DHAULAGIRI, LA MONTAÑA DE LAS TEMPESTADES

Xabier Garayoa, Gerardo Plaza, Iñaki Aldaya y el sherpa Ang Rita en la cima del Dhaulagiri./
Xabier Garayoa, Gerardo Plaza, Iñaki Aldaya y el sherpa Ang Rita en la cima del Dhaulagiri.
JAUME GIBERNAU |EXPERTO MONTAÑERO

El 12 de mayo de 1979 el alpinismo vasco consiguió su primer ochomil, el Dhaulagiri de 8167 m. conocida también como la montaña de las tempestades. Pero no solo iban vascos en esta expedición.En una especie de joint-venture o de cooperativa si os gusta más, compartieron permiso y presupuesto con un grupo de catalanes con experiencia en altitud, encabezados por Jordi Pons- el primer ochomil estatal el Annapurna Este de 8027 m. conseguido el 29 de abril de 1974- junto a Ramon Bramona, Jordi Colomer i Joan Massons.

El alpinismo catalán ya había conseguido otros ochomiles como el Makalu 8463m. por Jordi Camprubi, el 24 de mayo de 1976 y el Kangchenjunga Central 8476 m. por Narcis Serrat , el 18 de mayo de 1978, por tanto la afición y la vocación a la altitud y a las grandes cumbres del Himalaya era ya muy latente y presente en Catalunya, como no podía ser de otra manera.

Mientras los vascos sufragaban los gastos logísticos, los catalanes disponían del preciado permiso, que en aquellas épocas era solo uno por expedición y vía. Esta vez intentarían la arista nordeste, la ruta original de los primeros ascensionistas en 1960.

Jordi Pons y Javier Garreta eran los encargados de filmar la ascensión con una cámara de 16 mm y de unos 9 kgrs de peso con todo el equipo de filmación incluido.

Jordi Pons, en la cima con la bandera catalana.
Jordi Pons, en la cima con la bandera catalana.

Montaron cinco campos de altura pero solo utilizaron cuatro para dormir, el C-I se convirtió en un simple depósito. El C-II en el Collado noreste , donde también construyeron un iglú, el C-III a 6.630 m. y los últimos el C-IV ya en la arista y el C-V encima de un espolón rocoso a 7600 m. muy expuesto al viento ,por cierto.

Una ventana de viento calmado no muy larga, les permitió salir hacia cumbre, acompañados con mucha nieve en la montaña y con peligro de aludes más que evidente. Llegando a pisar la cima a las dos del mediodía de 12 de mayo y regresando a les cinco de la tarde al C-V. Además del frio intenso, unos -38º a primera hora de la mañana el día de cima, el viento y la cantidad de nieve en la montaña fueron los claros protagonistas de toda la Expedición.

Aunque el Dhaulagiri no sea de los ochomiles más altos , su ubicación junto a su exposición permanente y constante al viento lo hace más inexpugnable, de ahí que sea de los ochomiles menos ascendidos a día de hoy junto al Annapurna y el Kangchenjunga este último en el extremo oriental del Himalaya.

Lo que si nos aporta y deja claro esta expedición mixta al Dhaulagiri es la evidencia que en el futuro habría que compartir permisos con otros grupos de alpinistas, de otros países, por el elevado coste del permiso y de toda la logística en la montaña.

Como último destacar que Jordi Pons se convierte con esta cima en el primer alpinista estatal en tener dos cumbre de más de ochomil metros y que en dicha expedición también hace cima el que sería a la postre un grande y magnifico sherpa, Ang Rita lo que suponía su primer ochomil de los muchos que vendrían después.

A título anecdótico , pero nada despreciable en su día, comentar solo que la foto de cima de Jordi Pons con la bandera catalana ondeando al aire del Himalaya y atada al piolet y cogida con la otra mano, fue la imagen que a más de uno, motivó para hacer este tipo de gestas.

Los miembros de las expedición hace 40 años y en la actaulidad./small>