Un hombre deja inconsciente de un puñetazo a una mujer que le recriminó por realizarle tocamientos en Vitoria

Representantes municipales y forales presiden la convocatoria anti agresiones convocada el jueves por el Ayuntamiento de Vitoria./Igor Aizpuru
Representantes municipales y forales presiden la convocatoria anti agresiones convocada el jueves por el Ayuntamiento de Vitoria. / Igor Aizpuru

Los hechos se han producido a las 5.20 horas de este sábado en la plaza de Los Fueros. Supondría el quinto caso de ataque sexual registrado en las fiestas de La Blanca 2019

Nuria Nuño
NURIA NUÑO

La violencia contra las mujeres ha vuelto a empañar, un año más, las fiestas de Vitoria. La última denuncia oficial se ha conocido este mismo sábado, apenas unos minutos antes de que el alcalde de Vitoria, Gorka Urtaran, para valorar las fiestas. Los hechos se produjeron a las 5.20 horas de la madrugada de este sábado en Los Fueros. Un grupo de jóvenes, chicos y chicas, se encontraban a esas horas en la plaza cuando se les ha acercado un individuo que le ha tocado el trasero a una de las mujeres, según ha explicado a EL CORREO el Departamento vasco de Seguridad. Ésta le ha recriminado de inmediato su actitud. La respuesta del individuo ha llegado en forma de un violento golpe: le ha propinado un puñetazo en plena cara que ha dejado insconsciente a la mujer.

Quienes la acompañaban ha agarrado y retenido al atacante y ha dado aviso de lo ocurrido al teléfono de emergencias. Poco después, ha llegado al lugar una patrulla de la Ertzaintza que ha procedido a detener al individuo que ha sido acusado de un delito de agresión sexual. Se trata de un varón, de 28 años. Mientras tanto, la mujer, que poco a poco había ido recuperando la consciencia, ha sido trasladada al hospital Txagorritxu de la capital alavesa para someterse a una revisión médica y recuperar plenamente la consciencia.

Ante estos hechos, el Ayuntamiento de Vitoria ha emitido un comunicado en el que, ante la nueva agresión machista ocurrida en el municipio, vuelve a manifestar su «más enérgica condena y rechazo, así como nuestro apoyo y cercanía hacia la víctima y su entorno poniendo a su disposición los recursos psicológicos, jurídicos, sanitarios, de protección y de acogida que requieran y garantizando que cuentan con toda la información que afecta a sus intereses».

El Consistorio también ha activado el Protocolo de Respuesta Pública del Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz ante la Violencia Machista al objeto de recabar toda la información y coordinar la respuesta institucional y la atención a la víctima y su entorno. Además, está previsto que el lunes se reúnan los responsables de Igualdad de todos los grupos municipales para valorar si se convoca o no una nueva concentración de protesta, según ha informado el Consistorio.

De este modo, durante los seis días de La Blanca, el registro oficial de denuncias tramitadas por la Policía Local o la Ertzaintza por ataques sexuales -y que han motivado la activación del protocolo contra la violencia machista- asciende a un total de cuatro; con otros tantos detenidos. Además, según informó hace unos días este periódico, se investiga a otro varón, de 18 años, por un presunto abuso sexual a una menor de 17 años en los baños de un bar del Casco Viejo.

Listado negro

La anterior denuncia se había producido el jueves cuando, poco después de las siete de la mañana, policías locales detuvieron a un varón de 34 años acusado de abusar sexualmente de una mujer de 30 años en las cercanías del edificio central de Correos. Al mediodía, el Juzgado de Instrucción número 2 envió también a prisión al hombre acusado de intentar violar a otra mujer la madrugada del día 4 cuando ésta salía de comprar agua de una gasolinera.

Este listado negro incluye asimismo el arrestado, también por la Policía Local, después de hacer tocamientos a una niña de 13 años en la zona de la Avenida de Gasteiz. La consecuencia inmediata de su acto, aparte de una noche en el calabozo, fue la imposición de una orden de alejamiento de su víctima.

Además se investiga a otro varón, de 18 años, por un presunto abuso sexual a una menor de 17 años en los baños de un bar del Casco Viejo. En la frontera queda el caso del hombre detenido, y ya condenado a una pena simbólica, tras masturbarse delante de dos niñas en un autobús de línea que une Madrid con la capital del País Vasco.