Miles de mendizales celebrarán el décimo aniversario de la Subida a Artxanda

Beatriz González, (AENA), Eduardo Cifrián (Eroski), Rubén Riaño (La Caixa), Alfredo Sánchez (El Correo), Estíbaliz Castro (Hyundai), Ainara Castro (Decathlon), Ane Epalza (Coca-Cola), Itxaso Erroteta, (concejala de Deportes de Bilbao), Juan Mari del Hoyo (presidente de La Sociedad Montañera), Laura Uría (vicepresidenta de ALIND), Álex Txikon y Aitor Ipiña (gerente de Bizitegi). / Jordi Alemany

La marcha popular que organiza EL CORREO saldrá el 20 de octubre de El Arenal y abrirá otra atractiva ruta hasta el monte bilbaíno

Itsaso Álvarez
ITSASO ÁLVAREZ

Tener montes al alcance de la mano permite a los bilbaínos dar unas caminatas fabulosas con enorme comodidad. Basta con comenzar a andar en línea recta desde el centro mismo de la ciudad para dar con uno. Pagasarri, Avril, Banderas, Kobetas, Ganguren... Todos esperan. Y Artxanda, claro, que es el más civilizado, con su funicular, sus establecimientos hosteleros y su altitud más que tolerable. El domingo 20 de octubre miles de personas volverán a recorrer esos senderos que Blas de Otero reconoció llenos de «helechos hechos llanto» y a transformar la ciudad en una proliferación de ropa deportiva y botellines isotónicos. Se celebra la décima edición de la 'Subida a Artxanda' organizada por EL CORREO y a la que hasta la fecha no ha faltado ni un solo alcalde de Bilbao. Una cita clásica para toda la familia, las cosas como son, uno sube rodeado de niños, una marcha disfrutona y una trituradora de calorías, puesto que son casi tres horas de recorrido (dos para los rápidos), en la que los caminantes romperán a sudar un año más animados por una buena causa.

Este año, lo recaudado con las inscripciones para la jornada se destinará a la Asociación para la lucha del niño distinto Alind y también para Bizitegi, Asociación para el apoyo e inserción de personas en situaciones desfavorecidas, que inició su actividad hace casi cuatro décadas en Otxarkoaga. Pasito a pasito, en las nueve ediciones precedentes la 'Martxa Solidaria Subida Artxanda' ha donado ya 186.747 euros a diversas entidades. «Para nosotros es todo un regalazo», sostenía ayer Eneritz Arizmendarrieta, secretaria de Alind.

El montañero Alex Txikon, recién llegado de Mallorca, donde el jueves estuvo escalando en Andratx, apadrina esta décima edición. Un aperitivo para él, puesto que el 6 de noviembre pone rumbo a la Antártida. «Yo, que no soy muy amigo de las multitudes, estoy emocionado. Esta marcha es una buena manera de recordar a todo el mundo que no hace falta irse al Himalaya para disfrutar del monte. Mis primeras salidas fueron así, marchas populares que se organizaban en mi colegio en Lemona. Y cuando bajábamos a Bilbao íbamos a Artxanda a los frontones y a patinar».

Caminantes y turistas

A la 'Subida a Artxanda' se apuntan siempre miles, pero otros tantos a su libre albedrío. «La participación es del 120%», suele decir Juan Mari del Hoyo, presidente de la Sociedad Montañera. Sin el patrocinio del Ayuntamiento de Bilbao y de una serie de empresas, no sería posible, por eso hay que reconocer su aportación a Aena, Eroski, Vueling y La Caixa. También es destacable la colaboración de Hyunday Hyunbisa, Decathlon y Coca Cola para que esta caminata popular sea de nuevo una realidad.

La concejala de Juventud y Deporte del consistorio bilbaíno, Itxaso Erroteta, subrayó durante la presentación el «atractivo» del recorrido de este año. A lo largo de casi nueve kilómetros, la multitud «atravesará lugares emblemáticos, como el Arenal, Uribitarte y el Guggenheim». A buen seguro lo harán ante la mirada atónita de muchos turistas, que quizá se teman el día 20 que todos los bilbaínos han decidido marcharse de la ciudad al unísono ahora que ellos han llegado. Así que para caminar con cierta holgura, la organzación ha previsto tres salidas escalonadas. A las diez de la mañana, a las diez y media y a las once. «No hay que madrugar, otro aliciente más para animarse», recordó Txikon. El recorrido es minucioso y cuenta con baños y contenedores de basura por el camino, además de un buen retén de voluntarios de La Sociedad Montañera de Bilbao que ayudarán a los participantes en puntos concretos como pasos de cebra y glorietas, y de personal de Protección Civil y de la Dya preparado para quien sufra algún percance. Un resbalón, una torcedura... Aún están en marcha las inscripciones, hay que acudir a apuntarse a la tienda de EL CORREO.

Los datos

Inscripción
Se hace en la Tienda de EL CORREO, ubicada en el número 43 de la calle Rodríguez Arias de Bilbao. Cuesta 2,5 euros.
Salidas y llegada
De forma escalonada, a las diez, a las 10.30 y a las once. La fiesta concluye a las tres de la tarde.
El recorrido
Tiene 8,81 kilómetros, un desnivel de 236 metros. Se calcula entre dos y tres horas de marcha.