Alucoil completa la compra de la antigua Gamesa para ampliar su actividad en Miranda

Instalaciones de la antigua Gamesa en la calle Suzana del polígono de Bayas. /A. G.
Instalaciones de la antigua Gamesa en la calle Suzana del polígono de Bayas. / A. G.

La operación se cerró ayer en una Notaría en Madrid y será a partir de septiembre cuando se diseñe el plan de inversión y empleo

CRISTINA ORTIZ

Aunque nueve meses después de lo previsto, Alucoil ya tiene en su mano las llaves de la nave que ocupaba Gamesa en el polígono de Bayas. Estaba previsto que el traspaso se hiciera el 24 de septiembre del pasado año, pero algún problema burocrático con la documentación de titularidad de la planta por parte de la eólica fueron posponiendo una operación que, finalmente, se cerró ayer, tal y como confirmaron responsables del Grupo Alibérico, del que forma parte Alucoil.

La compra de las instalaciones por parte del fabricante de productos de aluminio se formalizó en la mañana de ayer en una Notaría madrileña y, a partir de ahora, será gestionada por la filial mirandesa especializada en la fabricación de paneles para edificación, transporte e industria. Se convertirá así en la tercera fábrica del grupo en Miranda, concretamente en Bayas, ya que todas comparten polígono industrial.

De hecho, como ya se había avanzado cuando se anunció la adquisición de la nave de Gamesa, las nuevas dependencias se destinarán a la producción de una nueva gama de materiales avanzados que tienen como base el panel honeycomb Larcore de Alucoil, con destino al sector del transporte de masas (trenes, barcos y autobuses), aplicaciones industriales, como ascensores, y bienes de equipo. Tareas que hasta el momento se han venido realizando en la planta de Alucoil System, la segunda que se abrió en la ciudad.

La nueva fábrica, al igual que las otras dos, dependerán orgánicamente de la mirandesa Belén Martín, directora general de esta filial del Grupo Alibérico, que también ha confirmado que «esta nueva instalación será uno de los pilares para la expansión de la compañía, lo que redundará en los próximos meses en la creación de nuevos puestos de trabajo».

Aunque, de momento, no se ha cuantificado cuál será la creación de empleo o el equipamiento que se realizará en las dependencias de la calle Suzana que se acaban de adquirir. En ese aspecto se empezará a trabajar a la vuelta de verano, en septiembre. Será entonces cuando se diseñe el plan de inversión, la maquinaria que es necesario incorporar a la planta y el personal que va a requerirse para ampliar esa actividad que viene realizando Alucoil System desde hace más de tres años en un terreno de 19.000 metros cuadrados situado junto a la planta principal y que ya contaba con unas naves de 4.500 metros.

Pero al poco de su puesta en marcha esa segunda sede se quedó pequeña para dar respuesta a la producción necesaria, por lo que a finales de 2017 el presidente del grupo, Clemente González, anunció su intención de seguir creciendo en la ciudad, apostando inicialmente por la construcción de la nave requerida. Pero el cierre meses después, la posibilidad de adquirir unas instalaciones ya realizadas y listas para ser ocupadas en el mismo polígono hizo que Alibérico se interesara por esa opción que, finalmente, se formalizó ayer. Una operación con la que se ha firmado la compra de una parcela de 18.000 metros cuadrados, de los que 7.000 están construidos.

También en el polígono de Bayas la firma tiene sus instalaciones productivas centrales ubicadas en otra parcela de 28.000 metros. Esa primera planta, que dio origen al Grupo, comenzó sus operaciones en 1996, y a esta siguió en 2015 la compra de una segunda factoría, hasta ese momento propiedad de Hiansa, para albergar las actividades de Alucoil Systems.

«La adquisición de esta nueva planta refuerza el compromiso del Grupo Alibérico con Miranda, cuya situación geográfica y dotación industrial resultan estratégicas para el desarrollo y expansión del Grupo», explicaron sus responsables.

Alibérico es el primer grupo privado español y el primer grupo familiar europeo fabricante de productos semitransformados de aluminio. Actualmente, integran el grupo 35 sociedades con fábricas y oficinas comerciales en 4 continentes.

En conjunto, Alibérico emplea a más de 1.200 personas y sus productos se venden en más de 80 países de los 5 continentes. «Opera en los sectores de envase y embalaje, edificación, tratamiento de superficies, transporte, industria y energías renovables con productos de aluminio tecnológicamente muy avanzados y con marcas premium reconocidas como líderes en todo el mundo», explicaron.