contractuales.

«La anterior vez presentaron un estudio económico desfasado y lo advertimos, ahora presentan otro estudio de costes que no cita fuentes y en el que no se contemplan un montón de cosas, no es el adecuado», valoró. En lo referente al presupuesto anual incluido en el contrato, que a su vez se divide entre los cuatro servicios (limpieza viaria, recogida de basuras, limpieza de alcantarillas y desratización; desinfección y desinsectación), Ubieto señaló que «siempre es el mismo, el equipo de Gobierno establece 2.900.00 euros (sin impuestos) y, a partir de ahí, mete los servicios. Tendría que ser al revés, primero ver qué servicios necesitas y luego establecer la partida, pero lo único que importa a esta Corporación es meterlo todo por 3 millones».

Otro de los apartados más polémicos fue el correspondiente a la plantilla. Según el portavoz de IU, el contrato establece, para la correcta ejecución de los 4 servicios, una «relación de medios necesarios de 59 personas», cuando sólo se exigen 53 a las licitadoras, por lo que «no se corresponde la plantilla que se le exige a la empresa con los medios requeridos para el servicio». Así, finalizó, «si se aprueba así, recurriremos porque pone en riesgo el servicio de una ciudad, y últimamente el Tribunal Administrativo de Recursos Contractuales de Castilla y León (TARCCyL) tiene cogida la medida a este equipo de Gobierno. Dicen que es un pliego muy bueno, lo mismo que se dijo del anterior y lo tumbaron, del de la piscina y lo tumbó un tribunal. No podemos hipotecar un servicio por diez años con un servicio que no garantiza la limpieza y salubridad de Miranda».

En este sentido, el Partido Popular, a través de su concejal Jorge Castro, se alineó con muchos de los argumentos aportados por Ubieto y también se adhirió a la propuesta de postergar la aprobación del nuevo pliego de limpieza hasta «solventar las dudas» y disponer de toda la «información y datos relevantes», petición que a la postre no fructificó.

Los populares, que votaron en contra del nuevo contrato, señalaron que el aumento de un 15% de la cuantía económica destinada al servicio de limpieza es insuficiente, entendiendo que es necesario «un giro radical que mejorase el servicio en un 80 o un 90%». Asimismo, también reclamaron un mayor control y vigilancia del servicio para garantizar su cumplimiento, así como sanciones para todos aquellos mirandeses y mirandesas que ensucien su ciudad, «porque sino no va a estar nunca limpia».

Continuando con las formaciones de la oposición, Ganemos también se opuso a las cláusulas propuestas y planteó posponer el pliego para que sea la siguiente Corporación la que lo ejecute. Miranda Puede, por el contrario, también se mostró crítica con la gestión del proyecto por parte del equipo de Gobierno, «no se puede hacer peor», pero se abstuvo en la votación para facilitar que el pliego saliese adelante aludiendo que «Miranda no está para esperar más».

Por último, Miguel Ángel Adrián, portavoz del PSOE, repasó varios puntos de los recogidos en el nuevo contrato que, a su juicio, es adecuado, «mejora el servicio y regula pormenorizadamente cada una de las labores recogidas». Asimismo, esgrimió que el retraso de un año en la presentación del mismo en sesión plenaria se debió, primero, a un aspecto legal en la documentación y, en segunda instancia, a un error informático. «El mejor pliego no tiene garantía de que a un juez no le guste y pueda tumbarlo. A riesgo de que un tribunal opine lo contrario, creemos que este está bien. Hubo un error, se subsanó y pienso que dejarlo sobre la mesa es hacer soportar a los mirandeses y mirandesas que sigan con un servicio que, actualmente, es deficiente», zanjó.