La afición a la lectura se socializa

Ras, de Perrygatos, atienda la lectura de un niño, en plena sesión del programa R.E.A.D./
Ras, de Perrygatos, atienda la lectura de un niño, en plena sesión del programa R.E.A.D.

Florecen las actividades que motivan a leer, promovidas por bibliotecas, asociaciones o colectivos; los profesionales admiten que no se conocía un auge de los clubes de lectura como el actual

MARÍA CASADO

Comentamos el libro, aportamos distintos puntos de vista... Hemos descubierto a autores y libros que nunca habíamos oído», admite Lucía. «Estoy en cuatro clubes; los libros me enseñan cosas para la vida», asegura Daniel. «Hace que te obligues a leer estilos diferentes a los tuyos», reconoce Julio. «Te acaba enganchando el venir aquí», apunta Pilar. Todos ellos participan en el club de lectura La Merced, los miércoles por la tarde, en la Biblioteca de La Rioja. Liderados por la exbibliotecaria Carmen Rubio, descubren nuevos títulos, clásicos, otras épocas... «Hay gente que piensa que las novelas no aportan nada, pero se aprende mucho de ellas: distintos estilos de escritura, otras épocas y formas de vida, acontecimientos históricos, el perfil psicológico de los personajes...», subraya Rubio.

EN DETALLE

Lecturas. Solo en la Biblioteca de La Rioja, en 2015, se registraron casi 3.500 lecturas en clubes (hoy son 47 grupos).
Participantes. La Biblioteca Municipal Rafael Azcona ha registrado desde 2013 más de 4.600 personas en actividades como clubes infantiles y juveniles, talleres y la bebeteca.

Este es un ejemplo del gran número de clubes de lectura y actividades para motivar la práctica de leer que se están organizando en La Rioja. «Prestamos este servicio a 47 clubes de lectura de nuestra comunidad. En 2014 se registraron 1.424 lecturas de estos clubes y en 2015 casi 3.500», reconocen desde la Biblioteca de La Rioja. «Las bibliotecas nos estamos esforzando por fomentar la lectura. Han cambiado los hábitos, el soporte, los canales, etc., pero leer se lee», admite Josu Rodríguez, director de la biblioteca regional.

En su caso, la Biblioteca de La Rioja cuenta con clubes propios, como el citado de La Merced o el de tebeos, pero también, desde 2004, se ha constituido como biblioteca central de préstamo para todo colectivo o institución que quiera crear un club de lectura: bibliotecas municipales, hogares de la tercera edad, asociaciones de vecinos, asociaciones culturales o grupos particulares...

Talleres con perros y guías para motivar a los niños a la lectura

Ras tiene seis años, y su mirada dulce conquista en un momento. Junto a él, niños con dificultades para leer lo consiguen. Este simpático perrito, recuperado de la calle cuando tenía dos años y medio, interactúa con los chavales de tal forma que ellos «se sienten especiales». Si corren mucho les pone la patita para que se tranquilicen; si leen muy despacio simula quedarse dormido para que aceleren... «Se le enseñan unas señales imperceptibles para el niño que facilitan esa interacción con la lectura», explica Rosa Roldán, guía de Perrygatos, a quien le toca proporcionar apoyo al niño, supervisar, etc.

Ella, junto a Ras cuentan desde hace dos años con el certificado que les acredita como equipo R.E.A.D. España, que emite la entidad Perros y Letras.

Las razones para acudir a esta lectura asistida con animales son diversas. «Por un lado están los chavales faltos de motivación, con vergüenza, miedos, problemas para hablar en público, sin confianza, etc. Por otro, los que vienen derivados de gabinetes psicológicos, como los que presentan hiperactividad, espectro autista u otro tipo de trastornos psicológicos», precisa Roldán. Las sesiones se hacen máximo para tres niños a la vez y al año se atiende entre 40 y 60 personas.

«En algunos casos la mejora se ve muy rápidamente. Están deseando venir», apunta. La actividad se imparte en diversos lugares, como un local de Perrygatos, en casas particulares y también en colegios, como ahora en el de Nájera, becado por la Fundación Iberdrola.

'Bebeteca', última tendencia

No son los únicos. Pocos meses después de abrir sus puertas al público la Biblioteca Municipal Rafael Azcona ponía en marcha una importante programación de actividades en torno a la lectura. «Contamos con talleres para niños con cuentacuentos; clubes de lectura infantiles y juveniles, algunos de ellos en inglés e incluso en francés; también hay clubes para adultos; bebeteca, que es para bebés de seis meses a tres años...», explica su directora, Ana Isabel Muñoz.

LAS FRASES

Josu Rodríguez (B. de La Rioja)
«Las bibliotecas nos estamos esforzando por fomentar la lectura. Han cambiado hábitos y canales; pero leer, se lee»
La Casa de la Tomasa
«La lista de los 20 cuentos 20, anuales, surgieron porque nos pedían consejo. Hoy ya están en librerías, colegios...»

Precisamente, «destaca el auge de la bebeteca, vienen los padres con sus hijos y se cuentan cuentos; hemos duplicado las plazas (de 140 en el año pasado a 276 que se han ofrecido en los primeros meses de 2016) y se llena». En total, más de 4.600 personas han participado en las actividades pro-lectura desde 2013 hasta ahora.

Si bien, tanto Muñoz como desde la Biblioteca de La Rioja reconocen un público pendiente: «Está la espinita de lograr atraer a los jóvenes, es la época más complicada».

La Casa de Tomasa, referente

También se están potenciando las actividades sobre lectura en barrios de Logroño, en los propios colegios, en colectivos de localidades... Incluso en asociaciones sin ánimo de lucro creadas con tal motivo. En este caso se encuentra La Casa de Tomasa, que lideran Carmen Sáez y Mari Cruz Zurbano, que cuentan además con un blog muy seguido (casadetomasa.wordpress.com). «Pretendemos el fomento de la lectura, sobre todo la infantil y juvenil, en todos los ámbitos. Para ello organizamos talleres con las AMPAS, los padres y los niños. También contamos con clubes de lectura como el del Ateneo o de la Biblioteca de la UR, así como grupos de tertulias literarias dialógicas, como en Oxfam Intermón, o clubes de relato corto en La Gota de Leche, entre otros», explica Sáez. Bibliotecaria de profesión, la presidenta de La Casa de Tomasa -cuyo nombre surge de su libro de cabecera- destila pasión por los libros y sobre todo por la importancia de elegir un libro que aporte. «En 2009, cuando empezamos más en serio, vimos que la gente nos pedía consejo; incluso los colegios». De ahí surgió la lista de los llamados 20 cuentos 20 de La Casa de Tomasa que anualmente se renueva y que ya ha creado tendencia. «Varias librerías trabajan con ella, lo mismo que bibliotecas, AMPAS, colegios... Detrás de ella hay un arduo trabajo de selección. Incluimos muchos aspectos: álbumes ilustrados, libros informativos, humor, novelas, cómic, poesía...», explica Sáez.

Y su labor cada vez tiene más resonancia: el próximo sábado La Casa de Tomasa recibe el décimo Premio Pep Sempere en Encuentro de animadores a la lectura, uno de los más importantes de a materia en España, organizado por la Asociación Pizpiragaña.

 

Fotos

Vídeos