Altamira se llena de flores

Anduriña fue uno de los grupos folclóricos de la ciudad que puso ritmo y sonido a la ofrenda./ A. GÓMEZ
Anduriña fue uno de los grupos folclóricos de la ciudad que puso ritmo y sonido a la ofrenda. / A. GÓMEZ

Decenas de mirandeses y hasta 75 colectivos ciudadanos rinden homenaje a la Patrona de la ciudad participando en la ofrenda floral en la plaza de España

Cristina Ortiz
CRISTINA ORTIZ

Engalanada con su manto verde junto a elegantes flores blancas y entre aplausos, acompañada además por los grupos folclóricos y al son de la Banda de Música, la Virgen de Altamira hizo su entrada en la plaza de España con puntualidad británica para recibir el homenaje de los centenares de mirandeses que se dieron cita para rendirle un colorido homenaje. Tal y como marca una tradición a la que se van sumando más y más colectivos de todos los ámbitos.

Ayer fueron llamados hasta 75 y entre ellos había algunos para los que el acto suponía su estreno. Ese fue el caso de la Unidad Canina de Rescate Navarrete y como no, de sus perros Yeiko, Brenda y Rufus; mientras que los feligreses de la iglesia del Buen Pastor acudieron para devolverle la visita a la Virgen. La Patrona fue su 'invitada' durante el mes de mayo, con motivo de la celebración del 50 aniversario de la parroquia.

Tampoco faltaron a la cita integrantes de la Asociación Mirandesa de Encajeras quienes además de honrar con flores a Altamira están trabajando en la confección de una mantilla. Una pieza artesanal pensada para resaltar más aún la talla de la Patrona de la ciudad. Implicación que agradeció públicamente Milagros Oquina, maestra de ceremonias de un acto que no quisieron perderse ni pequeños ni mayores, aunque el cielo pareciera amenazar con lluvia poco antes de arrancar con la entrega de ramos.

No faltaron tampoco los ofrecidos por los grupos que pusieron música y sonido al acto, como Mirándalus, Anduriña, Jacinto Sarmiento, Familia Castellana o la coral Orbe. Colectivos culturales a los que se quiso reconocer su importante contribución para «conservar las tradiciones», además de hacer la fiesta más bonita. También entregaron sus ramos a los camareros de la Virgen representantes de entidades de carácter social con gran arraigo en la ciudad como Cáritas, Manos Unidas, Ampaf, Aspodemi, Afami, Giafys... «Las asociaciones están cada vez más involucradas en este acto y se nota. En Miranda siempre hemos presumido de tener muchas asociaciones y buenas; y la gente responde», apuntó Benito Pobes, presidente de la cofradía. Si que echó de menos una mayor presencia de cuadrillas sanjuaneras, representadas en el acto de ayer por una decena de ellas.

Pero no todas fueron agrupaciones o asociaciones, hubo numerosos ciudadanos anónimos que también quisieron contribuir con sus flores a vestir de gala a la Patrona en un marco que se considera «incomparable, tanto por estética como por seguridad».

Otros hicieron su contribución en forma de versos. Los escritos para participar en el certamen de poesía que todos los años organiza la Cofradía de la Virgen de Altamira. Una actividad que, al igual que ocurre con la ofrenda, cada año despierta un mayor interés por parte de los mirandeses.

En esta edición han participado alrededor de un centenar, entre los que el jurado destacó los versos de 8 personas en las distintas categorías. En benjamín (hasta 9 años) el primer premio fue para Juan Martínez y el segundo, para Naiara Ibáñez; mientras que en Infantil (de 10 a 13) los galardonados fueron, por este orden, Aldara Fernández y Alex González.

Ya en Juvenil (de 14 a 17) el primer premio recayó en Sabin Fornies y el segundo, en Yeremi Gabarri. Por último, en categoría adultos, la ganadora fue Beatriz Ugalde; seguida de Laura Preciado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos