El Apolo suma otro año de crecimiento

Las propuestas en el Apolo tiene una buena respuesta por parte del público mirandés. /Avelino Gómez
Las propuestas en el Apolo tiene una buena respuesta por parte del público mirandés. / Avelino Gómez

Un total de 30.362 espectadores pasaron por las butacas del teatro en 2018 para disfrutar de las 118 funciones que albergaron sus tablas, un 10% más que en 2017

TONI CABALLERO

El Teatro Apolo sigue aumentando sus cifras de asistencia cuando ya se encuentra encaminado hacia su cuarto año de apertura. Desde mayo de 2015, este espacio se ha erigido en lo que fuese otrora, un emblema cultural para todos los mirandeses y mirandesas, que así lo hacen saber acudiendo cada vez más a sus coloradas butacas. Los números de 2018 no dejan dudar a dudas, ya que se alcanzaron las 30.362 personas de público, lo que supone un incremento en relación a las 27.609 de 2017 y a las 22.238, de 2016.

Los datos del año pasado arrojan un aumento del 10% respecto a 2017, 2.753 asistentes más disfrutaron durante los diez meses que el Apolo mantiene sus puertas abiertas para acoger su actividad, puesto que en julio y agosto el espacio permanece cerrado.

Para entender el crecimiento constante en el número de asistentes del Teatro Apolo hay que hablar de las funciones programadas sobre sus tablas. En 2018, este dato escaló hasta las 118 representaciones de artes escénicas y musicales, lo que supone una media mensual de 11,8 y, aproximadamente, 3 ofertas semanales. Como en el caso de los espectadores, esta estadística también es mayor que sus antecesoras. Se han representado 17 funciones más que en 2017, temporada en la que se desarrollaron 101, y una cuarentena más que en 2016, el primer año natural del teatro abierto se acogieron 77 obras.

Según los datos aportados por el departamento de Cultura, la media de asistencia en 2018 fue de 257 espectadores, en términos porcentuales, un 51% del aforo total del Teatro Apolo. Sin embargo, hay que tener en cuenta que no todas las obras programadas cuentan con la habilitación de las 501 butacas totales del espacio, ya que hay varios espectáculos que cuentan con aforo limitado por razones como la altura del teatro en las funciones infantiles o la instalación del foso para la orquesta para la ópera o la zarzuela; entre otros.

«Se puede concluir que, en la mayor parte de las funciones, el patio de butacas y el primer anfiteatro han estado prácticamente cubiertos y que existe una asistencia notable a los espectáculos que se programan en el Teatro», confirman desde Cultura.

Distribución

El teatro para adultos repitió como la segunda actividad más programada, y demandada, del espacio cultural durante la temporada pasada. Se incluyeron un total de 27 funciones, las mismas que en 2017, y acudieron al Apolo 8.252 personas, 552 más que el año anterior. La media de asistentes por función de esta categoría se estableció en 305, que supone un 62% del aforo del teatro.

Pero por encima de esta, tuvo un mayor peso el teatro infantil. Esta categoría contabilizó 39 funciones, 6 más que el curso anterior, con una asistencia total de 10.466 personas que suponen un 34,4% de los espectadores totales del Teatro Apolo en 2018. Este dato refleja la importancia de los mirandeses más pequeños en la programación de actividades del espacio. La media de asistencia a estas obras fue del 60%, 268 asistentes. Además, desde Cultura, también se programaron espectáculos de música y humor en busca de atraer al público juvenil.

Esta vertiente infantil y juvenil se completa con el 'Teatro para Bebés', una modalidad que se desarrolla con aforo reducido de 100 butacas, y en la que los más pequeños disfrutan, junto a sus padres, desde arriba del escenario del Apolo. Un total de 12 representaciones inherentes a esta modalidad, con 1.047 espectadores y un 72% de asistencia, pasaron por el teatro mirandés en 2018.

Las 118 funciones celebradas en el pasado 2018 se completan con: veintiún conciertos musicales; siete espectáculos humorísticos; cinco con la ópera y la zarzuela como protagonistas; otras siete de magia, danza, circo y coros. Por ello, se superó la barrera de los 30.000 espectadores anuales.

Cabe destacar que, al margen de las obras ya citadas, el Apolo también acogió la producción y la exhibición de diversos trabajos creados e interpretados por mirandeses y mirandesas; así como dio cabida a varias actividades de grupos y asociaciones culturales de nuestra ciudad como lo son el Cuadro Artístico; Teatro Aquende; Farándula Teatro; Mies, la Orquesta Gregorio Solabarrieta o la Banda Municipal de Música, entre otros. De igual modo, albergó el Festival del Blusa, tanto infantil como sénior, que volvió a colgar el cartel de 'no hay billetes' en ambos pases.

En definitiva, el Teatro Apolo continúa por la senda del crecimiento, tanto en asistencia como en actividades, auspiciado por su versátil programación, dirigida a diferentes públicos, y en la que confluyen las producciones locales con otras de éxito nacional e internacional.